Qué ver en Zamora (capital)

Zamora es una ciudad que nadie debe dejar de visitar. De hecho, quien la conoció hace dos o tres décadas, al volver suele llevarse una grata sorpresa porque su aspecto ha mejorado ostensiblemente en los últimos años. Gran parte de su patrimonio se ha recuperado: a destacar la parte de la muralla medieval que se ha ido descubriendo y también el paseo por las orillas del Duero, verdadero pulmón de la ciudad, junto al bosque de Valorio, de los que más adelante hablaremos.

zamora visita guiada

Zamora desde la margen izquierda del Duero

De Zamora siempre se ha resaltado su rico patrimonio arquitectónico, sobre todo el de estilo románico, pues se trata de la capital europea que concentra en su núcleo urbano el mayor número de edificios de este estilo artístico. Pero ya veremos que Zamora es mucho más que arte románico.

Qué ver en Zamora en un día

Como en Naturaliste sabemos que el turista no siempre dispone del tiempo suficiente para visitar todos los lugares que merece la pena ver en la capital, en primer lugar vamos a hablar de aquellos que no te puedes perder bajo ningún concepto, para después ir desgranando otros puntos calientes de los que poder disfrutar si se dispone de varios días de estancia en la ciudad del Duero. En este sentido te ofrecemos la posibilidad de realizar una visita guiada a Zamora que en pocas horas te proporcionará una visión bastante completa de la ciudad, en especial de su parte histórica.

Obviamente, no podemos irnos de Zamora sin visitar su catedral ni su castillo, que además están al lado uno del otro. De la catedral (aquí puedes ver horarios y tarifas) destaca su famoso cimborrio (con la característica cúpula gallonada, es decir, con escamas de piedra), pero también merece la pena la colección de tapices flamencos que alberga el museo catedralicio. Espectacular. De paso podemos visitar el Museo Baltasar Lobo, donde se expone parte de la obra de este escultor contemporáneo zamorano, pues se encuentra junto a la catedral y el castillo. También en su entorno conviene acercarse a las calles del Troncoso y del Corral de Campanas, que discurren ambas entre vetustos muros de piedra.

visita guiada zamora

Cúpula de la catedral de Zamora

Precisamente la calle del Troncoso nos conduce hasta una excelente atalaya desde la que observar el Duero, el llamado mirador del Troncoso. Si no tenemos demasiado tiempo como para pasear tranquilamente por la orilla del río (actividad muy recomendable), merece la pena al menos que nos recreemos unos minutos en las magníficas vistas que genera el padre Duero a su paso por la capital.

que ver en zamora

Mirador del Troncoso

También muy cerca del castillo, junto a la iglesia románica de San Isidoro, tenemos otro punto de gran interés, en este caso histórico; se trata del Portillo de la Lealtad (antiguamente llamado Portillo de la Traición), por donde, según cuenta la tradición, Vellido Dolfos regresó a Zamora tras acabar con la vida del rey de Castilla, Sancho II, que había cercado la ciudad. Precisamente de ahí viene el dicho: no se ganó Zamora en una hora. Si atravesamos la muralla por esta puerta llegamos a la Avenida de la Feria, lugar en el que mejor se conserva la muralla medieval de la ciudad que, no en vano, el romancero denominaba “la bien cercada”.

que visitar en zamora

Muralla de Zamora

En los últimos años el Ayuntamiento de Zamora ha hecho un esfuerzo por descubrir esta vieja muralla, de gran valor patrimonial e histórico pero durante mucho tiempo ocultada y afeada por numerosos edificios. El resultado es lo que tenemos en la actualidad: grandes lienzos de muralla bien conservados para el disfrute de los zamoranos y de quienes nos visitan. No es que Zamora sea Ávila, pero en este sentido se le parece cada vez más. Uno de los puntos más atractivos del recinto amurallado es la Puerta de Doña Urraca, que ostenta la categoría de Bien de Interés Cultural.

