Spas, balnearios, deporte y aire libre: turismo de salud y bienestar en la frontera

,

Desde Naturaliste somos perfectamente conscientes de que contamos en nuestro territorio con una serie de recursos que posibilitan la práctica del llamado turismo de salud y más en concreto, dentro de él, del turismo de bienestar, también llamado turismo relax o wellness. Nuestra experiencia en la elaboración de producto turístico local nos enseña que somos un destino de primer nivel en esta materia.

Cuando pensamos en los viajes que tienen que ver con la salud y el bienestar enseguida se nos vienen a la cabeza los tratamientos termales (spa, balnearios, baños…). Como después veremos, en las provincias de Zamora, Salamanca y el norte de Portugal tenemos una amplia oferta de balnearios y spas en los que disfrutar de los mejores baños, masajes y otros tratamientos. Pero podemos cuidarnos, huir del estrés o buscar relax por otros medios, por ejemplo mucha gente nos visita por los beneficios para su salud que la propia estancia en la zona le reporta, sea por nuestro particular clima, por poder disfrutar de la naturaleza más salvaje, de un bello paisaje, por respirar aire puro o por la tranquilidad que uno encuentra en este apartado rincón de la Península. En otra entrada ya hablamos de los beneficios de la naturaleza sobre la salud.

turismo de salud y bienestar

Disfrutar del paisaje también es salud

También la práctica de deporte (senderismo, natación, running, ciclismo, BTT, etc.) nos ayuda a mantener o mejorar nuestro equilibrio físico y psíquico, y en este aspecto todo nuestro territorio de frontera ofrece unas condiciones óptimas, tal vez por eso han proliferado tanto últimamente las pruebas deportivas en esta zona

Por último, otro de los factores que hacen a mucha gente apostar por esta tierra, cuando se trata de cuidarse, es obviamente nuestra gastronomía. Productos naturales, recetas tradicionales, etc. Y es que comer bien, no hace falta decirlo, es fundamental para la salud.

Ya lo dijimos al principio, tanto del lado de España (provincias de Zamora y Salamanca) como en Portugal (distrito de Bragança) existen unos cuantos balnearios de los que podemos disfrutar. A continuación os presentamos un breve listado de los principales:

El más cercano a donde nosotros estamos (se encuentra a solo un cuarto de hora de Alcañices) son las termas de Vimioso (Termas da Terronha), en Portugal,  situadas junto al río Angueira (y junto a la carretera que se dirige a Miranda do Douro), en un paraje donde brotan aguas sulfurosas medicinales, llamado precisamente Terronha. Se trata de un balneario pequeño, sencillo y con unos precios bastante económicos.

balnearios norte portugal

Termas de Vimioso (foto: Câmara Municipal de Vimioso).

Mucho más conocidos son los balnearios del norte de la provincia de Salamanca: el de Retortillo y, sobre todo, el balneario de Baños de Ledesma, localidad cuyo nombre lo dice todo y cuyas aguas termales ya eran aprovechadas en tiempo de los romanos.

Muy cerca de Ledesma, pero ya en la provincia de Zamora (en comarca de Sayago) se encuentra el Balneario de Almeida (la Dama Verde).

En la comarca de Sanabria, también en Zamora, tenemos otras dos opciones. Por un lado el Centro del Agua, que gestiona el ayuntamiento de Puebla de Sanabria, y el balneario de Calabor, que aunque a día de hoy (julio de 2018) todavía no ha abierto sus puertas, esperemos que en breve esté en funcionamiento.

Más al norte, a solo 30 km de Verín (provincia de Ourense, precisamente una tierra de termas), pero de nuevo en Portugal, se encuentran las famosas termas  de Chaves, en su momento declarado el mejor centro termal de Portugal. Sus aguas mineromedicinales salen a una temperatura de nada menos que 73 grados y también fue explotado desde la época romana.

Finalmente, comentar que, como es sabido, hay diferentes establecimientos hoteleros que cuentan en sus instalaciones con servicios de spa. Entre ellos están, por ejemplo, el hotel Treixas (Puebla de Sanabria), el hotel Convento I (Coreses, Zamora), etc.

Esperamos que esta relación de balnearios, algunos de los cuales con los que trabajamos, resulte utilidad a quienes escojan esta tierra para practicar turismo de salud y bienestar.

Setas de primavera (rutas micológicas)

Aunque siempre pensamos en el otoño como la principal época de producción micológica, la primavera también es temporada de setas. En nuestra zona, tanto en Rabanales como en toda la comarca de Aliste, así como el resto del oeste de Zamora (Sanabria, la Carballeda, etc.), si las condiciones son las apropiadas, la primavera es época de boletus, huevo de rey y chantarela.

huevo de rey seta

Huevo de rey (Amanita caesarea)

Decimos si se dan las condiciones, porque en primavera, más aún que en otoño, la meteorología es factor clave. De hecho esta primavera de 2018 está siendo excepcionalmente húmeda y poco cálida, por tanto muy abundante en setas, mientras que en los otoños es más difícil que fallen las lluvias.

Boletus en primavera

boletus en primavera

Respecto a las mejores fechas para recolectar setas o hacer rutas micológicas, cada primavera es diferente, pero está claro que es en la parte final (mayo y junio) cuando más especies vamos a encontrar. Al principio de la estación, de hecho, hay otras especies (colmenillas, perrechico…) pero éstas son menos abundantes en nuestra zona.

excursiones rutas micologicas primavera

Ruta micológica de primavera

Entre las especies más abundantes en esta época del año ya hemos mencionado los boletus, y dentro de ellos especialmente tienen mucha presencia varias especies comestibles (incluso de gran interés gastronómico), como Boletus aestivalis, Boletus aereus, Boletus edulis, Boletus erythropus (últimamente llamado Neoboletus praestigiator),  Boletus regius y en los castañares y pinares de Pinus sylvestris también Boletus pinicola.

boletus aereus

Boletus aereus, feo y bonito a la vez.

Hay que tener presente que en primavera es común (debido a que las temperaturas suelen ser más elevadas que en otoño) que buena parte de los boletus que recolectemos, aunque no nos lo parezca a primera vista, no son aptos para el consumo por estar parasitados. En el caso del Boletus aestivalis o Boletus reticulatus, de hecho, es muy común recolectarlos en ese estado. Encontraremos “bichos” sobre todo en el pie, pues el sombrero suele estar más “sano”.

Boletus aestivalis

Boletus aestivalis o Boletus reticulatus

Otros boletus en primavera resisten más, es el caso del Boletus erythropus, que casi siempre está en bastante buen estado. Esta seta sin embargo, al azulear su carne al corte, y también por el color rojizo de su himenio y pie suele ser rechazada por la mayor parte de los recolectores, a pesar de ser un excelente comestible. Los ejemplares de Boletus pinophilus también suelen estar en mejor estado que otros de sus congéneres.

boletus erythropus

Boletus erythropus (ahora denominado Neoboletus praestigiator)

Pero, al margen de los boletus, hay más setas de primavera comestibles en nuestros montes. Entre ellas destacan los cantarelus, también llamados rebozuelos, chantarellas o chantarelas (Cantharellus cibarius), muy abundante en esta zona de Rabanales y todo Aliste, sobre todo en robledales y castañares (se da la curiosidad de que a veces también sale en la planta que llamamos chaguazo). Además es una de las setas de primavera que no se parasitan, con lo cual es muy agradecida para los recolectores que desean consumirla.

cantarelus chantarella seta

Cantarelus o chantarella (Cantharellus cibarius)

Desde naturaliste te ofrecemos la posibilidad de realizar rutas micológicas guiada para recolectar boletus en primavera, así como otras setas típicas de la estación, como las chantarelas o los huevos de rey. Además, a lo largo del otoño y la primavera siempre organizamos algún evento con fecha cerrada relacionado con la micología, que normalmente incluye excursiones, visita al Museo Micológico de Rabanales, etc.

taller de micología

También en nuestra agenda podrás encontrar distintos eventos relacionados con la micología organizados por diferentes asociaciones e instituciones, tanto en España (Zamora, Salamanca) como en Portugal.

setas de primavera

Salida de Campo (en la localidad portuguesa de Campo de Víboras) para recolectar y conocer mejor las plantas y los hongos comestibles.