puerta de doña urraca

Puerta de Doña Urraca

La ciudad, como es bien conocido, destaca por su elevada concentración de templos románicos. Si solo se dispone de un día, en el que difícilmente se van a poder ver todos, recomendamos visitar algunas de las principales iglesias, como la de San Juan de Puerta Nueva (en la Plaza Mayor), sobre cuya puerta principal hay un rosetón de piedra que se ha convertido en todo un emblema de la ciudad, la Magdalena (en la Rúa de los Francos, entre la Catedral y la Plaza Mayor), que cuenta con un interesante sepulcro románico, Santiago el Burgo (en la calle de Santa Clara, principal arteria de la ciudad) o la Horta (en los Barrios Bajos, en las inmediaciones del Duero).

zamora que ver

Puerta sur de la Iglesia de Santiago el Burgo

Fin de semana en Zamora

Si disponemos de todo un fin de semana en Zamora (o bien de dos días cualesquiera), debemos aprovechar la oportunidad para completar la visita a la ciudad. Sería recomendable pasear tranquilamente junto al Duero, y en especial visitar sus aceñas, ingenios hidráulicos de época medieval en los que se producía la harina para los habitantes de la ciudad. Zamora cuenta en su núcleo urbano con tres grupos de aceñas (Pinilla, Cabañales y Olivares), a las que hay que añadir otros dos grupos situados a las afueras y en peor estado de conservación (aceñas de Gijón y de los Pisones). Las más emblemáticas son las aceñas de Olivares, que llevan en pie más de 1.000 años (lo sabemos porque se mencionan en un documento del siglo X). Estas aceñas están abiertas al público y se localizan en el barrio del mismo nombre, muy cerca de la iglesia románica de Olivares y también del lugar en el que se anclan las tradicionales barcas de los antiguos pescadores del Duero.

Aceñas de Olivares

Aceñas de Olivares (Zamora)

En el río podemos admirar el Puente de Piedra, de época medieval. Existió otro anterior, cuyos restos todavía pueden observarse en la margen izquierda del río, aguas abajo del Puente de Piedra. También resulta interesante el Puente de Hierro (de finales del s. XIX), de la escuela de Eiffel. Una opción muy interesante es cruzar el Duero por el Puente de Piedra, visitar las aceñas de Cabañales y los restos del antiguo puente, y volver a la margen derecha por el Puente de Hierro. Pero el Duero también tiene otros atractivos; uno de ellos es la playa de los Pelambres, situada también en la margen izquierda y muy concurrida en época estival.

fin de semana en zamora

Puente de Piedra de Zamora

De hecho, el río es uno de los principales recursos turísticos de la ciudad. En él los aficionados a la pesca o al piragüismo pueden practicar su deporte favorito. Además de los puntos de interés ligados al río ya mencionados podemos citar otros, como el convento de San Francisco, donde se ubica la fundación para la cooperación hispano-portuguesa Afonso Henriques, o el parque de los Tres Árboles, que incluye un ameno paseo junto al Duero.

Desde 2018 funciona en época estival una barcaza que cruza el Duero desde las Aceñas de Olivares hasta la Playa de los Pelambres. Dicha embarcación es una iniciativa del Ayuntamiento de Zamora y subirse en ella no tiene coste para quienes deseen hacerlo.

barcaza de olivares

Barcaza de Olivares

Disponer del fin de semana también puede permitirnos conocer más en profundidad el románico zamorano. Además de las ya mencionadas, hay otras iglesias que no puedes dejar de ver, como es el caso de San Ildefonso, Santa María la Nueva y Santiago de los Caballeros, a las afueras de la ciudad, donde cuenta la leyenda que fue armado caballero el Cid.

Aunque desde el punto de vista artístico y arquitectónico Zamora destaca por sus edificios religiosos de época medieval, el urbanismo de la ciudad vivió a finales del siglo XIX y principios del XX una segunda edad de oro gracias a la arquitectura modernista. De hecho, Zamora se incluye en la Ruta Europea del Modernismo, siendo la única ciudad de Castilla y León que forma parte de este selecto grupo de localidades.

que ver en zamora en 1 dia

Plaza de Sagasta

Buena parte de los edificios modernistas que podemos admirar se encuentran en la Plaza Sagasta y alrededores (muy cerca de la Plaza Mayor). Naturaliste ofrece una visita guiada centrada en este tipo de arquitectura o bien una visita mixta que combina los ejemplos más representativos del románico y el modernismo.

 

La Semana Santa de Zamora

Si visitas la ciudad durante la Semana Santa podrás comprobar por qué este acontecimiento religioso se declaró Bien de Interés Cultural y es considerada como una de las semanas santas más espectaculares de España, junto con las de Sevilla, Málaga o Valladolid.

semana santa zamora

Semana Santa de Zamora

El resto del año también se respira en Zamora ese aire semanasantero y además se puede visitar el Museo de Semana Santa, una buena manera de empaparse de la tradición y el fervor de la Semana Santa zamorana.

 

Museos

Además del citado Museo de Semana Santa, en Zamora encontramos diversos espacios expositivos que gustarán especialmente a los amantes de la cultura. El primero que vamos a comentar es el Museo Provincial, que se encuentra en un edificio muy interesante (el Palacio del Cordón) y que, como en otras ciudades, alberga una muestra representativa del patrimonio arqueológico de la provincia. Entre todas las piezas que guarda, destacan los mosaicos romanos que se exponen, así como el llamado Tesoro de Arrabalde, procedente del castro de las Labradas, situado en la localidad de Arrabalde, muy cerca ya de la provincia de León.

Otro de los principales espacios museísticos de la ciudad es el Museo Etnográfico de Castilla y León. Se encuentra en la Plaza de Viriato (así llamada por la estatua que hay en ella de este antiguo héroe, considerado el terror romanorum) y, como indica su nombre, incluye una muestra de la cultura tradicional no solo de la provincia de Zamora sino de toda la Comunidad, además de ofrecer diferentes exposiciones temporales.

que ver en zamora capital

Exposición permanente del Museo Etnográfico de Castilla y León (fuente: MECyL)

Otro de los museos que se pueden visitar en la ciudad es el Museo Diocesano de Zamora, situado en la iglesia (románica, cómo no) de Santo Tomé, que incluye una exposición con algunas de las obras más relevantes del arte cristiano de la Diócesis de Zamora (es preciso recordar que ésta no coincide con la provincia, pues buena parte de ella pertenece a la Diócesis de Astorga). La entrada a este museo es la misma que la de la Catedral, pues da acceso a ambos espacios.

cosas que ver en zamora

Iglesia de Santo Tomé (Museo Diocesano)

Otro centro de visitantes, tal vez de menor interés (a nuestro juicio), es el Centro de Interpretación de las Ciudades Medievales. Este espacio dispone, eso sí, de un curioso “mirador zen” que nos permite disfrutar de una forma singular de la bella estampa que ofrece el río. Figura asimismo en algunos folletos de información turística la existencia de un Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua, ubicado en las aceñas de Olivares. No hay tal centro, más allá de algún panel sin especial interés (lo que sí lo tiene es visitar estas aceñas, como ya dijimos).

Calles y edificios destacados

Hay algunos rincones de Zamora que no te puedes perder. Uno de ellos es la Casa del Cid o Casa de Árias Gonzalo, situada junto a la Puerta de Olivares, al palacio episcopal y a la propia catedral. Se trata de uno de los pocos edificios románicos no religiosos que en la actualidad se conservan en nuestro país, además de existir la tradición de que en ella se crió el Cid.