Qué ver en Alcañices (Zamora)

Alcañices es una localidad que ofrece diversos atractivos al visitante, aunque su potencial turístico nunca ha sido suficientemente aprovechado ni puesto en valor. Desde antiguo, la villa está muy acostumbrada a recibir gentes. A diario llegan a ella tanto del resto de localidades de la comarca (para hacer compras o trámites administrativos), como procedentes de cualquier otro sitio, al ser atravesada por la carretera nacional 122 que conecta Zaragoza con la frontera portuguesa. De hecho, es la única población en los 80 km que hay desde Zamora hasta Portugal en la que la carretera se interna hasta el mismo centro urbano.

quehacer en Alcañices

Iglesia parroquial de Alcañices

Pero Alcañices se conoce, sobre todo, por un importante hecho histórico. En esta localidad se firmó, en un ya lejano año de 1297, el llamado Tratado de Alcañices, acuerdo entre Fernando IV de Castilla y Dinís (Dionisio) I de Portugal en virtud del cual se delimitaba la frontera entre ambos territorios. Estos límites han permanecido prácticamente inalterados (salvo pequeñas rectificaciones) hasta nuestros días, dando lugar a la que, dicen, es la frontera más antigua de toda Europa.

Inexplicablemente, no existe en Alcañices ningún espacio interpretativo que nos hable de la importancia y el contexto histórico en el que tuvo lugar el tratado, asunto del máximo interés para los aficionados a la historia. Pero que nadie se asuste, porque la villa guarda para nosotros muchas cosas para ver y hacer que enseguida pasamos a desgranar.

alcañices zamora

De éstos ya se ven pocos

Respecto a los lugares que merecen la pena ser visitamos, creemos que hay que destacar dos por encima del resto. Por un lado tenemos el que es tal vez su elemento más representativo: la Torre del Reloj, de la cual dice, con cierta sorna, la jota alistana:

Si pasas por Alcañices,
No preguntes qué hora es,
Porque el reloj de la plaza,
Da la una y son las tres.

turismo alcañices

Torre del Reloj

La Torre del Reloj es en realidad uno de los cuatro cubos que se conservan de la antigua muralla que cercaba la villa. Los otros tres que aún permanecen en pie y podemos visitar son el «de la villa», el «del trincherón» y el «de la tiacañona».

El otro monumento que no puedes dejar de visitar es «el Convento», monasterio franciscano que el Marqués de Alcañices mandó edificar a mediados del siglo XVI y en cuyo interior se encuentra la imagen de Nuestra Señora de la Salud, patrona de la comarca de Aliste. El templo, además, ha sido recientemente declarado Santuario Mariano Diocesano y en él se celebra fervorosa romería («la Salud») el día de 3 julio.

alcañices aliste

Convento de San Francisco

Otros edificios de interés son el antiguo palacio de los marqueses de Alcañices (hoy convertida en residencia de ancianos), la iglesia parroquial, construida sobre una iglesia románica anterior (del siglo XII o XIII), de la cual conserva la portada; en su portal además podemos ver expuestas algunas piezas arqueológicas que han aparecido en los alrededores. También sorprenden al visitante las antiguas escuelas de Alcañices, edificio de estilo modernista construido a principios del siglo XX y que hace no mucho albergó un taller de indumentaria tradicional, ahora está destinado a guardería, gimnasio y en él tiene su sede la Asociacion de Vecinos del pueblo.

arqueologia alcañices

Estelas romanas y otros restos arqueológicos que se muestran en la iglesia parroquial.

Pero hay más cosas interesantes en Alcañices. Hace unos años el ayuntamiento editó un folleto con un interesante recorrido por las fuentes urbanas y los lavaderos del pueblo (se puede consultar aquí), todo un acierto, porque en su conjunto conforman un interesante patrimonio que gira en torno al agua. Cada uno de estos elementos tiene su historia y algunos de ellos constituyen curiosísimos ejemplos de reutilización de materiales.

que ver en alcañices

Fuente de los Caños

Otro de los rincones con encanto de Alcañices es Sahú, un precioso robledal situado justo antes de entrar en el pueblo (si se llega desde Zamora) que incluye un área de ocio. Es un lugar ideal para dar un paseo y tomar un refresco (durante el verano cuenta con un chiringuito) o realizar distintos ejercicios en su parque biosaludable. Alcañices cuenta con otro espacio orientado al esparcimiento: la piscina de Palazuelo (o Parazuelo), alimentada por el pequeño curso de agua que atraviesa la localidad: el río Angueira. Ésta se ubica en la salida del pueblo hacia la Sierra de la Culebra (dirección San Vitero-Villardeciervos).

Alcañices es la “capital” de la comarca de Aliste; aunque oficialmente no existe esa figura, en la práctica lo es y lo ha sido siempre, pues en esta localidad encuentran los alistanos la mayor parte de los servicios, que también son de interés para el turista o visitante: comercios, bares y cafeterías, gasolinera, biblioteca, alojamiento, bancos, oficina de turismo, etc. Un espacio visitable que tiene mucho que ver con el territorio en el que Alcañices se encuentra es el Centro de Interpretación de Aliste, Tábara y Alba, situado en la sede del grupo de acción local (ADATA), justo al lado de la Torre del Reloj, y donde se muestran algunos de los principales atractivos turísticos de la región.

patrimonio cultural alcañices

Lavadero del Cañico

Todavía no hemos hablado de la gastronomía, pero estando en Aliste este momento tarde o temprano tenía que llegar, pues este territorio es conocido, sobre todo, por la calidad de su carne; de hecho la mayor parte de los turistas que lo visitan llegar atraídos precisamente por esta cuestión (es lo que llamamos turismo gastronómico). Estos manjares podemos adquirirlos en las carnicerías de Alcañices o degustarlos en sus restaurantes, aunque el alimento más representativo de la villa es, curiosamente, un dulce: los famosos borrachos de Alcañices, que se pueden comprar en la pastelería del pueblo.

Tampoco podemos dejar de referirnos a otro atractivo que nos ofrece Alcañices: su proximidad (o más bien su inmediatez) a Portugal, pues se encuentra a solo 3 km del país vecino, si tomamos la carretera de Tres Marras, que se dirige a Vimioso. Además, Alcañices se encuentra equidistante (a menos de media hora en ambos casos) a los dos localidades portuguesas de mayor interés turístico: Bragança y Miranda do Douro, aunque nosotros recomendamos visitar también otras localidades más próximas como Outeiro o el mencionado Vimioso.

arquitectura alcañices

En la parte antigua del pueblo encontramos ejemplos bien conservados de arquitectura popular alistana.

Otras opciones de ocio que ofrece Alcañices son los eventos y actividades que a lo largo del año tienen lugar en la villa. La más histórica de todas es la romería de la Salud, ya mencionada. También tiene su solera la concentración de motos, a la que acuden por igual españoles y portugueses. Por otra parte, como siempre ocurre, sus fiestas patronales (dedicadas a la Asunción y San Roque, los días 15 y 16 de agosto) son uno de los principales recursos lúdicos. También recientemente se viene celebrando una carrera popular en los días próximos a la Salud y, más entrado el verano, una ruta de senderismo que se interna en Portugal: la ruta del contrabando.

fiesta motera alcañices motos 2018

Cartel de la fiesta motera 2018

Finalmente comentar dos aspectos que tienen que ver con el pasado de la localidad, aunque, desgraciadamente, no nos han dejado apenas testimonio material “visitable”. Se trata del pasado judío y templario de Alcañices. Del primero poco se sabe. Consta, eso sí, que existió una judería en el pueblo, de la que hoy nos da testimonio la denominación de una roca situada en las inmediaciones de lo localidad: la Peña de los Judíos. Sobre la presencia de los templarios en Alcañices, se sabe que controlaban la villa y que repoblaron algunas localidades cercanas. En nuestra visita, la cruz templaria nos acompañará, pues se encuentra en buena parte de los lugares de interés del pueblo.

templarios alcañices

La cruz templaria tiene gran presencia en la villa

Esperamos haber recogido la mayor parte de los atractivos de esta localidad zamorana (¡nadie podrá decir que no hay nada que ver en Alcañices!), pero si conoces alguno que no figure en el texto que acabas de leer, ya sabes que puedes hacérnoslo llegar.

El legado sefardí de Zamora como recurso turístico

Sefarad es la denominación que recibe la Península Ibérica en hebreo. Sin embargo, este nombre se popularizó sobre todo tras la expulsión de los judíos de España, acaecida el mismo año que Colón llegó a América (ya se ve que los Reyes Católicos tuvieron un mandato muy “activo”). La mayoría de los judíos que no se convirtieron al cristianismo se trasladaron a Portugal, donde cinco años más tarde correrían la misma suerte que a este lado de la frontera.

Por tanto, los sefardíes o sefarditas son los judíos originarios de España y Portugal, así como sus descendientes, incluidos los actuales, cuyo interés por conocer más sobre sus raíces es bien conocido.

En la provincia de Zamora existían varias juderías. La más conocida de ellas es la que había en la propia capital, que se trasladó desde los Barrios Bajos (la llamada judería vieja) al Barrio de la Lana (la judería nueva) a principios del siglo XV, momento en el que se establece la separación física entre judíos y cristianos. De hecho, la capital cuenta con una ruta perfectamente señalizada que discurre por las calles, plazas y barrios en los que se asentaron los judíos.

turismo judio zamora

Publicación sobre la presencia judía en estas tierras.

Los restos del pasado judío de Zamora son escasos, aunque se han localizado varios lugares de referencia, como la ubicación de una sinagoga o el emplazamiento de un cementerio judío junto al bosque de Valorio. Entre las personalidades más ilustres del pueblo judío en Zamora se encuentra el célebre rabino Isaac Campantón (s. XIV y XV), creador de un centro de estudios sobre la cultura hebrea y autor del libro “Los caminos del Talmud”, editado innumerables veces en distintos puntos de Europa, como Venecia, Amsterdam o Viena. Naturaliste realiza visitas guiadas para mostrar la herencia sefardí de la capital.

Pero también otras localidades de la provincia (normalmente villas de cierta importancia) albergaron juderías. Es el caso de Benavente, donde la presencia de un templo judío ha dado lugar a la denominación de una de sus actuales calles: la Sinoga. También albergaron juderías Alcañices (donde existe la llamada Peña de los Judíos), Villardeciervos, Fermoselle o Villalpando.

Desde Naturaliste estamos trabajando para ofrecer un recorrido turístico por todas estas localidades de pasado judío o sefardí, y de hecho los estamos elaborando justamente en este momento con objeto de poder ofrecerlo a nuestros clientes en breve. Este circuito incluiría la visita a localidades portuguesas, pues lo mismo ocurre al otro lado de la frontera, donde también hubo importantes juderías, como la de Bragança, ciudad que actualmente cuenta con el Centro de Interpretación de la Cultura Sefardita, que funciona desde hace poco más de un año, y con el Memorial y Centro de Documentación Bragança-Sefardita, situados los dos en la popularmente denominada calle de los museos (rua Abílio Beça).

Centro interpretación Cultura Sefardita bragança

Visita al Centro de interpretación de la Cultura Sefardita (Bragança).

Caso curioso es el de Carção, localidad que incluso todavía hoy tiene una mezuzá y una menorá en su escudo de armas. Esta población portuguesa experimentó un importante crecimiento poblacional a finales del siglo XV y principios del XVI debido a que una parte nada desdeñable de los judíos expulsados por los Reyes Católicos recalaron en la zona: se calcula que cerca de 3.000. Inicialmente se asentaron en un lugar denominado Prado das Cabanas, cerca de Vimioso, y a partir de allí se fueron dispersando por toda la comarca y en particular en esta población. El motivo de que tantos judíos llegaran a Carção era, aparte de su situación, el hecho de que en esta población se celebraran ferias todos los meses.

judeus carção turismo

Escudo actual de Carção.

Con los judíos llegaron, como no, sus costumbres y su cultura, que impregnaron la de esta población hasta convertirla en la “capital del marranismo” como se la ha llegado a llamar. El marranismo es la falsa conversión al cristianismo de los judíos, que en tal circunstancia se veían obligados a ocultar su fe. En este contexto es en el que se cree que surge uno de los platos más típicos y singulares de Tras-os-Montes, la deliciosa alheira. Con su elaboración los judíos hacían ver que consumían carne de cerdo, cuando en realidad la alheira contiene pan y carne de pollo.

alheira

Alheiras. La considerada más típica es la de Mirandela.

Carção cuenta además con un espacio interpretativo, de reciente creación, dedicado a la presencia judía en la zona: el Museu Judaico. Este centro, como no, también formará parte de nuestro recorrido. Esperamos tenerlo listo en breve para que quien quiera pueda disfrutar de esta interesante ruta sefardí. Os mantendremos informados.

Qué ver en Fermoselle (Zamora)

Fermoselle es una de esas localidades “con encanto” que encontramos en nuestra geografía aunque todavía, por desgracia, es poco conocida para quienes nos visitan. No obstante, la villa se va volcando poco a poco con el turismo. Nosotros te explicamos qué puedes ver y visitar en Fermoselle, la “capital” de las Arribes del Duero zamoranas.

onstrucción sobre roca fermoselle

El pueblo de Fermoselle está, literalmente, construido sobre la roca granítica.

Los primero que debes saber es que Fermoselle no tiene un lugar de interés concreto que sobresalga sobre el resto (o que sea objeto de peregrinación, como puede ser el castillo de Ledesma o el Pozo de los Humos en Masueco y Pereña respectivamente); lo interesante es el conjunto (de hecho el pueblo está declarado conjunto histórico). No solo en el núcleo urbano merece una visita, sino también el paisaje circundante, aunque en ambos casos vamos a recomendarte ciertos “puntos calientes” que no te puedes perder.

fermoselle zamora

Fermoselle, calle Requejo.

Respecto a la situación de esta localidad hay que decir que es absolutamente periférica (tal vez eso explique que sea tan poco conocida) incluso dentro de la provincia de Zamora, pues se encuentra en un rincón de la misma lindante con Portugal y con la provincia de Salamanca; pero no son las divisiones administrativas las que lo arrinconan sino los ríos Tormes y Duero, cuyos cañones forman el espectacular paisaje que vemos desde el pueblo.

cruz fermoselle

Además de los otros, en Fermoselle también existen cruceros de este tipo 😉

Una de las fortalezas de Fermoselle es que no es el típico pueblo precioso, muy bonito, pero en el que no hay nada que hacer; al revés, dispone de todos los servicios que podemos necesitar (salvo que seamos muy exigentes), pues vamos a encontrar gasolinera, comercios, restaurantes, alojamientos, entidades bancarias, etc. De hecho es la  localidad más poblada de la comarca de Sayago, y una de las mayores de toda la provincia.

 

fermoselle turismo

Edificio del Ayuntamiento de Fermoselle

Decíamos al principio que hay mucho que ver en Fermoselle, aunque es difícil destacar un elemento sobre el resto. Así es. De hecho, resulta de lo más gratificante simplemente transitar por sus empinadas callejuelas, entre casas y bodegas antiguas, de piedra, muchas de ellas cerradas e incluso en venta. Son verdaderas joyas (¡si tuviéramos dinero las compraríamos todas!). No obstante vamos a ir comentando algunos de los lugares de mayor interés:

Las bodegas

Fermoselle se conoce como “el pueblo de las mil bodegas”, aunque hay quien afirma que existen bastantes más. Lo cierto es que las características de su suelo y clima lo convirtieron en un importante núcleo productor de vino. Junto a ello, se da la circunstancia de que el subsuelo del núcleo urbano también es favorable a la excavación de galerías. El resultado de todo ello no podía ser otro que el que tenemos en la actualidad: un pueblo cuyo suelo se encuentra totalmente horadado, tanto que a veces llegan a solaparte bodegas hasta en cinco niveles distintos (unas encima de otras).

fermoselle bodega

Jesús explicando a un grupo cómo son su bodega y sus vinos.

Aunque la mayoría se encuentran en desuso (paseando veremos gran número de entradas, muchas incluso derruidas), es posible visitar algunas bodegas que están en activo. Desde Naturaliste te ofrecemos la posibilidad de visitar una de las bodegas que se encuentran a pleno rendimiento (con degustación de vino incluida).

 

Murallas y castillo

En la plaza de Fermoselle veremos una indicación que nos dirige al castillo. Y efectivamente se puede subir hasta él, pero esa denominación puede dar lugar a equívoco, pues de la antigua fortaleza apenas se conserva el nombre, y además sus ruinas son muy poco vistosas, eso sí, merece la pena acercarse porque en ese punto tenemos un mirador de los Arribes, situado además en un espacio muy agradable.

Del recinto amurallado casi podemos decir otro tanto, pues únicamente se conserva un arco ojival que rompía la continuidad de la muralla (era una puerta de acceso a la villa). Se encuentra entre las calles Sanjurjo y Requejo, por las que seguro vas a pasar.

que ver en fermoselle

Arco de la antigua muralla de Fermoselle

 

Paisaje, vistas y miradores

Se trata, sin duda, de uno de los puntos fuertes de la villa y sus alrededores. Estamos en el Parque Natural Arribes del Duero y eso se hace notar. Es más, en la parte zamorana del parque, el término de Fermoselle es, con diferencia, el más fértil de todos. Ello, unido al particular clima de la zona, permitió que alcanzasen gran extensión ciertos cultivos más propios de la mitad sur peninsular (olivo, viñedo, almendro, etc.). Ahora lo que tenemos es una mezcla de paisajes naturales y culturales (creados por el hombre) verdaderamente muy interesante, aunque los primeros poco a poco se imponen a los segundos, por el abandono que sufren parte de las fincas que antaño se cultivaban.

fermoselle mirador

Mirador del Torojón, situado en el mismo casco urbano de Fermoselle.

Tanto en el pueblo como en sus alrededores disponemos de varios miradores que nos permiten contemplar la bella estampa que acompaña al pueblo. Por destacar uno de ellos, sobre todo por la facilidad para llegar a él (se encuentra en el núcleo urbano y además está señalizado), recomendamos la visita al mirador del Torojón. Además de sus vistas, presenta una singular “escalera” con los peldaños excavados en la propia roca natural sobre la que se asienta el pueblo.

roca arribes del duero

Escalera de acceso al mirador del Torojón, tallada en la roca.

Sugerimos a los aficionados a contemplar bellos paisajes (y casi a cualquier visitante) tomar tanto la carretera que se dirige a Trabanca, que nos llevará hasta el bello paraje de la Cicutina, por el que discurre el río Tormes (si no queremos repetir ruta podemos volver a Fermoselle por la presa de Almendra, cuyas vistas tampoco tienen desperdicio), como la que se dirige a Bemposta, que desciende hasta el Duero y nos permite contemplar la desembocadura del Tormes, todo un lujo para lo sentidos. En este caso retornaremos a Fermoselle por el mismo sitio o bien nos internaremos en Portugal, pues hacer una ruta circular corta para volver por otra carretera es complicado, ya que el Duero nos lo pone difícil.

 

fermoselle arribes paisaje

Cañón del río Tormes, muy cerca de su desembocadura en el Duero. Se aprecia el bosque de galería (aliseda) bien conservado.

 

La “Casa del Parque”.

Uno de los grandes atractivos de Fermoselle es la visita a la llamada Casa del Parque, que no es otra cosa que el centro de visitantes en el que nos introducirán y nos dan a conocer el parque natural en el que nos encontramos: Arribes del Duero. Es tan amplio este espacio natural que dispone de dos “casas del parque” (la otra se encuentra en la parte salmantina, concretamente en la localidad de Sobradillo).

 

fermoselle arribes del duero

La “Casa del Parque”, situada en el antiguo convento de San Francisco.

Este centro de interpretación se encuentra en un edificio muy interesante; se trata de un monasterio franciscano del siglo XVIII (construido sobre las ruinas de una iglesia de estilo románico). Por ello, es doblemente obligada la visita. La recomendamos especialmente “antes de haber visto nada” porque nos darán bastante información sobre lo que podemos visitar tanto en el pueblo como en el parque natural.

 

Patrimonio religioso de Fermoselle.

Dentro de este grupo encontramos unas cuantas edificaciones de interés. La primera es la iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. Su origen es románico, aunque se encuentra muy modificada. Otros templos, también románicos, son la iglesia de Santa Colomba, situada en la zona más alta del pueblo, y la ermita de la Soledad (con unos curiosos modillones que representan cabezas humanas), ubicada junto al cementerio así como al calvario, en la salida hacia Portugal.

fermoselle ermita santa cruz

Ermita de Santa Cruz.

También podemos visitar las ermitas de San Albín y de Santa Cruz (aunque el interés de ésta última reside más en su antigüedad y emplazamiento que su valor artístico).

 

Crucero por el Duero

Este paseo en barco es quizá uno de los recursos turísticos más potentes de Fermoselle. En realidad la embarcación sale del otro lado del río, ya en terreno portugués, pero se le conoce popularmente como “el barco de Fermoselle” por su proximidad a la villa. Con Naturaliste puedes reservar tu crucerito por el río Duero con salida en Fermoselle-Bemposta.

crucero barco Fermoselle y Bemposta

Navegando entre Bemposta y Fermoselle.

Se trata de un paseo en barco muy agradable, que nos permite disfrutar de los Arribes “desde dentro”. Nosotros lo preferimos al crucero ambiental de Miranda do Douro, aunque éste es mucho más conocido; claro, también puedes probar los dos y escoger con cual te quedas.

Bueno, ya sabes qué ver en Fermoselle. Por nuestra parte solo desearte que disfrutes de esta bella localidad y pedirte que nos cuentes qué te ha parecido.

 

Qué ver en Miranda do Douro (Portugal)

Hoy os hablamos de Miranda do Douro, una de las “joyas de la corona” de nuestro territorio de frontera.

Lo cierto es que esta pequeñísima ciudad nos encanta a los españoles. A ella llegan a diario multitud de personas de distintos orígenes, edades e intereses y eso no sucede por casualidad. Este flujo de visitantes se debe a que son múltiples los atractivos que ofrece: buena gastronomía, posibilidad de realizar compras, unas excelentes vistas al Duero, monumentos, numerosos eventos a lo largo del año, etc.

miranda do douro

Estatua que podemos ver en el centro de la localidad y que representa a dos mirandeses con la indumentaria tradicional de la región, en la que destaca la “capa de honras mirandesa”.

Todos estos aspectos (unos interesan más a algunos visitantes y otros más a otro tipo de turistas) los vamos a ir desgranando en detalle. Solo adelantar que buena parte de las actividades que realizamos desde Naturaliste se pueden llevar a cabo en Miranda do Douro y su comarca, lo cual dice bastante respecto del interés turístico que tiene esta población y su entorno. Entre ellas a destacar la visita guiada a la ciudad.

Miranda do Douro es el epicentro del turismo en la “raya” entre España (las provincias de Zamora y Salamanca) y Portugal (el distrito de Bragança). Hay quien dice que esta localidad solo da para pasar un día. Nosotros nos resistimos a esa idea y creemos que tiene interés para disfrutar de ella durante todo un fin de semana. Si prestas atención a todo lo que te vamos a contar te darás cuenta de que igual hasta dos días se te quedan cortos.

que ver en miranda do douro

El pequeño acueducto de Miranda do Douro es uno de los monumentos menos conocidos de la ciudad, por encontrarse a las afueras de la misma.

La visita a la ciudad, además, se puede complementar con el descubrimiento de la región en la que se incluye, la mítica Tierra de Miranda, un territorio lleno de cultura y tradiciones, que también se conoce como el planalto mirandês, aunque éste es un término más bien geográfico.

MIRANDA DO DOURO ES… NATURALEZA

Así es, Miranda se encuentra en un Parque Natural (Parque Natural do Douro Internacional) y a escasos metros de otro (Parque Natural de Arribes del Duero), que en realidad deberían ser uno solo, pero las divisiones administrativas (en este caso la frontera entre dos estados distintos) tienen estas cosas. Cada orilla del Duero pertenece a un país, así que el número de espacios naturales que tienen que ver con el río se multiplica automáticamente por dos.

El cañón que forma el Duero es sencillamente impresionante. Al inicio considerábamos de manera conjunta los valores naturales de este territorio y su interés paisajístico. Ello se debe a que esta zona es estupenda para disfrutar del paisaje. De hecho, varios de los restaurantes de Miranda do Douro tienen vistas al Duero. Imaginaos lo que supone degustar una posta mirandesa visualizando semejante estampa… Bueno, vamos a dejar este asunto para cuando hablemos de gastronomía.

Lo cierto es que ya hemos perdido la cuenta de los miradores con los que cuenta este espacio natural, tanto del lado de España como del de Portugal. Es curioso, porque mirador en portugués se dice miradouro, palabra que parece ser una contracción de Miranda y Douro. Bromas aparte, aquí tienes algunos de los miradores que puedes encontrar en los alrededores de Miranda do Douro (siempre del lado portugués). Nosotros te recomendamos especialmente uno, el de la Fraga do Puio, en la localidad de Picote, porque al encanto del mirador se suma la posibilidad de visitar el pequeño e inmediato Ecomuseu de Picote, su famoso verraco (escultura vetona), y además resulta que el mirador tiene un grabado rupestre que refleja la figura de un arquero. En definitiva, que la visita a este mirador tiene chicha.

miranda do douro mirador

Vistas del Duero desde el mirador de Picote.

Al margen del paisaje, esta es una zona ideal para la observación de aves. Puedes hacerlo por tu cuenta, si eres aficionado al birdwatching, aunque desde Naturaliste también puedes reservar esta actividad.

Pero lo que es ya un clásico en la visita a Miranda es la realización del crucero ambiental, un pequeño y relajado paseo en barco por las aguas embalsadas del Duero en el que nos hablarán de las especies más significativas de este espacio protegido, especialmente las rapaces que anidan en sus roquedos o la cigüeña negra. Puedes reservarlo aquí.

miranda do douro turismo

 

MIRANDA DO DOURO ES… GASTRONOMÍA

Portugal nunca defrauda en lo gastronómico y Miranda no podía ser una excepción a esta regla. De hecho, si hay un sitio donde es fácil comer bien y barato, ese es Miranda do Douro. Además la oferta hostelera es amplia y variada. Hay muchos sitios buenos donde comer en Miranda do Douro. También son variadas las especialidades que nos ofrecerán: bacalao (como siempre, preparado de mil formas diferentes), alheira, carnes a la brasa (cordero, churrasco, posta mirandesa, etc.).

donde comer en miranda do Douro

Bacalao desmigado, una de las especialidades de Miranda do Douro, en este caso el del restaurante O Mirandés.

Los aficionados al buen comer están de suerte, porque además de disfrutar de la gastronomía en la mesa de un restaurante (como hay muchos restaurantes en Miranda do Douro y la mayoría de ellos son buenos, bonitos y baratos, no nos atrevemos a recomendarte uno en particular), también es posible adquirir alimentos tradicionales de la región en sus comercios. A destacar los quesos, los embutidos, el aceite de oliva, la miel, etc.

Además, a lo largo del año se celebran en la localidad distintas ferias y jornadas relacionadas con la gastronomía (en las que también tiene presencia la cultura local, la artesanía, etc.), eventos que suelen celebrarse durante el fin de semana. Es el caso de la Semana Gastronómica, el Festival “Sabores Mirandeses”, la Feria de la “Bola Doce” (bollo dulce, diríamos en castellano), etc.. Es muy recomendable hacer coincidir la visita a Miranda con la celebración de alguna de estas ferias. Puedes estar al corriente de las fechas en las que tienen lugar en nuestra agenda.

Sabores Mirandeses Miranda do Douro

Sabores Mirandeses, feria en Miranda do Douro.

MIRANDA DO DOURO ES… CULTURA

Ya decíamos al principio que Miranda y su comarca es una tierra rica en tradiciones. Además, la población local siente un fuerte orgullo de pertenecer a un territorio con esa riqueza. Diferentes manifestaciones populares tradicionales mantienen su pujanza y atraen el interés no solo de los especialistas (antropólogos, etnógrafos, etc.), sino de cualquier turista con inquietud por conocer mejor el lugar que visita.

miranda do douro gaita

En la Tierra de Miranda la “gaita de fole” suele ir acompañada por el bombo y la caja.

La gaita de fole (o gaita de foles), la danza de los pauliteiros y la capa de honras o capa mirandesa, son algunos de los elementos más representativos de la cultura mirandesa. Pero entre todos destaca uno: la lhingua mirandesa o mirandés, su particular lengua, hablada en las aldeas próximas a Miranda aunque, curiosamente, no aquí, en la capital. Ello no impide que muchos de los rótulos, incluidas las descripciones de los principales monumentos, estén escritos también en esta lengua, emparentada con otras de España, pues pertenece al grupo asturleonés.

mirandes lingua mirandesa

Panel explicativo escrito en mirandés y en portugués.

Si tienes interés en saber un poco más sobre la cultura tradicional de esta tierra es muy recomendable la visita al Museu da Terra de Miranda, que se sitúa en el mismo centro de la localidad.

Miranda también destaca por sus monumentos. De especial interés son sus murallas y castillo, y por otro lado su catedral. Sí, amigos, pese al pequeño tamaño de esta ciudad, tiene su propia catedral, y es que Miranda do Douro fue durante dos siglos sede episcopal, aunque en el siglo XVIII se trasladó a Bragança. En la actualidad, para que nadie se enfade, la diócesis se denomina de Bragança-Miranda. La catedral (, en portugués) suele estar abierta y la entrada es libre.

catedral de mirada do douro sé

La pequeña catedral de Miranda do Douro.

En su interior, dentro de una vitrina iluminada, se custodia una pequeña y curiosísima imagen, la del Menino Jesús da Cartolinha. A su alrededor vemos  diversos atuendos que hacen de esta escena algo realmente llamativo. La imagen dice la leyenda que se talló en madera tras aparecerse un niño de esta guisa a los soldados portugueses mientras combatían contra las tropas españolas. El ánimo que les infundió permitió que lograran finalmente la victoria, y en su recuerdo tenemos esta imagen.

menino jesus da cartolinha

Menino Jesús da Cartolinha.

Respecto a las murallas y el castillo de Miranda do Douro hay que decir que las primeras se encuentran en mucho mejor estado de conservación que el segundo, a pesar de lo cual el castillo bien merece una vista igualmente. Pese a su indudable interés, el recinto amurallado pasa muchas veces bastante desapercibido para los visitantes, pues en gran parte de su perímetro sigue delimitando el núcleo urbano de la ciudad (igual que lo hacía en la Edad Media), con lo cual no se callejea entre las murallas, como sucede en las ciudades que en los últimos tiempos han experimentado un crecimiento mucho mayor.

Muralla Miranda do Douro

Puerta de Nossa Senhora do Amparo (en mirandés Nuessa Senhora de l Amparo)

Finalmente queremos recomendaros la visita a la Casa de Cultura (ubicada en la antigua alfândega, o sea, aduana, de la ciudad), donde siempre hay alguna exposición interesante, muchas veces de autores locales, así como una curiosa vivienda de época medieval situada en la calle Costanilha (muy cerca de la catedral). Esta casa tiene dos particularidades: la primera son las cuatro ventanas en esquina del edificio y la segunda es una representación erótica en una de las dos ménsulas que tiene en su fachada, y es que dicen que antiguamente fue una “casa de citas”. Curioso.

casa cachorros eróticos miranda

Ménsula “con el culo al aire”.

MIRANDA DO DOURO ES… COMPRAS

Aunque lo hemos dejado para el final, no por ello este recurso turístico es el menos importante. Todavía hoy mucha gente acude a Miranda, sobre todo, para comprar en sus tiendas. Es verdad que ya no existe la diferencia de precios entre España y Portugal de antaño y que ahora podemos adquirir casi cualquier producto sin salir de casa, pero Miranda do Douro sigue siendo la capital de las compras, además con los productos de siempre, sobre todo ropa, toallas, etc. Pero también otras cosas, como navajas, herramientas, cacahuetes…

miranda do douro tiendas

Zona comercial de Miranda do Douro.

En el caso de Miranda do Douro la mayor parte de las tiendas (lojas, en portugués) se encuentran en la parte moderna de la ciudad. Si entramos desde España, las encontramos a mano derecha, mientras que a la izquierda queda la parte histórica, donde también hay algunas tiendas más especializadas. Que nadie tema no entender el portugués al ser atendido en cualquier tienda de la localidad, pues en Miranda do Douro tan bien el español como en cualquier parte de España.

miranda do douro comprar lojas

Herramientas y aperos a la venta en Miranda do Douro

Esperamos haberte ofrecido la información suficiente para planificar tu viaje a Miranda do Douro. Nosotros creemos que es un destino muy recomendable y que merece la pena visitarlo, así que ya sabes: ¡Miranda te espera! También puedes contarnos tu experiencia. ¿Qué te ha parecido?

Visita al Centro del Lobo Ibérico

,

El Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León (situado en la localidad de Robledo, en Zamora, comarca de Sanabria) es un centro de interpretación de reciente construcción dedicado a esta especie emblemática. Sus dimensiones son desde luego mucho mayores que las de otros centros de este tipo y su equipamiento didáctico también es bastante completo. Pero el mayor atractivo del centro radica tal vez en que ofrece la posibilidad de ver con gran facilidad los lobos que habitan en el recinto.

El Centro del Lobo Ibérico permite realizar una visita libre o guiada, aunque desde Naturaliste ofrecemos, además, una visita guiada un poco más completa que la estándar, pudiendo complementarla con actividades relacionadas con el animal tanto dentro como fuera de este espacio interpretativo.

Para los que no hayáis visita aún el centro, vamos a daros unas pinceladas que os permitirán haceros una idea de lo que os vais a encontrar en Robledo.

centro del lobo iberico

Carlos Sanz dando de comer a uno de los lobos del centro, durante una de las sesiones de manejo.

Lo cierto es que el Centro del Lobo Ibérico siempre ha estado envuelto en polémica. Ya incluso antes de su creación. Allá por 2013, años después del inicio de las obras, que se paralizaron (o ralentizaron) por largo tiempo, casi nadie daba un duro por verlo abierto. Y ello a pesar de la enorme inversión que el proyecto había supuesto (dicen que, en total, se han invertido más de 5 millones y medio de euros en el centro). Pero finalmente abrió sus puertas en octubre de 2015 para júbilo de muchos y por desgracia para otros.

Lo cierto es que la Reserva de la Sierra de la Culebra necesitaba como el comer un centro de recepción de visitantes. El Centro del Lobo Ibérico no lo es exactamente, aunque hace las veces de ello. No lo es porque la temática en la que se centra no es el espacio en sí (la sierra) sino su especie más emblemática (el lobo). Y tampoco lo es por el lugar en el que se encuentra. Un centro de Interpretación de la Sierra de la Culebra debería de ocupar una posición más central en el espacio. Una población como Villardeciervos sería, tal vez, el lugar más indicado para un centro así; pero no lo hay, de momento solo tenemos este centro dedicado al lobo, seguramente un reclamo más fuerte que la propia sierra.

visita al centro del lobo iberico

Entrada al Centro del Lobo.

El Centro del Lobo Ibérico se ha criticado (y se sigue criticando) por dar una imagen del animal que no se corresponde con la realidad (lobos que acuden a la presencia de una persona que les da de comer y que se muestran dóciles e incluso cariñosos con sus cuidadores) y también por mantener a estos animales “encerrados” en un espacio relativamente pequeño. Hubo incluso quien dijo que las empresas que se dedican a observar al lobo en libertad tenían sus horas contadas con la apertura del Centro del Lobo. Está claro que se equivocaba.

centro del lobo

Dos visitantes observando algunos de los paneles con los que se ha equipado al centro.

Más de dos años después de su apertura toca hacer balance. En primer lugar hay que tener presente que hasta el año 2015 era complicado ver un lobo, al menos para el “gran público”, pues las actividades de observación de lobo en libertad requieren de un pequeño esfuerzo (madrugar, muchas veces aguantar el frío a pie quieto) y normalmente de insistencia (en ocasiones hay que hacer varias esperas para poder verlo). Esto, cuando el azar quería, generaba una cierta frustración en algunos turistas pero, sobre todo, había una gran masa, no especialmente interesada en el lobo, que ni lo intentaba. Hoy, sin embargo, con la apertura del centro, no solo todo el mundo consigue ver e incluso fotografiar a un animal mítico como es el lobo ibérico, sino que multitud de gente que nunca hubiera tratado de verlo en libertad ahora se lleva un muy buen sabor de boca con la visita al centro. Esto lo podemos decir con conocimiento de causa, pues con Naturaliste han sido multitud de grupos los que han descubierto este animal, su biología y toda una cultura ancestral ligada a él, a través de la visita al centro. Y además las actividades de observación de lobos en libertad siguen realizándose, de hecho cada vez más visitantes las demandan.

centro del lobo zamora

Tres de los ejemplares de lobo que se pueden ver en el centro.

Por tanto, las sensaciones y comentarios tras la visita al centro hablan por sí solas. Este espacio interpretativo consigue despertar en los visitantes la curiosidad por el mundo del lobo. El equipamiento que posee, que hace especial hincapié en la relación entre el lobo y el hombre en la Sierra de la Culebra (tan interesante o más que la biología del animal, de la que también se habla bastante), se complementa a la perfección con la posibilidad de ver los lobos desde los observatorios. De especial interés son las sesiones de manejo que realiza para los visitantes Carlos Sanz, persona que no solo sabe y cuenta, sino que además transmite, y le hace a uno salir de allí sabiendo bastantes más cosas del lobo de las que conocía antes de entrar.

centro del lobo robledo sanabria

Entorno en el que se encuentra en centro y pasarela por la que se accede a él.

Además, el trato dado a los animales es excelente. En el propio centro nos advierten de que donde mejor están es precisamente allí dentro, pues la mayoría de esos ejemplares se han criado en cautividad, por lo que en libertad no podrían valerse por sí mismos y con seguridad durarían bien poco. Aún así, en mayo de 2016 hubo un intento de liberación que terminó mal, bastante mal, como se puede comprobar en la hemeroteca.

Finalmente nos gustaría que nos contases tu opinión y experiencia con respecto al centro. ¿Qué te ha parecido? ¿Te ha gustado?

Rosquillas de Ledesma: un dulce tradicional

Continuamos con nuestra descripción de algunos de los alimentos más típicos y representativos de la gastronomía de este territorio de frontera. Hoy hablamos de una joya de nuestra repostería: las famosas rosquillas de Ledesma (también llamadas rosquillas ledesminas, pues ledesmino es el gentilicio de esta localidad). Creemos en los alimentos de nuestra tierra y los damos a conocer, pero es que ¡en verdad están muy ricos!

Aunque las rosquillas de Ledesma pueden adquirirse en diferentes lugares (sobre todo en las provincias de Zamora y Salamanca, pero también en ferias agroalimentarias de otros territorios), nosotros recomendamos aprovechar la ocasión para visitar Ledesma, cuna de este producto gastronómico y localidad monumental, de gran interés turístico, situada en la provincia de Salamanca, pero casi inmediata a la comarca zamorana de Sayago. Se encuentra también muy próxima al Parque Natural Arribes del Duero.

rosquillas de ledesma

Rosquillas de Ledesma, procedentes todas del mismo elaborador

En la propia Ledesma se realiza todos los años una feria de artesanía y alimentación, que es la excusa perfecta para conocer el pueblo y sus deliciosas rosquillas. Del éxito que tiene este producto da buena cuenta el hecho de que hay unas cuantas empresas locales que se dedican a su elaboración y venta (algunas con más de siglo y medio de antigüedad). Nosotros hemos probado el producto de varias y todas mantienen el nivel, así que no nos decantamos por ninguna.

Estas rosquillas tienen un sabor especial; como siempre, es mejor probarlas que intentar comprender cómo saben leyendo un escrito. Su secreto está en la elaboración artesanal y en la tradición. Son dulces, pero no empalagosas; crujientes y compactas, pero no duras; sabrosas, pero no tienen un sabor muy fuerte. Y son tan pequeñitas que es muy fácil aumentar o disminuir la ración: puedes comer tres rosquillas o cuarenta. También duran mucho tiempo: desde luego no son un producto perecedero (entre otras cosas, porque es común que te termines la bolsita de un tirón).

Precisamente por hacerse de forma artesanal, no hay dos rosquillas de Ledesma iguales: unas son más grandes y otras más pequeñas, las hay más y menos tostadas, etc. Respecto a sus ingredientes, simplemente se hacen con huevo, leche, manteca de cerdo, harina de trigo y azúcar.

 

Rosquillas ledesminas

Confirmado, cada una es de su padre y de su madre

Se comercializan casi siempre en bolsa de plástico transparente. De hecho, una de las carencias que observamos es que su presentación no siempre está todo lo cuidada que debería. No es que esto afecte al producto final, pero pensamos que las rosquilas de Ledesma mejorarían sus ventas si su imagen fuera más atractiva para el cliente final.

Acerca de su origen la verdad es que poco se sabe, a diferencia de las alheiras, de las que escribimos recientemente.

Dinos: ¿Qué te parecen estas rosquillas?

¿Qué es la “alheira”?

La alheira es un embutido típicamente portugués, en concreto es tradicional en la región de Tras os Montes, esa región que tenemos aquí al lado, donde (en algunas localidades) también se denomina tabafeia. Precisamente el tema de su nombre (bien sea alheira o tabafeia) es el que hace que muchos españoles no lo prueben cuando la ven en las cartas de los restaurantes, al desconocer de qué plato se trata: craso error. Eso sí, no es la típica salchicha, es un embutido ahumado y tiene mucha más “historia”, como vas a comprobar.

alheiraLa más afamada de todas es la llamada alheira de Mirandela (que dispone de su propia IGP), aunque podemos encontrar alheiras de calidad en diferentes lugares (Mirandela es una pequeña ciudad, digna de visitar, por cierto, ubicada en el distrito de Bragança). Tanto si se compra en un mercado para hacer en casa como si se pide en un restaurante, no se trata de un plato caro, al contrario, suele tener una buena relación calidad-precio.

¿Qué ingredientes tiene?

Los ingredientes más habituales son pan, ajo, pimentón, sal y carne picada (aunque en ocasiones encontramos “tropezones” de cierta entidad dentro de la alheira, pues el picado nunca es muy fino, lo cual genera una textura compleja y especial). El resultado final es que su interior está constituido por una pasta fina que integra los trozos de carne. El tipo de carne que se utiliza no es siempre el mismo; tal vez lo más típico es emplear carne de pollo (o de otras aves, como por ejemplo pavo) a veces mezclada con carne cerdo, que hace que la alheira resulte más jugosa, e incluso se llega a emplear carne de ternera.

También podemos encontrar a la venta la llamada alheira de caça, que, como su propio nombre indica, suele incluir carne de caza: jabalí, perdiz, etc. También está muy de moda la alheira de porco bísaro, raza autóctona de cerdo de la zona de Tras os Montes

En alguna ocasión hemos probado alheiras vegetarianas, e incluso con cogumelos (setas), pero no es lo tradicional.

¿Cómo se consume?

Es un embutido que debe freírse previamente, como la chistorra. En ocasiones se asa, pero es más habitual frita. Si lo has comprado en una feria, no vayas a comerlo crudo, que no es un salchichón. Nosotros recomendamos probarlo en cualquier restaurante primero, antes de cómpralo para llevar, pues así nunca tendremos dudas de si nos ha quedado bien hecho (aunque tampoco es que freírlas tenga mucha ciencia) y además sucede que a muchos españoles es un plato que no les termina de convencer, ¡aunque a nosotros nos encanta!

alheira de mirandela

Si la vamos a freír en casa, es recomendable darle antes un corte o unos pequeños pinchazos, por ejemplo con un tenedor. Normalmente la piel tiende a retirarse sola. Cuando ya está hecha conviene quitarle algo de aceite colocándola sobre papel de cocina, pues suele absorber bastante.

En los restaurantes es muy frecuente que se presente acompañada de arroz blanco (tan típico de la gastronomía portuguesa) y un huevo frito, aunque a veces se sirve sola o con verduras.alheira portugal

¿Cuál es el origen de la alheira?

No todos los platos tienen detrás una historia tan interesante como éste, desde luego. Según la tradición, la alheira era consumida por los judíos que no fueron expulsados de Portugal, haciéndose pasar por cristianos conversos (los llamados cristianos nuevos). Estas comunidades mantendrían obviamente la prohibición de comer carne de cerdo, pero para no ser descubiertos debían aparentar consumirla en embutido, que realmente se hacía con carne de ave.

alheira de caça

Respecto a la denominación más extendida de este embutido, alheira, se debe a uno de sus principales ingrediente, el ajo (alho, en portugués). En una traducción literal al castellano, el plato se denominaría *ajera. Pero nadie lo ha traducido, lo cual nos parece un acierto. Simplemente tienes que tener presente, para pronunciar debidamente esta palabra, que lh en portugués equivale a ll en castellano. La aclaración viene porque muchos españoles, al leerlo en las cartas de los restaurante portugueses, pronuncia erróneamente “aleira”, cuando debe decirse “alleira”.

Solo nos queda preguntarte: ¿la has probado? ¿te ha gustado?

El Pozo de los Humos: una cascada en las Arribes de Salamanca

¿Qué nos vamos a encontrar en el Pozo de los Humos?

La visita nos coloca ante un espectáculo ofrecido por la Madre Naturaleza: el Pozo de los Humos es una impresionante catarata que forma el río Uces en su discurrir hacia el Duero (la desembocadura en el Duero/Douro se encuentra como a una par de kilómetros más abajo de la cascada).

pozo de los humos arribes del duero

Pozo de los Humos a finales de marzo de 2018

El agua se precipita entre las rocas, emitiendo una espectacular neblina de agua pulverizada, a medio camino entre el vapor y la lluvia fina (de ahí eso de los humos). Lo cierto es que las cascadas siempre llaman nuestra atención; sin saber muy bien porqué, la caída del agua tiene algo que nos atrae, y cuando se trata de una tan espectacular como ésta, esa sensación es mucho mayo.

 

¿Cuál es la mejor época para visitarlo?

Depende. Nos gustaría darte una respuesta más concreta, pero no es posible. Cada año es diferente. Desde luego la espectacularidad del Pozo de los Humos es muy estacional. Hay quien lo visita en julio y se lleva un chasco. Obvio. Tal vez deberían haber leído esto antes. Otros dicen que también es bonito aunque vayas en agosto, cuando la cascada brilla por su ausencia. Y es verdad, pero mejor ve, si puedes, cuando el agua abunda y la catarata impresiona.

Cascada Arribes del Duero

Construcción tradicional, muy típica de la zona, situada a pocos metros del Pozo de los Humos.

El caudal del río Uces no es precisamente muy constante a lo largo del año, así que para ver la cascada en pleno apogeo es importante estar atento a la meteorología. En concreto a las precipitaciones de los meses y semanas anteriores a nuestra visita. También ocurre que a finales de primavera, y lógicamente también durante el verano, en los cañones de las Arribes del Duero suele hacer bastante calor, así que no es el mejor momento del año para acercarte, ya que casi seguro que vas a tener que andar un buen rato.

el pozo de los humos salamanca

El agua del río Uces tiene un característico color marrón

Ya puestos sobre aviso, vamos a mojarnos un poco. Si la corriente del río es abundante, tal vez el mejor mes para visitarlo es abril, porque el paisaje es más generoso, sobre todo a finales, o incluso en mayo, aunque en este segundo caso es más complicado que para entonces el caudal se mantenga alto. Más seguro es que la cascada esté a tope en marzo, pero recuerda, entérate de cómo han ido las semanas y meses anteriores en cuanto a precipitaciones y no te equivocarás.

 

¿Cómo llegar al Pozo de los Humos?

A la cascada se puedes llegar desde dos sitios diferentes. Cada una de estas dos rutas parte de una localidad: una sale de Masueco y la otra de Pereña. En ambos casos podemos avanzar unos kilómetros en coche, pero debemos completar la parte final del recorrido a pie. Si no se dispone de tiempo suficiente, nosotros recomendamos visitarlo desde Masueco (es la opción mayoritaria entre los visitantes al Pozo de los Humos), aunque cuando es posible conviene llegar desde los dos pueblos, pues son visitas complementarias.

visita guiada al Pozo de los Humos

La señalización de la ruta es buena, ya vayamos a pie o en coche.

También recomendamos hacer el recorrido completo a pie, pues en ese caso la meta resulta más reconfortante. En todo caso, Masueco y Pereña están muy cerca, de hecho, al ir de uno a otro se atraviesa el propio río Uces, cuyo cañón y paisajes es imposible no admirar en el desplazamiento de un pueblo al otro. Eso sí, para los que busquen la foto desde luego es obligado el acceso desde Pereña, pues la clásica vista de la cascada solo se puede obtener desde allí. Y mejor si es en la segunda mitad del día, pues el sol cayendo hacia el oeste será nuestro aliado si lo vemos desde el lado de Pereña.

Ruta al Pozo de los humos desde Masueco.

El inicio del recorrido está indicado y es perfectamente visible. Cuando llegamos a la iglesia de Masueco, situada junto a la carretera principal, giramos a la derecha (si venimos desde Pereña o Vitigudino, que es lo más habitual, o bien a la izquierda si venimos desde Aldeadávila), al fondo de la calle otro cartel nos dice que, si vamos a pie, debemos continuar por la izquierda, y si lo hacemos en coche por la derecha. En este segundo caso hay que decir que el camino, pese a no estar asfaltado, se encuentra en buen estado para un vehículo cualquiera (aunque recomendamos no utilizarlo si ha llovido en cantidad el día anterior o esa misma noche, porque no deja de ser un camino de tierra).

Excursión al pozo de los humos

Iglesia de Masueco, punto en el que abandonamos la carretera que nos condujo hasta el pueblo

En su parte inicial el camino para vehículos es bastante llano aunque después va ganando inclinación descendente. A los lados del camino empezamos a disfrutar de la riqueza botánica de este Parque Natural de Arribes del Duero: encinas, retamas, madroños, rebollos y quejigos nos acompañan en nuestra peregrinación hacia la cascada, en vecindad con cultivos de olivo, almendros y algún que otro castaño. Hacia final del invierno, si las lluvias han sido abundantes, al espectáculo de la cascada hay que sumar el del almendro en flor. En vehículo podemos avanzar algo más de dos kilómetros, hasta llegar a un aparcamiento en el que vemos el primer panel informativo y un merendero.

Ruta al Pozo de los Humos

Camino de acceso al Pozo de los Humos desde Masueco. A la izquierda camino para vehículos, a la izquierda, tramo final a pie.

A partir de ese momento es preciso continuar a pie. Al principio el desnivel es considerable, aunque se va reduciendo conforme descendemos. Bajar el kilómetro que hay desde el aparcamiento hasta el Pozo de los Humos es sencillo, pero la pendiente seguirá esperándonos cuando retornemos al coche. De nuevo multitud de plantas adornan el paisaje y nos recuerdan que el clima de estos cañones es eminentemente mediterráneo: enebros, madreselvas, más olivos, zumaque, etc. Las vistas son increíbles; solo los tendidos eléctricos afean levemente la panorámica que crean estos acantilados graníticos. Pese a los millares de personas que visitan el Pozo de los Humos anualmente, resulta llamativo que en el camino apenas se ve basura. En esto se nota que los visitantes son, en su mayoría, amantes de la naturaleza y personas respetuosas con el entorno.

Cascada Salamanca

La señalización impedirá que nos perdamos.

Conforme nos aproximamos al Pozo de los Humos vamos recibiendo un anticipo de lo que nos espera: una cascadita al otro lado del río nos avisa de que aquella que hemos venido a ver está ya muy próxima a nosotros, de hecho su sonido es cada vez más notorio. Es fácil ver algún que otro buitre surcar el cielo al que parecen querer subir las gotas de agua que salpican desde el Pozo de los Humos. En ciertas ocasiones se forman en los alrededores de la catarata pequeños arcoíris que nos sorprenden con sus colores.

Catarata en Salamanca

Uno de los miradores al Pozo de los Humos

Hemos llegado a la cascada, sobre la cual se suceden los miradores, aunque uno destaca por encima de todos. Se trata de la plataforma que, suspendida en el aire, nos coloca frente a donde se inicia la caída del agua. Desde luego no es apta para quien tenga vértigo. Por otra parte, en épocas de máxima aglomeración casi hay que pedir vez para hacer la foto o el selfie de turno. Precisamente por ello recomendamos ir entre semana, aunque nos ha pasado que si la cascada está a tope, incluso en ese caso podemos encontrar mucha gente visitando la cascada.

Mirador pozo de los humos

Plataforma no apta para personas con vértigo

Este es el momento de disfrutar de esta impresionante cascada. A la vuelva, tras subir ese kilómetro a pie que antes bajamos, si retornamos al pueblo en coche debemos hacerlo por un camino diferente al que tomamos para llegar. Está también en buen estado, aunque hacia la parte final hay algún bache, por lo que conviene ir despacio. Si regresamos a pie hay dos partes compartidas con el recorrido en vehículo (la parte inicial y la final), mientras que el tramo intermedio es solo para peatones. Esta última resulta tremendamente amena. Caminaremos por un estrecho caminito entre muros de piedra, a tramos con algo de sombra (si estamos en el buen tiempo) de unos castaños que nos alegran más aún, si cabe, la vista.

camino al pozo de los humos

Camino de vuelta a Masueco

Ruta al Pozo de los humos desde Pereña.

Poco después de entrar en la localidad de Pereña (independientemente de donde vengamos) hemos de tomar un camino que sale junto al frontón del pueblo, muy cerca también de la piscina municipal. Allí mismo un rótulo nos indica la dirección que hemos de seguir y nos invita a visitar otra cascada célebre, aunque menos conocida: el Pozo Airón. Igual que ocurría en Masueco, podemos hacer el recorrido a pie, si bien es más largo, o en coche. La mayor parte de la gente avanza los tres primeros kilómetros con su vehículo (hasta llegar al primer aparcamiento) y más tarde continúa a pie.

cascada natural arribes del duero

Pozo de los Humos y Pozo Airón

En la etapa final del invierno y durante toda la primavera, el Parque Natural, para evitar molestias a la fauna, prohíbe el paso a vehículos desde el citado aparcamiento, situado a unos 3 km. del pueblo, en el que los coches pueden disfrutar de la sombra de los grandes chopos que allí crecen. El resto del trayecto hay que hacerlo a pie, aunque el resto del año sí que podemos aproximarnos hasta un segundo aparcamiento. En cualquier caso, recomendamos dejar los coches en el primero, pues desde allí queda solo un kilómetro y medio hasta el mirador. Ya cerca de él, unas sogas delimitan la parte final del camino. Nuevamente se prohíbe salirse del en la citada época.

pozo humos pereña

Tramo final del camino al Pozo de los Humos, desde Pereña.

Esta misma limitación la vamos a encontrar en otros caminos que parten de los principales por los que hemos transitado, pero especialmente ocurre cuando llegamos al ansiado mirador de Pereña, pues aunque desde él las vistas del Pozo de los Humos son espectaculares, hay quien desciende hacia el río en busca de otra panorámica, con el consiguiente riesgo de ocasionar molestias a la fauna, en especial a los buitres que anidan al otro lado del cañón del río Uces, que podemos ver a simple vista (aunque mejor si utilizamos prismáticos).

buitres arribes

A los buitres también les encanta el Pozo de los Humos. Seguramente por eso anidan frente a él.

Desde este mirador obtenemos la clásica panorámica del Pozo de los Humos. Foto de postal, impresionante cuando la cascada está a tope. En el propio mirador hay un panel que interpreta todo lo que vemos (o lo intenta, porque incluye un montón de tecnicismos que no ayudan a entender el paisaje: ígneo, penillanura, Paleozoico, etc.). En él aprendemos, eso sí, que la cascada “secundaria” del Pozo de los Humos, la que solo existe cuando hay mucha agua, se llama el Pozo de las Vacas. Al otro lado tenemos otra cascada, más escasa en caudal, pero cuya altura es el doble que la del Pozo de los Humos. La forma el regato de la Cribera.

cascada piñero

La altísima cascada que forma el regato de la Cribera.

 

Algunas consideraciones finales

Aunque tanto Masueco como Pereña son dos pequeñas localidades, disponen de la mayor parte de los servicios que el visitante puede demandar (y si no, muy cerca se encuentran Aldeadávila y Vitigudino, en los que se puede decir que hay de todo), especialmente alojamientos y restaurantes, de hecho el turismo que viene atraído por esta impresionante cascada contribuye en buena parte a mantener estos servicios.

Viaje al pozo de los humos

Lugares donde comer y dormir en Masueco y Pereña.

Ambas localidades, situadas en el noroeste de la provincia y, como se ha dicho, dentro del Parque Natural de Arribes del Duero, forman parte de la comarca tradicional salmantina de La Ribera. De hecho, el nombre oficial de Pereña es Pereña de la Ribera (en este mismo pueblo hay bar llamado La Ribera), que de alguna manera atestigua la pertenencia a esta comarca de toda la vida, aunque en los últimos años su existencia parece haberse desdibujado en favor de las Arribes, que en realidad es un concepto diferente. Se trata en todo caso de un territorio muy interesante cuya visita es recomendable más allá de la existencia del Pozo de los Humos. En las calles y campos de estos pueblos encontramos edificaciones tradicionales (viviendas, construcciones agroganaderas de piedra, pequeños puentes, etc.) que convierten a este territorio en todo un pequeño museo al aire libre, más allá de su incuestionable riqueza natural y su gran biodiversidad.

pozo de los humos airon

Casas de piedra y montones de leña son algunos de los elementos que nos hablar de la cultura y formas de vida tradicionales de estos pueblos.

 

VIAJES ORGANIZADOS Y VISITAS GUIADAS AL POZO DE LOS HUMOS

Desde Naturaliste, dentro de nuestras actividades de naturaleza y ecoturismo, llevamos varios años realizando excursiones en autobús (en colaboración con agencias de viajes) al Pozo de los Humos. Estas salidas suelen partir de algunas de las ciudades más próximos (Salamanca, Zamora, León, Valladolid, etc.) y, cuando nos da tiempo, solemos aprovechar también para visitar otras cascadas de la zona en el mismo viaje: el Pozo Airón, el Cachón de Camaces, etc. Si quieres saber cuál es la próxima excursión o conocer el estado de la cascada no dudes en ponerte en contacto con nosotros.