Hay que destacar también la presencia del Teatro Ramós Carrión (situado entre la Plaza Mayor y la Plaza de Viriato, muy cerca del parador), construcción romántica que llama la atención cuando pasamos por delante. Este espacio cultural se ha reabierto recientemente tras muchos años de inactividad, por lo que actualmente Zamora cuenta con dos teatros: éste y el Teatro Principal, ubicado no lejos de él.

que ver en zamora y alrededores

Teatro Ramos Carrión

Otro edificio relevante es la Diputación Vieja, que se encuentra muy cerca del mencionado Teatro Ramos Carrión, cuya fachada está ornamentada por el escultor zamorano Eduardo Barrón (autor asimismo de la ya citada escultura de Viriato).

Se pueden mencionar también el Palacio de los Momos, edificio histórico declarado monumento nacional que combina elementos góticos y renacentistas, el Ayuntamiento Viejo, de estilo plateresco, el modernista Mercado de Abastos o el Instituto Caludio Moyano.

que hacer en zamora

Instituto Claudio Moyano

Algunas calles son de inexcusable visita, como la calle de los Herreros, situada junto a la Plaza Mayor, que nos ofrece buenas tapas por el día y animada marcha durante la noche. En paralelo a ella encontramos la empinadísima y pintoresca calle de Balborraz, no sin razón considerada una de las más bellas de España.

que ver en zamora en un dia

Calle de Balborraz

En la parte inferior de la calle de Balborraz comienzan los llamados Barrios Bajos, muy cerca del Duero. En ellos, además de encontrar dos iglesias ya mencionadas (La Horta y Santo Tomé), notaremos que la denominación de las calles (calle Caldereros, calle Zapatería, calle Alfamareros, etc.) remite a las profesiones que se desarrollaban por quienes habitaban en este barrio, donde también se ubicó la primera judería de la ciudad.

Justo donde terminaba el recinto amurallado, junto a la antigua puerta de Santa Clara, comienza la plaza y parque de la Marina, denominación que sorprende en una ciudad de interior. Actualmente este amplio espacio se ha erigido en el verdadero centro neurálgico de la ciudad, donde encontramos varios edificios modernistas así como la Farola, curiosa obra del escultor benaventano Luis Coomonte.

 

El bosque de Valorio

A las afueras de la ciudad, se encuentra el bosque o parque de Valorio. Se trata de un amplio espacio verde que, junto al río Duero, constituye el mejor escenario de la ciudad para dar un paseo, correr o disfrutar de la naturaleza. En él encontramos un aparcamiento, pistas y canchas, zona de juegos, chiringuito, jardines y en la parte final se encuentra el bosque propiamente dicho, cuya especie forestal dominante es el pino piñonero. Todo este espacio es atravesado por el arroyo de Valderrey.

valorio zamora

Bosque de Valorio

 

Gastronomía y tapas en Zamora

Recomendamos para comer la Plaza Mayor y alrededores; y para picar algo la zona de “los Lobos” así como la mencionada calle de los Herreros. Como platos típicos de la ciudad hay que citar el arroz a la zamorana, las mollejas a la zamorana o el bacalao a la tranca. También recomendamos probar los platos de ternera o cordero, que aquí se producen en cantidad y calidad.

zamora españa lugares de interés

Chuletillas de cordero

Si hablamos de gastronomía es inevitable hacer una mención a las bodegas de El Perdigón. En esta localidad, situada a unos 10 km de Zamora, encontramos varias bodegas subterráneas transformadas en restaurantes que han dado gran fama al pueblo. En ellas la especialidad es la carne asada.

El viaje a Zamora puede ser una buena ocasión para adquirir productos de excelente calidad que se producen en su provincia: queso, setas, embutidos (entre los que destaca el chorizo zamorano), vinos (aunque hay 4 denominaciones de origen en Zamora, la más conocida es la de Toro), los famosos garbanzos de Fuentesaúco o la ternera de Aliste.

 

Ferias y otros eventos

La ciudad dispone de un recinto ferial (IFEZA), situado en las proximidades del río Duero, en el que se desarrollan a lo largo del año diversas ferias monográficas. Fuera de él, hay que destacar dos ferias anuales muy tradicionales e integradas en el programa de las fiestas patronales de Zamora, que tienen lugar por San Pedro (29 de junio). Se trata de la feria del ajo, que podemos visitar en la avenida Tres Cruces, y la feria de la cerámica y la alfarería popular, que tiene por escenario la Plaza de Viriato.

feria-ceramica-alfareria-zamora

Cartel de la Feria de Cerámica y Alfarería Popular

 

El Camino de Santiago

Es importante recalcar que Zamora es una ciudad por la que todos los años pasan miles de peregrinos, pues se encuentra en una de las principales rutas que conducen a Santiago: la Vía de la Plata, antigua calzada romana y camino vertebrador de todo el oeste peninsular. La ciudad dispone de un albergue de peregrinos y de la oportuna señalización que ayuda a no salirse del camino en ningún momento. A partir de Zamora se puede llegar a Santiago por tres caminos: es posible ir hasta Astorga, para enlazar con el Camino Francés, se puede continuar hacia Santiago por el Camino Sanabrés o bien se puede utilizar el Camino Mozárabe-Portugués, que discurre por la comarca de Aliste, antes de internarse por el país vecino.

camino de santiago desde zamora

Peregrinos cruzando el Puente de Piedra, en Zamora

 

El billar romano

Si el visitante dispone de tiempo suficiente, puede descubrir una curiosidad que no figura en las guías de turismo. La ciudad de Zamora es ya prácticamente el único lugar en el que se conserva un juego tradicional o deporte autóctono llamado billar romano, que además tiene la particularidad de que se practica en los bares. Sí, has oído bien, todas las pistas estaban en el interior de distintas tabernas de la ciudad. Hace años era posible disfrutar de este juego en los Barrios Bajos, cerca del río, pero hoy en día solo queda un bar donde se juega al billar romano, se trata del Bar San Isidro, situado en el barrio del mismo nombre.

 

Qué ver en Zamora y alrededores

Con frecuencia quienes nos visitan quieren conocer también los puntos de interés que se encuentran en los alrededores de la ciudad, a pocos kilómetros de distancia. Además de las localidades de Toro (a 34 km) y Miranda do Douro (a 56 km), el principal reclamo turístico situado cerca de Zamora es la iglesia de San Pedro de la Nave (a 20 km).

que ver en Toro

La Colegiata de Toro

Un bello lugar, sobre todo por los paisajes que ofrece, situado a pocos kilómetros de Zamora, poco conocido por los turistas pero muy concurrido por los zamoranos, es la carretera de Almaraz (llamada así porque conduce de la capital a la localidad de Almaraz de Duero). Dicha vía nos da una excelentes vistas del Duero, que ya empieza a encajonarse camino de las Arribes o Arribas del Duero. En sus inmediaciones vemos bellas de dehesas de encinas, antiguas pesqueras del Duero, el pequeño Puente de Joyalada, etc. Una buena opción es regresar a Zamora por la N-122, a la que se llega por conexión directa desde Almaraz, y de paso acercarnos a ver la iglesia de San Pedro de la Nave, muy próxima a esta carretera.

zamora turismo que ver

Otros lugares de interés son las ruinas del castillo de Castrotorafe (29 km), las Tablas de Arcenillas (10 km), etc. Alejándonos un poco más de la ciudad encontramos las ruinas del imponente Monasterio de Moreruela (40 km) o las localidades de Fermoselle (63 km),  por supuesto Salamanca (66 km), Tordesillas (69 km), Villardeciervos (77 km), Bragança (100 km) o Puebla de Sanabria (113 km), muy cerca del impresionante Lago de Sanabria.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *