Los mejores miradores de Arribes del Duero

Arribes del Duero es ese parque natural que compartimos zamoranos, salmantinos y portugueses, aunque del otro lado de la frontera recibe una denominación distinta (parque natural do Douro Internacional). Uno de los mayores atractivos de las Arribes del Duero es, naturalmente, su espectacular paisaje, que nos muestra un río Duero fluyendo entre profundos cañones. Estas atalayas también nos permiten ver esas grandes aves que habitan en este espacio natural. Por todo ello la zona cuenta con numerosos miradores. Y por eso mismo hay algunos que, si visitas el parque, no te puedes perder. Pero no siempre resulta fácil escoger cuáles son los más interesantes. Pues bien, vamos a ofrecerte unas pautas y unas recomendaciones, en función de tu disponibilidad de tiempo y del lugar en el que te alojes, ya que el parque natural es muy grande y a veces las distancias (en kilómetros y sobre todo en tiempo) son considerables.

miradores arribes del duero

 

Empezamos, como no, por aquellos miradores que nos parecen imprescindibles. Concretamente hemos escogido cinco de ellos (tres del lado español y dos del portugués) más algún otro que podemos aprovechar para visitar también por estar muy próximo a ellos.

 

Mirador del Fraile

En la parte sur de Arribes del Duero, dentro de la provincia de Salamanca (en concreto en la localidad de Aldeadávila de la Ribera) tenemos el mirador del Fraile, seguramente el más conocido y popular de todo el parque, lo cual no es casualidad. Desde él vemos un panorama que resulta espectacular, donde la roca es la gran protagonista. Laderas casi verticales y unos 400 metros de caída. En definitiva, unas vista de vértigo, en sentido literal.

mejores miradores arribes del duero

 

Para llegar a este mirador es preciso tomar un desvío a la izquierda que encontramos justo antes de llegar a Aldeadávila, si venimos de la Zarza de Pumareda, o a la salida a la derecha si hemos dejado atrás Masueco. Este mismo desvío (aunque tomando un poco más adelante una carretera que sale a la izquierda) permite llegar no solo al mirador sino también al poblado de La Verde y a la central eléctrica de la presa de Aldeadávila, pues el mirador está muy cerca de ellos.

mirador del fraile aldeadavila

Junto a la propia carretera, que en su parte final tiene numerosos baches con los que conviene tener cuidado, está el mirador, que es también uno de los más accesibles del parque (ese es otro de los motivos de su popularidad). Además del espectacular paisaje, no será raro ver a los buitres leonados y otras rapaces sobrevolando estos cañones rocosos.

Uno de los puntos fuertes de este mirador reside en el hecho de que muy cerca de él tenemos otros dos miradores espectaculares: el del Picón de Felipe y el de la Presa; así que, llegados hasta aquí, cuesta poco visitarlos. Las vistas son semejantes, es verdad, pero no idénticas.

Sobre todo nos encanta el mirador del Picón de Felipe, para llegar al cual hay que caminar como un km. El camino, que pasa en su inicio junto a un merendero con aparcamiento, lo tomamos a la derecha de la estrecha carretera que conduce al mirador del Fraile, unos 500 metros antes de llegar a él. En verdad este mirador es uno de los mejores del parque, aunque tal vez está eclipsado por la proximidad al del Fraile.

picon de felipe aldeadavila

El citado camino, en algún tramo empedrado, aporta un encanto especial a un paraje ya de por sí hermoso. Para acceder al mirador debemos abrir y volver a cerrar unas porteras que encontramos a nuestro paso. Finalmente alcanzamos una rocas en cuya parte superior está el mirador, en el cual encontramos el correspondiente panel informativo. mirador del picon de felipe

La leyenda que da nombre a este mirador nos habla de un pastor de Aldeadávila llamado Felipe, quien solía acudir con sus cabras a este paraje. El joven estaba enamorado de una muchacha del pueblo portugués de Bruçó, a la que no podía ver debido al tremendo corte que provoca el río Duero entre los territorios español y portugués. Fruto de su desesperación, Felipe tomó la determinación de picar la roca con sus propias manos, tratando de que el derrumbe provocado le permitiese cruzar el Duero.

Muy cerca de ellos hay otro interesante mirador, el de la presa de Aldeadávila (también llamado mirador de Iberdrola), que nos permite ver de cerca esta impresionante obra de ingeniería, muy popular por la espectacular altura de la presa, porque aparece en la película Doctor Zhivago y también porque es la central hidroeléctrica que más energía produce de toda España.

Aún hay otro interesante mirador en Aldeadávila: el de Rupitín, al que se llega en coche desde el pueblo, aunque también existe la posibilidad de enlazarlo a pie con el del Picón de Felipe (y por tanto a los del Fraile y de la Presa), por un largo camino que se asoma al Duero discurriendo por un terreno bastante montaraz.

Mirador de la Code

A un kilómetro del pueblo de Mieza, también en Salamanca, se encuentra el mirador de la Code, para muchos el que posee las mejores vistas. Nosotros tenemos que reconocer que es nuestro preferido. Y sobre todo es de destacar la proximidad al anterior (Aldeadávila y Mieza están a solo 14 km) y lo diferentes que uno y otro son. Aquí la roca ya no se muestra desnuda, sino cubierta por la vegetación, pues lo que vemos es la parte más frondosa del cañón del Duero. A nuestra izquierda, en la ladera española, tenemos el bosque de almez (Celtis australis) más grande de Europa. Se trata de una especie propia del sur y el este de la Península, propia de climas cálidos y por ello refugiada en las Arribes.

mirador la code mieza

Junto al mirador se encuentra, en el interior de una diminuta gruta, una imagen de la virgen del mismo nombre. En definitiva, la Code nos proporciona unas impresionantes vistas de un largo tramos del Duero y sus laderas, de hecho ya fue alabado por Miguel de Unamuno a finales del siglo XIX.

Al mirador se puede llegar en coche, existiendo un aparcamiento poco antes de llegar a él, aunque es recomendable hacer el paseo a pie, que además nos permite visitar de camino otro mirador situado poco antes de llegar a él: el mirador del Colagón del Tío Paco, que está preparado para recibir a personas con movilidad reducida, a diferencia de lo que sucede con el mirador de la Code, en el que hay que bajar por una corta pero empinada cuesta.

Lejos de ellos, pero también en término de Mieza, se halla un tercer mirador, el de la Peña del Águila, que cuenta con buenas vistas sobre el Duero, aunque un poco menos amplias que el de la Code, especialmente aguas abajo.

Mirador del Picón del Moro

Otro de los mejores miradores es el del Picón del Moro, ubicado en Saucelle. Se llega a él por la carretera que desciende hacia la presa de Saucelle, que  nos permite cruzar a Portugal. Junto a la carretera, a mano derecha y entre alcornoques, tenemos el merendero del Llano, donde comienza el camino que da acceso al mirador. Éste cuenta con una plataforma recién instalada (en 2019) que, a modo de balcón, se asoma sobre el cerro granítico en el que está colocado. Igualmente se ha habilitado un acceso que permite llegar a él sin la peligrosidad que supone caminar entre rocas, especialmente cuando el suelo está húmedo.

mirador picon del moro saucelle

Las vistas son nuevamente muy diferentes a las de los otros dos miradores reseñados. Aquí el cauce es más ancho y las laderas son más tendidas, tanto que en algunos casos pueden verse distintos cultivos sobre ellas, especialmente del lado portugués.

picón del moro

Frente a él tenemos la presa de Saucelle y el Penedo Durão, prominente cerro portugués sobre el que hay otro mirador del que enseguida hablaremos. La infraestructura del mirador, como ya hemos comentado, es bastante buena, y la distancia desde la carretera es muy pequeña. En definitiva, es otro de los imprescindibles.

picon del moro arribes del duero

Muy cerca del mirador, continuando por la misma carretera que nos ha llevado hasta él, que desciende ahora hacia la presa de Saucelle, tenemos el mirador del Salto de Saucelle. Es muy fácil de localizar porque se encuentra junto a la carretera. Recibe este nombre porque lo que se ve en primer término es precisamente la presa de Saucelle y su poblado (convertido hoy en un complejo turístico), muy cerca del cual se encuentra la desembocadura del río Huebra, uno de los principales afluentes del Duero en esta parte de las Arribes.

mirador arribes del duero saucelle

Nos ofrece buenas vistas aguas abajo, pese a que se encuentra a menos altura que el Picón del Moro. También goza de una mayor proximidad al río, lo cual se nota bastante y además ello se ve reforzado porque cuenta con un telescopio para que podamos disfrutar del paisaje desgranando cada detalle.

mirador del salto de saucelle

Si continuamos por la carretera cruzaremos el Duero y la frontera, que aquí son la misma cosa, así que no muy lejos tendremos el mirador del que ahora hablaremos: Penedo Durão, otro que no te puedes perder.

 

Mirador de Penedo Durão

En la cima de un inmenso roquedo se localiza otro de los más espectaculares y populares miradores de Arribes del Duero, el de Penedo Durão, justo en frente de los miradores del Picón del Moro y del Salto de Saucelle. Desde él contemplamos una completa panorámica del Duero, que incluye la presa y poblado de Saucelle y justo al lado la desembocadura en el Duero del río Huebra. La altura de este cerro asegura una vistas de inmensa profundidad.

miradouro penedo durão

Es el mirador tal vez más amplio y espacioso, y con seguridad el más completo en cuento a su infraestructura. Ideal para merendar en familia. Tiene un merendero, con bancos y papeleras, un bello enlosado de piedra y un espacio ajardinado que nos regala la sombra de sus árboles, que siempre se ven muy cuidados. Tampoco faltan, como no, los paneles informativos que nos explican lo que vemos. Dentro del propio mirador vemos una imagen de Nuestra Señora del Duero.

Por todo ello merece ser visitado. Y de hecho es el mirador más popular del parque natural en su vertiente portuguesa.

Mirador de la Fraga do Puio

A una distancia considerable de los cuatro miradores anteriores, ya en la parte norte del parque (cerca de Miranda do Douro), se encuentra otro de los que nos parecen imprescindibles: el mirador de la Fraga do Puio, que ofrece unas maravillosas vistas de la marcadísima curva o meandro que hace el Duero frente a él, tanto que parecemos estar ante la desembocadura de un río en otro. Dispone de una buena infraestructura, recientemente remodelada tras ser destruido el anterior equipamiento por un incendio.

miranda do douro mirador

Otra de las ventajas que tiene es su accesibilidad, puesto que se encuentra en el casco urbano de Picote. Además cuenta el mirador nada más y nada menos que con un grabado rupestre: el arquero de Picote, que lo hace doblemente atractivo. El pueblo, con una bien conservada arquitectura, también merece un paseo. En él podemos visitar al Ecomuseu da Terra de Miranda (Terra Mater). Solo los tendidos eléctricos, tan abundantes en esta zona por la proximidad a la central de Picote, afean levemente el paisaje.

Por proximidad a Picote, también recomendamos la contemplación de los cañones del Duero desde Miranda do Douro, pequeña ciudad cuya visita es casi una obligación, aunque no cuenta con ningún mirador indicado o habilitado. Sin embargo, las vistas desde la calle que da al río son muy aprovechables.

Otros miradores

Obviamente la cosa no se acaba aquí. El parque natural de Arribes del Duero / Douro Internacional cuenta con más de una treintena de miradores, cada uno de los cuales tiene un encanto especial y ofrece una panorámica distinta al resto. De hecho, cada año se habilitan nuevos miradores. Ofrecemos a continuación una completa relación de los que nos parecen más interesantes, más allá de los que ya hemos visto, y que si se tiene tiempo también recomendamos visitar.

En la parte norte de este espacio natural, allí donde el Duero todavía no es fronterizo, se encuentra el Puente de Requejo o Puente Pino que tiene también su propio mirador. Esta construcción, que data de principios del siglo XX, permitió comunicar las comarcas zamoranas de Sayago y Aliste, pues allí mismo existía una barca, que con anterioridad a la existencia del puente era la que ponía en contacto estos dos territorios. El puente es espectacular y al mismo tiempo se integra muy bien en el paisaje, habiéndose convertido en uno de los “iconos” de Arribes del Duero.

mirador puente pino arribes

En Pino del Oro hay otro mirador, llamado el Puyal de las Puyalas, dotado con un simpático y rústico tronco a modo de banco, desde el que podemos ver igualmente el puente. También desde el pueblo que hay al otro lado del río, Villadepera, podemos contemplar las Arribes, pues cuenta con su propio mirador: el Banco el Hullón, igualmente rústico y sencillo.

Vamos “bajando” hacia el sur y llegamos al mirador de Paradela (Portugal) o de la Penha das Torres, desde el que puede verse no solo el Duero y su cañón, justo en el punto en que comienza a servir de frontera entre España y Portugal, sino también el Salto de Castro y su espectacular poblado, hoy abandonado. Para nosotros éste es uno de los mejores miradores del parque natural. Se puede acceder en coche, pues la pista que llega hasta él es transitable por cualquier vehículo, que debemos estacionar donde llegamos a un merendero. En cualquier caso, el mirador no está lejos de Paradela (como a unos 2 km del pueblo), por lo que igualmente es posible acercarse a él dando un paseo.

mirador paradela

Muy cerca de Paradela, en la localidad de Aldeia Nova, se encuentra otro interesante mirador, el de São João das Arribas, situado junto a la ermita del mismo nombre, donde anteriormente existió un castro celta. Se puede llegar en coche desde el pueblo y cuenta con un merendero.

Un poco más al sur tenemos la localidad de Fariza (Zamora), que nos ofrece dos miradores muy interesantes y próximos entre sí, el de Nuestra Señora del Castillo, situado muy cerca de la ermita del mismo nombre, donde también existió un antiguo castro vetón. Es un espacioso mirador que cuenta con un recorrido por distintos paneles, que además ofrecen la información también en braille. Se trata de un espacio accesibles en silla de ruedas, gracias a una pasarela.

El camino que da acceso a estos miradores desde la localidad nos hace transitar por un bello paraje, en el que se ubica un bosque singular, se trata de una amplia masa forestal de enebros (Juniperus oxicedrus), denominados localmente jimbros o jumbrios.

Un poco más allá de la ermita, por un bello sendero entre muros de piedra, tenemos el segundo mirador, el de las Barrancas, muy rústico e integrado en el entorno, ya que se ha construido sobre la roca natural. Eso sí, no es de los más accesibles, por lo que cobra especial sentido la existencia del anterior unos metros antes.

Las vistas nos muestran, una vez más, el discurrir del Duero entre inmensos bloques graníticos y también los inmensos enebrales que cubren gran parte del término de Cozcurrita, que en realidad es la población más próxima al mirador.

En el casco urbano de Fermoselle, villa que también merece una visita, hay dos buenos miradores: el del Turrujón y el del Castillo, éste último así llamado porque allí se ubicaba el antiguo castillo de la localidad, del que apenas unos pocos restos se conservan. Fermoselle, enclavado entre los ríos Tormes y Duero, es uno de los pocos pueblos desde cuyo núcleo urbano podemos ver el Duero.

Fuera del pueblo hay otro mirador que también merece la pena visitar, el de las Escaleras (es el que aparece en la imagen), aunque el acceso en gran parte del recorrido debe hacerse al pie.

mirador escaleras fermoselle

Muy cerca de Fermoselle, en la localidad de Pinilla de Fermoselle, junto a su núcleo urbano, encontramos el mirador de la Peña del Cura, equipado con buenos paneles informativos (especialmente uno de ellos que nos explica todo lo que se ve desde el mirador), accesible para personas con problemas de movilidad y con información en braille.

mirador pinilla de fermosellePese a la calidad de su infraestructura, Pinilla tiene otro lugar cuyas vistas superan a las de este mirador. Recomendamos separarnos del pueblo un par de kilómetros, siguiendo el sendero GR-14, donde realmente obtenemos las mejor panorámica del Duero de toda esta zona, pues frente a nosotros contemplaremos en toda su extensión el espectacular meandro que desde la Peña del Cura solo veíamos parcialmente, aunque tristemente no se trata de un mirador preparado ni señalizado, sino un lugar de observación al natural.

Pero no solo hay miradores en el Duero, también en otros ríos del parque natural, como son el Águeda, el Tormes o el Huebra. Es el caso del mirador del Teso de San Cristóbal, en Villarino de los Aires (Salamanca). Para llegar a él hemos de salir del pueblo en dirección a Trabanca y de la misma salida, a mano izquierda, parte la pista asfaltada (está señalizado en la propia carretera, pero solamente en el sentido de entrada a Villarino) que nos lleva hasta él.

mirador teso san cristobal

Desde esta atalaya no solo se ve el cañón del Tormes, y la aliseda que se ha formado en sus orillas (este es uno de los pocos tramos en los que el agua de todos estos ríos no está embalsada, correspondiendo con su cauce natural), sino que también avistamos las localidades de Fermoselle (Zamora) y Bemposta (Portugal). También nos sorprende en el mismo mirador la presencia de enormes rocas redondeadas y colocadas caprichosamente una sencima de otras.

mirador villarino de los aires

Toda la zona inmediatamente anterior al mirador es un espacio muy amplio, en el que hay un merendero (¡tenemos hasta un burladero!) y por supuesto la ermita de San Cristóbal. Se trata de un espacio muy importante para el pueblo y en el que todos los años (el lunes de Pascua) se celebra una popular romería.

mirador tormes

Se ha especulado con la posibilidad de que el enclave en el que está situado el mirador fuera hace mucho tiempo un santuario rupestre, cosa que no parece del todo clara.

Un mirador en cierto modo semejante al anterior, por encontrarse también junto a una ermita, es el de Nuestra Señora del Castillo (Pereña de la Ribera), en este caso con vistas al Duero. Pereña es una localidad conocida, sobre todo, por la presencia del Pozo de los Humos. Una vez más, el emplazamiento donde se encuentra el mirador ya albergó un castro celta hace miles de años.

mirador pereña

Ya en Portugal hay que reseñar dos miradores muy próximos, el del Carrascalinho y el de la Cruzinha, situados ambos cerca de la localidad de Lagoaça, aunque el primero pertenece a otra población denominada Fornos. El primero de ellos cuenta con muy poca infraestructura: solo una gran roca que se asoma al cañón del Duero y en la que debemos tener cuidado, especialmente si está mojada por la lluvia. Las carencias de acondicionamiento del espacio se suplen con las vistas, impresionantes. La orilla española está cubierta por infinidad de almeces, pues no olvidemos que en frente tenemos la localidad de Mieza.

mirador carrascaliño

El acceso se realiza a través de un camino de tierra, de unos 2 km largos, que parte de la nacional 221 en las inmediaciones de Lagoaça y que nos permite llegar hasta el mirador en coche.

mirador arribes portugal

Por su parte, el mirador de la Cruzinha, se encuentra mucho más próximo al casco urbano de Lagoaça. Nos ofrece una panorámica del Duero en la que el río describe una “V” y que incluye también el Poblado de la Verde, situado muy cerca del embalse de Aldeadávila. Tranquilo y accesible, este mirador dispone de una merendero, donde encontramos sombra y una fuente.

mirador cruciña

El mirador debe su nombre a una antigua cruz de piedra que podemos ver en él. Tanto uno como otro, pese a que sus vistas son muy diferentes, se encuentran casi en frente del mirador de la Code.

miradouro cruzinha lagoaça

Un poco más al sur, también en la vertiente portuguesa del parque, encontramos el mirador do Colado. Tomando la carretera que parte de la nacional N-221 y nos lleva hasta Mazouco, una de las localidades más próximas al Duero y que cuenta con el atractivo de unos interesantes grabados rupestres, nos topamos con este mirador.

mirador colado mazouco

Resulta llamativo cómo la pendiente de la ladera portuguesa se reduce considerablemente, dejando por un breve espacio de terreno, de ofrecer la característica imagen del Duero encajado entre bloques de piedra, que sí persiste al otro lado del río.

Seguimos. Junto a la pista asfaltada que desciende desde la localidad de Vilvestre (Salamanca) hasta el embarcadero de la Barca, de donde salen los cruceros por el Duero (con salida también desde Freixo de Espada à Cinta), encontramos el mirador del Reventón de la Barca.

mirador vilvestre

Totalmente accesible y junto a esta empinada carretera tenemos el mirador. El paisaje que nos regala es el típico de esta zona del Duero (el embalse de Saucelle), una amplia superficie inundada y laderas con menos pendiente que más al norte.

el reventon de la barca

En la parte más meridional del parque, concretamente en la localidad de la Fregeneda, encontramos el mirador de Mafeito. De nuevo, el paisaje que nos ofrece no es ya el de un río encajonado entre bloques de roca sino que se parece más al Douro portugués Patrimonio de la Humanidad que comienza poco más abajo.

mirador mafeito

El acceso al mirador es muy sencillo. De la carretera que desciende desde la Fregeneda a la frontera (en concreto a la localidad de Barca de Alba y al muelle fluvial de Vegaterrón) arranca el camino que nos lleva hasta él, perfectamente indicado y que incluso continúa en dirección al río, dejando atrás el propio mirador. Éste posee una plataforma que nos hace sobresalir respecto al terreno y admirar mejor lo que tenemos a la vista, que no es otra cosa que la suavemente inclinada ladera portuguesa ocupada en gran parte por viñedos.

fregeneda arribes

Pero éstos no son todos, sino solo los que hemos considerado más relevantes. Hay otros miradores en las Arribes, como el de Peña Redonda (en Villardiegua de la Ribera, Zamora, ubicado junto a las ruinas de la ermita de Sanamede y con vistas a Vale de Águia, localidad en la que terminan los cruceros por el Duero con salida en Miranda do Douro), el de Picões (Peredo de Bemposta, Portugal), el del Alto da Sapinha (situado junto a la carretera de Barca de Alba a Castelo Rodrigo, cuenta con un merendero y nos muestra la desembocadura del Águeda en el Duero y la localidad de Barca de Alba), los del Contrabando y de la Peña de la Vela (Hinojosa de Duero, Salamanca), éste segundo situado en frente del Penedo Durão, el del Monte Gudín (Vilvestre. Salamanca), el asomadero de los Regatos (en Mámoles, Zamora) o los tres que existen en las proximidades del casco urbano de Villarino de los Aires (Salamanca).

asomadero los regatos mamoles

Otros miradores del parque natural nos ofrecen perspectivas de ríos también encañonados, pero distintos al Duero, como es el caso del mirador del Molinillo (Sobradillo), sobre el río Águeda, o los miradores del Fraile y la Monja (Saldeana) y de Las Janas (Saucelle), ambos sobre el cañón del río Huebra, todos ellos situados en la provincia de Salamanca. A ellos podemos añadir el mirador de la presa de Almendra, que además del cañón del Tormes, nos muestra esta colosal construcción.

Qué ver en la comarca de Aliste (Zamora)

En esta entrada vamos a contarte qué puedes ver y hacer en Aliste, nuestra tierra, durante tu estancia. La comarca goza de una situación privilegiada, pues la parte norte se encuentra en un espacio natural protegido, como es la reserva de la Sierra de la Culebra, y la parte suroriental dentro de otro, el parque natural Arribes del Duero, de gran interés para la práctica del ecoturismo en ambos casos. Si quieres profundizar en la oferta de ocio disponible en esos dos espacios naturales, aquí tienes más información:

que ver en aliste zamora

Aliste cuenta con amplios bosques en los que disfrutar de la naturaleza más pura

También muy cerca de Aliste tenemos la prolongación natural, en tierras portuguesas, de esos dos espacios protegidos: los parques naturales de Montesinho y del Douro Internacional, respectivamente.

Es esa situación fronteriza la que hace que nuestro territorio esté muy próximo a varios enclaves portugueses de gran interés para el visitante, como son Miranda do Douro, Bragança o Rio de Onor. Igualmente, a más o menos una hora de distancia (o más cerca, según el pueblo del que salgamos) se encuentran Zamora y Puebla de Sanabria.

rio manzanas

El río Manzanas (Maçãs, en portugués) establece la frontera entre en los dos países en la parte occidental de Aliste

Pero volvamos al interior de la comarca. Tradicionalmente Aliste se ha conocido, sobre todo, por la calidad de su carne, en especial la ternera; de hecho cuenta con su propia IGP: Ternera de Aliste. Y todavía hoy seguramente la mayor parte de los visitantes que recibe la zona vienen motivados por las excelencias de sus restaurantes. Son especialmente famosos los situados en las localidades de San Vitero, Grisuela y Rabanales, aunque hay más pueblos que cuentan con restaurantes de calidad.

Lo más típico es la chuleta y el chuletón de ternera. También las mollejas de ternera, que en cada establecimiento se elaboran de una manera. En Grisuela, por ejemplo, son muy afamadas las chuletillas de cordero. Y ojo al pan de la zona, que tampoco suele ser nada malo. Finalmente, un apunte referido a la repostería: los golosos no se pueden ir de Aliste sin probar los borrachos de Alcañices, aunque también la “Tarta de Bercianos” (se puede adquirir en esta localidad y además la ofrecen algunos restaurantes) es muy afamada.

chuletillas cordero grisuela

Chuletillas de cordero (Grisuela)

Otros productos de la zona son también muy apreciados, como es el caso de la miel, ya que la flora local es tremendamente rica en especies melíferas. Plantas como el brezo, el tomillo, el roble, la encina o el castaño son abundantes en Aliste. Además, la producción de miel que tiene lugar en la comarca es prácticamente toda ella artesanal y el producto resultante es, por tanto, totalmente natural. En Aliste incluso puedes vivir la experiencia de ser apicultor por un día.

No abandonamos la cuestión culinaria, pues hay que añadir un elemento que, sobre todo en los últimos años, se ha incorporado, y de qué manera, a la oferta gastronómica de Aliste: las setas silvestres. Y dentro de ellas, especialmente los “boletus de jara”, tan típicos de la zona, aunque en los restaurantes es posible degustar más de una decena de setas diferentes (sobre todo durante la temporada de otoño) presentadas en distintas elaboraciones. Además, durante el otoño los restaurantes de Aliste, junto con los de la vecina comarca de Tábara, ofrecen menús micológicos dentro de unas jornadas gastronómicas que cada año tiene más aceptación.

menus setas jornadas aliste

Jornadas mico-gastronómicas de Aliste

Dejamos ya a un lado el turismo gastronómico, pero no las setas, porque de ellas también podemos disfrutar en el campo. Son cada vez más los aficionados a la micología que se acercan hasta la comarca para recolectar setas: boletos de distinto tipo, chantarelas, níscalos, huevos de rey y un sinfín de especies comestibles que en temporada son frecuentes en los montes alistanos. Como complemento a estas excursiones, es posible visitar el Museo Micológico de Rabanales, centro de referencia a nivel nacional desde el cual también se llevan a cabo salidas guiadas para identificar y recolectar setas en el monte. De la misma manera, desde Naturaliste te ofrecemos la posibilidad de realizar rutas micológicas guiadas para que disfrutes del bosque y de las setas acompañado por un profesional en la materia.

centro micológico de rabanales

Visita guiada al Museo Micológico

Y hablando de rutas, hay que hacer mención a dos actividades que en la zona encuentran un escenario ideal: el senderismo y el BTT. Desde hace años existen en la zona varios senderos señalizados para completar a pie. En concreto los ayuntamientos de Riofrío y Trabazos han señalizado diferentes rutas de senderismo. De las que hay en el municipio de Riofrío os recomendamos la ruta de las Madroñeras, en las localidades de Sarracín y Cabañas de Aliste, y entre las de Trabazos destacamos la de Peña Beneita, que discurre por los bellos parajes de la localidad de Nuez. Existe otro recorrido señalizado, espectacular (sobre todo en primavera y finales de otoño), que discurre por la zona de Arribes del Duero, aunque fuera del cañón del Duero, en concreto por los pueblos de Brandilanes y Castro de Alcañices.

aliste senderismo

De ruta por la ribera de Brandilanes

Respecto a las rutas en BTT, también en Trabazos, Rabanales y otros municipios hay senderos señalizados. Algunos de ellos puedes encontrarlos aquí. De hecho, en esos dos municipios se realizan anualmente pruebas deportivas de BTT / MTB, con salida en las localidades de Nuez y Ufones respectivamente, en las que se dan cita centenares de aficionados a la bici, siendo especialmente multitudinaria la de Ufones, denominada “los Castros de Aliste”. También en Ceadea tiene lugar todos los años otra prueba de BTT: la llamada “ruta del Contrabando”.

marcha btt ufones 2019

Los amantes de la naturaleza encontrarán en la comarca bellos parajes y, en particular quienes disfrutan con la observación de fauna, disponen de dos lugares emblemáticos: uno para la observación del lobo ibérico y la berrea del ciervo (la Sierra de la Culebra) y otro para la observación de aves o birdwatching (el parque natural Arribes del Duero), especialmente para ver aves rapaces y la mítica cigüeña negra.

ver lobos en aliste

Observación de lobo ibérico en la Sierra de la Culebra

Cambiando completamente de tercio, aquellos que busquen darse un chapuzón en el buen tiempo han de saber que en Aliste hay varias playas fluviales, como la de la Chanera, en el internacional río Manzanas (los portugueses llaman a este área recreativa O Colado, situada entre las localidades de Nuez y San Martín del Pedroso), disponiendo de dos chiringuitos (uno en cada orilla, o lo que es lo mismo, cada uno en un país) más una zona de acampada en la orilla portuguesa, donde además se celebra todos los años un interesante festival: el Quintanilha Rock.

Otra playa, ésta con excelente infraestructura (además de su chiringuito cuenta en sus proximidades con restaurante, alojamientos, bares, etc.) es la de Ricobayo, en el embalse del mismo nombre. Pero hay más lugares para el baño, como las piscinas naturales de Riomanzanas, Villarino de Manzanas o Alcañices (área fluvial de Palazuelo). Naturalmente, hay varios pueblos que también cuentan con piscina, como es el caso de Rabanales, Alcañices, San Vitero, etc.

playa chanera nuez

Playa fluvial de la Chanera

Y es preciso mencionar también otras dos playas muy próximas a la comarca y de muy buena calidad, como son las de Villardeciervos (playa de los Molinos) y la de Cional, que se encuentran al otro lado de la Sierra de la Culebra, ya en la zona de la Carballeda. En las dos, además, hay buena sombra, especialmente en la de Villardeciervos, al encontrarse en un robledal. Y, como no, la playa de Azibo, ya en Portugal. Está un poco más lejos de Aliste que las anteriores, pero está considerada como una de las mejores playas fluviales de la Península Ibérica.

playa de cional

Playa de Cional

Aunque prometimos no volver a hablar de gastronomía, en Aliste eso es complicado, así que también daremos una breve pincelada sobre algunas de las bodegas visitables que tenemos en la comarca. Desde hace varios años, unos cuantos productores de vino locales se han asociado bajo la marca vinos de la Sierra de la Culebra, algunos de los cuales ofrecen visitas a sus instalaciones, como es el caso de las bodegas Aliste (Figueruela de Abajo) o de las bodegas Castromendi (San Blas).

bodegas castromendi san blas

Visita a la bodega Castromendi

.

Aliste cultural: para los amantes del patrimonio

Quienes gusten de los monumentos y la historia no van a encontrar en Aliste grandes castillos ni suntuosas catedrales, pero sí algunas construcciones y yacimientos arqueológicos de gran interés histórico y patrimonial. Hay que decir que la localidad más monumental es Alcañices, villa templaria y fronteriza en la que a finales del s. XIII se delimitó la que se considera como la frontera más antigua de Europa: la que hoy divide España y Portugal. Sin embargo, ya no se conservan sino restos de su antiguo recinto amurallado, en especial cuatro de sus cubos, uno de los cuales alberga un antiguo reloj que se ha convertido en todo un emblema de la localidad. También son interesantes el santuario de la Virgen de la Salud (popularmente denominado “el convento”, del s. XVI), la iglesia parroquial (de origen románico y que exhibe en su entrada varios restos arqueológicos), el antiguo palacio de los marqueses de Alcañices (hoy convertido en residencia de ancianos), sus fuentes y lavaderos, etc. Puedes obtener más información sobre los monumentos de la villa en esta entrada sobre qué ver en Alcañices.

patrimonio alcañices

Piezas expuestas en el portal de la parroquia de Alcañices

Si de patrimonio hablamos, otra de las principales localidades a visitar es Carbajales de Alba, situada en la subcomarca alistana de la Tierra de Alba (de cuyo territorio es la “capital”). En Carbajales destacan los restos del antiguo fuerte de San Carlos, construido en la Edad Moderna, en tiempos de las guerras con Portugal, así como su iglesia, dedicada a San Pedro, o el museo del traje carbajalino, pues esta localidad, donde el sector textil tuvo siempre una gran importancia, posee la indumentaria tradicional femenina más prestigiosa de la provincia de Zamora. Sin salir de la Tierra de Alba merece la pena visitar también las ruinas del Castillo de Alba, fortaleza que perteneció a la orden de los templarios.

fuerte carbajales de alba

Fuerte de San Carlos (Carbajales de Alba)

El hecho de que una importante calzada romana atravesase la comarca (la vía XVII del itinerario de Antonino, que comunicaba Brácara y Astúrica, es decir, Braga y Astorga) y la profusión con la que aparecen los castros prerromanos en la zona hacen que Aliste ofrezca el máximo interés a los interesados por la arqueología. Otro ramal de esta vía XVII pasaba por Gallegos del Campo (en cuya iglesia se conserva un miliario), San Vitero (donde además de otro miliario, podemos ver una escultura zoomorfa, ambas piezas en las proximidades de la iglesia) y Rabanales, cuyo núcleo urbano está repleto de restos romanos (procedentes del Castrico, yacimiento muy cercano al pueblo) y en especial su iglesia, que exhibe en la fachada varias estelas funerarias así como dos esculturas fálicas, cuya simbología se ha relacionado con la fertilidad.

rabanales falos

Elementos arqueológicos en los exteriores de la iglesia de Rabanales

Como decimos, en Aliste existe una elevadísima concentración de castros (la mayoría de origen prerromano, atribuidos a las tribu astur de los zoelas), aunque tristemente muy pocos o casi ninguno se han excavado y mucho menos se han acondicionado para su visita e interpretación por el visitante curioso, como sí ocurre en otras zonas no muy lejanas. Sin embargo, algunos de ellos, por su majestuosidad, sí pueden ser visitados, como es el caso del castro del Cerco, situado en Sejas de Aliste, muy cerca de la carretera nacional 122, el castro del Pedroso, también en las proximidades de la N-122 y que cuenta con un abrigo en el que hay grabados rupestres. Pero de entre todos ellos destaca el castro de la Encarnación, situado en la pequeña localidad de Mellanes, muy cerca de Rabanales. En este yacimiento, excavado en los últimos años, se aprecian perfectamente las defensas artificiales (murallas y fosos) de las que el antiguo poblamiento disponía.

castros aliste zamora

Jornada de puertas abiertas de la excavación del castro de la Encarnación

Si hablamos de lugares de gran valor arqueológico, en inevitable referirse a la localidad alistana de Pino del Oro, en cuyo término existe uno de los yacimientos más importantes del norte de la Península. Su antigua zona minera, de época romana, nos muestra diferentes estructuras utilizadas hace casi 2.000 años para la obtención de este preciado metal.

pino del oro arribes del duero

Otros elementos de interés cultural (en este caso de valor etnográfico), son las múltiples construcciones que encontramos en los paisajes alistanos: puentes y pontones de piedra, corralas o pariciones, palomares, etc. De este todo ellos destacan los molinos de agua, algunos de ellos bien conservados (o restaurados) y en funcionamiento, como es el caso del Molino de los Genicios, cuyo interior se halla musealizado, también en Mellanes.

 

Otros lugares que no puedes dejar de visitar en Aliste

Obviamente en la comarca hay muchos otros rincones que merecen ser visitados. Mencionaremos ahora varios de ellos, aunque seguramente nos dejaremos alguno. Empezamos por un lugar que, aunque se encuentra al otro lado de la frontera, es un mirador que nos ofrece una panorámica de tierras alistanas. Se trata de uno de los mejores miradores del parque natural Douro Internacional (las Arribes del Duero, del lado portugués), el de la Penha das Torres, situado en la localidad de Paradela (que por cierto es el pueblo más oriental de todo Portugal), desde donde se ve, además del imponente Duero, el poblado del salto de Castro, ubicado en un bello paraje. De hecho Paradela se encuentra a escasos 4 km de Castro de Alcañices, desde donde podemos acercarnos por carretera.

mirador paradela arribes

Mirador de la “Penha das Torres”

Otro de los rincones que recomendamos visitar (especialmente si se va con niños) es la finca “el Arca de Noé”, situada en San Juan del Rebollar. En ella encontraremos reproducciones en metal de buena parte de la fauna alistana. Su propietario y creador, Tribu, con gusto nos la enseñará, sobre todo los fines de semana, en los que la finca casi siempre está abierta para recibir visitas.

san juan aliste

Finca “el Arca de Noé” (San Juan del Rebollar)

En dos localidades muy próximas entre sí (Figueruela de Arriba y Figueruela de Abajo), nos encontraremos con un par de curiosidades que os gustarán a los que busquéis cosas diferentes. Dos vecinos de esos pueblos han dejado su impronta en el entorno. En el término de Figueruela de Arriba, Jacinto del Buey ha construido y colocado hasta 17 relojes de sol, algunos de los cuales se pueden ver en su núcleo urbano. Se trata de la mayor concentración de relojes de sol de toda España. Por su parte, Pascual Estévez esculpió en roca, a principios del siglo XX, cuatro caras humanas que colocó en las paredes de diferentes viviendas y corrales del pueblo, en cuya construcción trabajó. Hoy podemos buscarlas y admirarlas, como elemento singular de la interesante arquitectura popular alistana.

rostro humano arquitectura popular figueruela

Uno de los rostros de Figueruela de Abajo (foto de Bernard Chenot)

.

Eventos que tienen lugar en la comarca

A lo largo del año tienen lugar varios eventos que merece la pena visitar. Uno de los más populares es la feria del burro de San Vitero, que se celebra en torno al 19 de marzo, haciéndola coincidir con la romería del Cristo del Campo. Esta actividad, en la que los burros de la raza zamorano-leonesa son los protagonistas, suele ser bastante multitudinaria, especialmente los años en los que la meteorología de la jornada es favorable. La mencionada romería tiene lugar dos veces al año, también se realiza en torno al 14 de septiembre, coincidiendo en este caso con otra fiesta popular muy interesante: la feria del pastor y la trashumacia, en la que los ganados trashumantes regresan de su estancia veraniega en las sierras de Sanabria.

feria-burro-san-vitero

Feria del burro de San Vitero

Más eventos, en este caso relacionados con la gastronomía, y en particular con un producto típicamente alistano como es la castaña, son la Fiesta de la Castaña de Sejas y el Magosto de Trabazos, en ambos casos celebrados en torno al día de Todos los Santos  y que incluyen en sus respectivos programas muchas más actividades culturales, deportivas, etc. A finales de año se organiza en la pequeña localidad Latedo, en la que mayor protagonismo tenía la olivicultura de toda la comarca, una jornada dedicada a la producción tradicional de aceite de oliva. En ella podemos ver cómo se obtenía el aceite, y en los últimos años también el proceso de cocción del pan en un horno tradicional. Los amantes de la etnografía y de lo auténtico no van a encontrar un plan mejor.

lagar latedo

Obteniendo el aceite en “la Llagar” de Latedo (foto de Carlos Blanco).

También es muy popular la hermosa y sobria procesión del Santo Entierro que se celebra todos los Viernes Santos en Bercianos de Aliste, declarada recientemente Bien de Interés Cultural Inmaterial y Fiesta de Interés Turístico de Castilla y León. Cuenta además , desde hace muy poco tiempo, con su propio centro de interpretación que se puede visitar todo el año. Sin salir del ámbito religioso, son muy concurridas las distintas romerías que tienen lugar en la zona, entre las que destacan la de la Luz (en Moveros/Constantim) o la Pitisqueira (también llamada la Festiña, en Villarino de Manzanas/Petisqueira), de carácter internacional por celebrarse en la misma frontera, la de la virgen de la Salud (patrona de la comarca), celebrada en Alcañices, y otras como el Naso o la Ribiriña, que tienen lugar ya en tierras portuguesas pero que se sienten igualmente como propias.

.

Qué ver cerca de Aliste

Ya comentamos a lo largo de esta entrada algunos de los principales puntos de interés para el visitante en las proximidades de la comarca. Nos gustaría ahora ampliar un poco más esa nómina de lugares a visitar.

Por ejemplo muy cerca, nada más cruzar la Sierra de la Culebra, se encuentra la localidad de Villardeciervos, declarada Conjunto Histórico y verdadero centro neurálgico del ecoturismo lobero de la Sierra. En la misma ruta queda la pequeña aldea, que llegó a estar totalmente despoblada, de Santa Cruz de los Cuérragos, declarada Conjunto Etnográfico por su arquitectura popular bien conservada. Entre una y otra localidad se encuentra Sagallos, donde se puede visitar el Centro de Interpretación de la Miel. Todos estos pueblos pertenecen a la vecina comarca de la Carballeda.

caño grande villardeciervos

El Caño Grande (Villardeciervos)

Ya en Portugal, pero muy cerca de Alcañices (a escasos 15 minutos) se encuentra la interesante localidad de Vimioso, que normalmente pasa desapercibida para los turistas, pero que realmente tiene interés para el viajero curioso, tanto la villa como el resto del municipio que lleva su nombre. Aquí puedes encontrar más información sobre qué ver en Vimioso.

También muy cerca de la comarca, poco después de cruzar el río Esla en dirección a Zamora, se encuentra la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave, uno de los pocos edificios de este estilo arquitectónico que han llegado hasta nuestros días en la Península Ibérica y que en este caso fue trasladada piedra a piedra para evitar que quedase sumergida bajo las aguas del embalse de Ricobayo.

Esperamos haber contribuido a mostrar los aspectos de mayor interés de un de un territorio tan bello e interesante como desconocido, como es la comarca de Aliste, y te animamos que nos comentes qué te ha parecido la zona en tu estancia en ella o igualmente que nos comuniques otras cosas que se pueden ver en la zona y que nos hemos olvidado.

Qué ver en Arribes del Duero: Zamora, Salamanca y Portugal

El extensísimo parque natural Arribes del Duero (y su homólogo portugués, el parque natural do Douro Internacional) ofrece al visitante una amplia oferta de ocio, tanto en lo referente a lugares dignos de visitar como en cuanto a las diferentes actividades que aquí podemos realizar. Nosotros lo conocemos bien, pues además de ser de la zona, se lo hemos enseñado a mucha gente como guías acompañantes. Pero, como quienes se acercan a descubrir un territorio así de grande no siempre disponen de mucho tiempo, vamos a enumerar y a describir solo algunos de los principales recursos turísticos de este espacio natural y sus alrededores.

que ver en arribes del duero

Cañones rocosos de las Arribes

Como decíamos, el parque natural es muy extenso (comprende más de 100.000 hectáreas), así que hay tanto que ver en los Arribes del Duero que vamos a clasificar los recursos turísticos en distintas categorías (miradores, pueblos con encanto, actividades, etc.), indicando si se encuentran en la parte de Zamora, en la de Salamanca o en la de Portugal.

 

Miradores de Arribes del Duero

Como el rasgo que mejor define a las Arribes es su espectacular paisaje, especialmente el que generan los cañones por los que discurre el río, es natural que el parque posea gran cantidad de miradores desde los que alegrarnos la vista. No nos vamos a detener mucho en ellos, pues en breve le dedicamos una entrada específica al asunto (que se llamará “los mejores miradores de Arribes del Duero”). En este caso simplemente vamos a recomendar los que nos parecen más interesantes (de norte a sur).

las arribes

Mirador del Salto (Saucelle)

Recomendamos el mirador de Paradela (Portugal), desde el que puede verse no solo el Duero, sino también el Salto de Castro y su espectacular poblado, hoy abandonado. Se puede acceder en coche, aunque no está lejos del pueblo. También en Portugal, tenemos el mirador de la Fraga do Puio, ubicado junto al casco urbano de la aldea de Picote (Picuote, en mirandés), con excelente infraestructura y situado frente a una pronunciada curva del Duero. Tiene el plus de que en el propio mirador existe un interesante grabado rupestre: el arquero de Picote.

arribes del duero que ver

Vistas desde la Code (Mieza)

Dentro del núcleo urbano de Fermoselle (Zamora, España) hay dos buenos miradores, que además ofrecen panorámicas muy distintas a las anteriores; son los miradores del Turrujón y del Castillo. Como Fermoselle es una de las localidades del parque que no se pueden dejar de visitar, es bien sencillo acceder a ellos.

mirador picon del moro saucelle

Picón del Moro (Saucelle)

Ya en la provincia de Salamanca, en concreto en la localidad de Aldeadávila, tenemos el mirador del Picón del Fraile, quizá el más conocido de todo el parque, que ofrece una vista inigualable del profundo encajonamiento, entre rocas, del Duero. Además, muy cerca de él tenemos otro mirador espectacular: el del Picón de Felipe.

mirador del fraile arribes del duero

Mirador del Fraile (Aldeadávila)

En Mieza, también en Salamanca, como a un kilómetro del pueblo, recomendamos la visita al mirador de la Code, junto al que se venera la virgen del mismo nombre. Sus vistas son espectaculares; sin duda se trata de uno de los mejores miradores del parque natural.

arribes del duero

Paisaje desde el Picón de Felipe

Dejamos dos recomendaciones para el final, situadas en la parte más meridional del parque: el mirador del Picón del Moro, en Saucelle, y frente a él, y por tanto ya del otro lado de la frontera, el de Penedo Durão, muy amplio y espacioso (ideal para merendar en familia) y uno de los más populares de la parte portuguesa.

 

Pueblos con encanto que no te debes perder

Quizá la localidad más monumental y conocida de las Arribes es Miranda do Douro, que conserva sus murallas medievales, la o catedral así como las ruinas de su antiguo castillo, entre otros monumentos de interés. Miranda también destaca por su gran oferta hotelera y hostelera (recomendable probar el bacalao y la posta mirandesa en sus restaurantes, donde se come muy bien a un precio más que razonable), por su zona comercial y por el crucero por el Duero que puedes realizar desde la propia localidad. Aquí puedes encontrar más información sobre qué ver en Miranda do Douro.

miranda do douro

Una de las puertas del recinto amurallado de Miranda do Douro

En la provincia de Zamora, aunque ya en el límite con la de Salamanca, se encuentra Fermoselle, “el pueblo de las mil bodegas”, otro de los puntos calientes de Arribes del Duero. Además de la posibilidad de visitar una de sus muchas bodegas o la Casa del Parque, nos ofrece un rico patrimonio, muchos alojamientos y también un espectacular paseo en barco por el Duero. En este enlace puedes ver todo lo que hay que ver en Fermoselle.

que hacer en arribes del duero

Castillo de San Felices de los Gallegos

De nuevo en Portugal encontramos otra villa histórica: Freixo de Espada à Cinta, donde el protagonista es el arte manuelino y la seda, aunque tampoco le falta su propio crucero por el Duero, que también puede cogerse desde la localidad española de Vilvestre. Una vez más, en otra entrada te ofrecemos más información sobre lo que puedes ver en Freixo de Espada à Cinta.

iglesia freixo de espada à cinta

Una de las puertas de la iglesia de San Miguel (Freixo de Espada à Cinta)

En el extremo sur del parque, un poco alejada del Duero, tenemos la villa histórica de San Felices de los Gallegos, donde destaca la torre del homenaje del antiguo castillo y su recinto amurallado. También cuenta con un verraco o escultura zoomorfa vetona: el llamado “Burro de san Antón.

Otras cosas para ver en Arribes del Duero

Vamos a mencionar ahora algunos otros lugares de interés turístico dentro del parque natural. El primero de ellos, como no podía ser de otra manera, es el Pozo de  los Humos, una impresionante cascada natural que, no obstante, únicamente podemos ver en su plenitud cuando el caudal del río Uces es elevando, lo cual en los últimos años solo ocurre muy puntualmente. En la zona, sin embargo, existen otras cascadas, como el Pozo Airón, muy cercano al Pozo de los Humos, o la cascada de Abelón.

pozo de los humos

El Pozo de los Humos desde el lado de Pereña

Los aficionados a la historia pueden descubrir un buen número de lugares de interés arqueológico, como la zona minera de época romana de Pino del Oro, uno de los yacimientos más importantes del norte de la Península. En esta localidad también podemos disfrutar del impresionante Puente Pino o Puente de Requejo. Muy cerca se encuentra la localidad de Villadepera, donde es posible visitar una galería minera subterránea explotada hasta tiempos recientes pero que se cree que puede tener también un origen romano. Y muy cerca de Villadepera está Villardiegua de la Ribera, en cuyo núcleo urbano encontramos otra escultura vetona. Lo cierto es que la zona de las Arribes es muy rica en este tipo de piezas arqueológicas, pues también existen otras esculturas zoomorfas de esta misma época, además de la citada de San Felices, en las localidades de Lumbrales, ya en la parte salmantina del parque, y de Picote, en Portugal.

pino del oro arribes del duero

Cazoletas en la roca para la obtención de oro (Pino del Oro)

Y hablando de vetones, sería imperdonable no visitar el impresionante castro de las Merchanas, situado en la localidad salmantina de Lumbrales, o el de Saldeana, e incluso el de Yecla de Yeltes (uno de los castros más importantes del la Península), ya fuera del parque pero no muy lejos de los anteriores. En la orilla portuguesa podemos visitar el de Vilarinho dos Galegos.

Castro de Vilarinho dos Galegos

Castro de Vilarinho dos Galegos

Una construcción muy interesante, ya de la Edad Moderna, es el Fuerte de Torregamones, pequeño fortín construido en la época de las guerras contra Portugal (de hecho se sitúa justo enfrente de Miranda do Douro). En esta misma localidad zamorana encontramos un conjunto de construcciones pastoriles muy peculiar: los chiviteros.

arribes del duero torregamones

Fuerte de Torregamones

También hay lugares de interés histórico y arqueológico en Sobradillo (torre del homenaje), Vilvestre (restos del castillo, un taller neolítico y el museo  de la Casa de los Frailes, que ofrece una excelente colección de piezas, en su mayoría de época prehistórica), Mazouco (grabados rupestres) o Aldeadávila (tumbas del encinar).

Qué hacer en Arribes del Duero

   Los cruceros o paseos en barco por el Duero

Con el paso de los años han ido entrando en funcionamiento distintas embarcaciones que realizar pequeños recorridos turísticos por el Duero que nos permiten disfrutar del paisaje desde el interior del río. Nosotros trabajamos con cuatro de ellas:

El crucero ambiental de Miranda do Douro es, quizá, el más conocido de todos. Se trata de un recorrido muy turístico y popular que parte de esta pequeña ciudad portuguesa y que normalmente tiene una hora de duración (su precio son 18€/adulto), a la que se añade otra media hora de actividades en el embarcadero de la Estación Biológica Internacional. Este barco es el más grande de todos los que navegan por las Arribes, pues tiene capacidad para 120 tripulantes.

barco douro internacional

Barco de Miranda do Douro

El crucero de Fermoselle (España) o de Bemposta (Portugal), pues realmente tiene lugar entre una y otra localidad (en el embalse de Bemposta), es un paseo en barco más largo que el anterior (de 2:30 h). Se realiza en un barco pequeño, de 16 plazas, que al ser descubierto permite un mayor contacto con el entorno natural. Su precio son 25€/adulto y se puede reservar en exclusiva.

excursion en barco arribes del duero

Barco de Bemposta o Fermoselle

Los cruceros con salida en Freixo de Espada à Cinta (Portugal) o Vilvestre (España) se realizan en un barco de 55 plazas y tienen una duración de 2:30 h y 1:30 h respectivamente. El recorrido discurre por una zona muy distinta a las anteriores, aunque igualmente espectacular. Aquí en lugar de cañones rocosos tenemos laderas más tendidas, cubiertas de olivares y otros cultivos mediterráneos. El precio del billete son 15 €/adulto.

ruta en barco arribes del duero

Los cruceros desde Vegaterrón (Salamanca) hacen dos rutas distintas: paseos en barco cortos por las Arribes salmantinas (de 1:30 h) o bien cruceros de 3 horas por el Alto Douro Vinhateiro portugués (con descenso de la esclusa de Pocinho) complementados con otras actividades, como visita a la aldea histórica de Castelo Rodrigo, etc.

   Más actividades en el agua: kayak, paddle surf, etc.

Tratándose de un espacio natural cuyo principal protagonista es el río Duero, es natural que sus aguas sean el escenario de multitud de propuestas de ocio, como las rutas guiadas en kayak o piragua, que nosotros te ofrecemos tanto en la zona de Miranda do Douro como en la de Fermoselle. También es posible alquilar estas embarcaciones e incluso practicar paddle surf en los cañones del Duero.

kayak en arribes del duero

Kayak en Arribes del Duero

Por supuesto, la dificultad de acceso a multitud de lugares interesantes dentro del parque natural en un vehículo (turismo) convencional hace que otro de los productos turísticos más demandados sean las rutas en 4×4 o el  senderismo.

Qué ver cerca de Arribes del Duero

Cerca del parque natural encontramos otros puntos de interés turístico, como la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave, muy cercana al extremo norte del parque natural de Arribes, o los parques arqueológicos del Valle del Coa (Portugal) y Siega Verde (España), declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que constituyen el mayor conjunto de arte rupestre paleolítico al aire libre del mundo, muy próximos al extremo sur de Arribes del Duero/Douro Internacional.

almeida portugal

Fuerte de Almeida (Portugal)

Tampoco debemos olvidarnos de aquellas localidades de interés monumental cercanas a este espacio natural, que son muchas, como Almeida, Castelo Rodrigo, Castelo Melhor, Ledesma, Ciudad Rodrigo, Zamora, Bragança o Salamanca, lo que permite realizar un completo tour de varios días por la zona.

La raya ¿desierto u oasis?

Aclaramos de antemano que no vamos a hacer aquí un alegato en favor de la terrible sangría poblacional que asola a todo nuestro medio rural, y en especial a este rincón olvidado de Iberia en el que nos encontramos. Al contrario, entre otros objetivos profesionales, Naturaliste aspira a convertirse, lo mismo que otros negocios de la zona, en un revulsivo que contribuya a cambiar esta situación o, al menos, a intentar que la cosa no vaya a peor. Desde ya podemos decir que estamos poniendo nuestro granito de arena en ello, pero la tarea no es nada sencilla.

No obstante, hemos observado que a algunas de las personas que nos visitan estos “paisajes del abandono” que por aquí abundan (tanto en la parte portuguesa como en Zamora y en Salamanca) les resultan agradables y hasta bonitos. Nada que ver con el campesino local, el hombre de la tierra verdaderamente sufre al ver las praderas invadidas por el matorral (por no haber ya ganado que conserve el pasto), o las tierras abandonadas, muchas parece que para siempre. Nuestra civilización está llena de contradicciones y esta es una de ellas.

españa vaciada

“Parede” sayaguesa caída. ¿Alguien la levantará?

Pero, sobre todo, el turista valora la tranquilidad que por aquí se respira. Tranquilidad obligada por la falta de gente, pero que constituye un valor en alza, especialmente para quienes recalan en estos pagos procedentes de grandes y bulliciosas ciudades. Nosotros preferiríamos el bullicio de unas escuelas rurales llenas a rebosar, pero esto es lo que hay, y parece coherente hacer de la necesidad virtud y poner en práctica aquello de que “no hay mal que por bien no venga”. Vendemos paz y tranquilidad, porque las tenemos.

despoblación frontera españa portugal

Muchas viviendas rurales piden a gritos que alguien las rehabilite

En una ruta micológica que realizamos el otoño pasado nos decía un chico de Valladolid, cuando llevábamos casi tres horas recolectando setas en un robledal: “por aquí no anda nadie”. Y era verdad. Es así. El lugar en el que nos encontrábamos, además, se encuentra a menos de 500 metros de una carretera por la que no escuchamos el paso de un solo coche en toda aquella mañana de sábado.

La atracción por la decadencia alcanza su extremo en aquellas personas que vienen a visitar lugares como el Poblado del Salto de Castro, escenario fantasmagórico en el que fácilmente se podría filmar una película de ambiente post-apocalíptico.

Sin llegar a esos niveles, nuestra forma de aprovechar el silencio consiste en recibir visitantes que terminen con él, porque hay algo que tenemos muy claro: si nuestros pueblos desaparecen tampoco habrá espacio para el turismo. Éste también necesita a la ganadería y a la agricultura. Gracias a las actividades agropecuarias tenemos caminos por los que transitar y realizar nuestras rutas, disponemos de un paisaje privilegiado y podemos degustar los productos que salen de él (carnes, setas, miel…), que además son a día de hoy nuestro mayor reclamo: la comarca de Aliste es conocida sobre todo por su carne de ternera.

despoblacion turismo rural

La vegetación, poco a poco, invade las construcciones humanas.

Pero también son necesarios servicios (públicos y privados), que poco a poco se van perdiendo con el descenso poblacional. Aunque igualmente hay que decir que ha habido algunas personas (de momento pocas) que, tras visitarnos, han decidido instalarse en la zona. Desde Naturaliste siempre intentamos darles todas las facilidades para hacer efectivo su asentamiento, aunque sea solo como lugar de vacaciones, poniéndolos en contacto con posibles vendedores de viviendas.

Ojalá el silencio y la paz que hoy en día nos caracteriza permita realizar una reflexión serena sobre la despoblación que nos ahoga y permita obtener soluciones que parece que nunca llegan.

Pobreza y autenticidad

En esta línea, uno de nuestros objetivos es dar a conocer el territorio tal cual es, con sus tradiciones y peculiaridades, mostrando rincones poco conocidos y permitiendo al visitante empaparse de la cultura local.

En esta tierra nuestra llevamos con mucho orgullo ser uno de los últimos reductos de la Península en los que se conservan ciertas costumbres y manifestaciones culturales tradicionales que en otros lugares de Iberia fueron borrados por una modernidad que aquí siempre ha llegado con retraso. De nuevo podemos decir que no hay mal que por bien no venga.

Siempre se ha considerado la mitad occidental de la provincia de Zamora (las comarcas de Aliste, Sanabria, Sayago, Tábara, etc.) como una zona deprimida, muy poco desarrollada desde el punto de vista económico y social. Lo mismo se puede decir de la región portuguesa colindante (el llamado nordeste trasmontano). Es curioso que este atraso también haya traído consigo algunas cosas positivas. Una de ellas es la conservación de elementos patrimoniales de época preindustrial, que en otros lugares fueron rápidamente sustituidos por sistemas más modernos. Ocurre con los numerosos molinos de agua que hoy podemos visitar o también con la lagar de aceite de Latedo.

turismo en pueblos abandonados

Antiguo molino de agua en San Blas

En el caso de los molinos, la fuente de energía empleada fue la fuerza natural del agua de los ríos y arroyos de la zona, mientras en el segundo lo fue la tracción animal. Precisamente el empleo de la fuerza animal en el campo ha permitido que se conserven en la zona razas de trabajo autóctonas, como el burro “zamorano-leonés” o la vaca “alistana sanabresa”.

razas autoctonas turismo

Dos burros de la raza zamorano-leonesa en Bermillo de Alba

De estas dos razas, desde el punto de vista turístico interesa especialmente el asno zamorano-leonés, animal dócil y sociable con que realizamos determinadas actividades, como es el caso de las rutas en burro o del Camino de Santiago en burro.

Pero sin gente no es posible hacer nada, por lo que se puede decir que una de las grandes amenazas del turismo rural es la despoblación de la “España vaciada”, como se dice ahora. Difícil labor es acabar con este problema, que nos va matando lentamente.

Qué ver en la Sierra de la Culebra

La Sierra de la Culebra es un espacio natural situado en el noroeste de la provincia de Zamora que ofrece diferentes alternativas de ocio al visitante. El reclamo principal de este territorio es tal vez su habitante más emblemático: el lobo ibérico, aunque otra especie animal, el ciervo (en la Culebra habitan los ciervos de mayor tamaño de la Península Ibérica), se ha convertido igualmente en un icono de la reserva. En definitiva, podemos decir sin temor a equivocarnos que es sobre todo por su fauna por lo que la Sierra de la Culebra es hoy tan popular.

Sierra de la Culebra

Sierra de la Culebra

Por ello, hasta hace muy poco la mayor parte de quienes se acercaban hasta aquí eran naturalistas que trataban de observar y fotografiar éstas y otras especies. Sin embargo, hoy la situación está cambiando: además de ser un paraíso del ecoturismo, la zona dispone de muchas otras cosas para ver y hacer. Nosotros lo sabemos bien, pues además de ser de aquí le hemos enseñado la Sierra a mucha gente como guías acompañantes.

En definitiva, la Sierra de la Culebra cuenta con una oferta de ocio cada vez más orientada al turismo familiar y, en general, a todos los públicos: localidades pintorescas, playas fluviales, construcciones tradicionales, setas, actividades de turismo activo y aventura (senderismo, rutas a caballo, etc.), buena gastronomía…

lobos en la sierra de la culebra

Localización de la Sierra de la Culebra en Castilla y León (fuente: lycographos)

Es de destacar también su proximidad a otros espacios protegidos: el parque natural de Montesinho, contiguo a la sierra y de similares características, aunque ya en terreno portugués, donde también el lobo es el rey; el parque natural del Lago de Sanabria (a 15 km); la reserva de las Lagunas de Villafáfila (a 30 km) y el parque natural de Arribes del Duero y Douro Internacional (a 45 km). Además, recientemente todo este territorio ha sido declarado Reserva de la Biosfera, bajo el nombre “Meseta Ibérica“.

El Centro de Interpretación del Lobo Ibérico

Decíamos que los visitantes tienen cada vez más opciones de ocio en la Sierra de la Culebra y así es. Una de las principales es la visita al Centro del Lobo, situado en la localidad de Robledo, una actividad siempre recomendable para niños y adultos. En este espacio es posible observar a los lobos en estado de semi-libertad desde los distintos miradores habilitados para ello, algo que no se ve todos los días.

centro del lobo sierra de la culebra

También dispone el centro de abundante información sobre la especie, tanto desde el punto de vista biológico como acerca de la cultura lobera que la presencia de este animal ha generado en la zona, incluyendo los sistemas de defensa de los rebaños ante la amenaza que el lobo suponía.

La observación de fauna en libertad (lobo y ciervo)

La Sierra de la Culebra, además de contar con una importante población de lobos, dispone de excelentes atalayas para su avistamiento a gran distancia, lo que permite disfrutar de estos animales sin interferir en su actividad, si se dispone de equipos ópticos que lo permitan (telescopio). Como no siempre es posible conseguir observar a los lobos, muchas veces terminan siendo los abundantes ciervos, mucho más fáciles de ver, el objetivo de nuestra atención.

sierra de la culebra

Intentando ver al lobo

A estos puntos de observación se desplazan numerosos amantes de la naturaleza para conseguir avistar a tan emblemático animal. Igualmente es posible ver lobos con un guía de naturaleza, actividad que desde Naturaliste venimos ofreciendo desde hace años. En definitiva, poder ver a los lobos en libertad es el complemento ideal a observarlos de cerca en el Centro del Lobo.

La berrea del ciervo

Muy relacionado con el punto anterior, aunque mucho más accesible para todo tipo de público, tenemos este espectáculo de la naturaleza. En este caso cualquiera que no esté sordo puede disfrutar de la berrea, aunque también desde Naturaliste ofrecemos la posibilidad de hacerlo con un guía de naturaleza que no solo nos va a permitir observar a los ciervos berreando con el telescopio desde un lugar autorizado sino que también nos contará muchas cosas y algunas curiosidades de estos animales y el medio en el que viven.

Pueblos “con encanto”

En la Sierra de la Culebra hay varios lugares que no se pueden dejar de visitar. No se trata de grandes poblaciones, sino de pequeños pueblos, en algunos casos incluso de diminutas aldeas de montaña. Uno de los lugares que recomendamos conocer es Villardeciervos, cuyo núcleo urbano está declarado Conjunto Histórico. Pueblos más pequeños y pintorescos son Riomanzanas, Flechas, Santa Cruz de los Cuérragos, declarado Conjunto etnográfico o Rihonor / Rio de Onor, localidad partida en dos por la frontera, cuya parte portuguesa está considerada como una de las 7 maravillas de Portugal. Por supuesto,  otro de los lugares de visita obligada es Puebla de Sanabria.

rihonor sierra de la culebra

Visita a Rio de Onor y Rihonor

La visita a Rio de Onor, que por cierto cuenta con su propio centro de interpretación (la Casa do Touro), se suele completar con la visita a la ciudad portuguesa de Bragança, obviamente fuera de la Sierra, pero interesante y muy cercana a Rio de Onor.

Las playas de la Sierra

Sí, amigos, aunque parezca mentira, también aquí hay playas… ¡y muy buenas! Todas ellas se encuentran en el embalse de Valparaíso y suelen sorprender bastante a los visitantes.

playa de cional

Playa de Cional

Destacamos tres playas fluviales (todas ellas con su chiringuito, claro): las de Villardeciervos (playa de los Molinos), Cional y Manzanal de Arriba. Están muy cerca unas de otras aunque su tamaño es muy desigual, la más grande es la de los Molinos y la más pequeña la de Manzanal, aunque ésta dispone de camping.

 

Recolección de setas en la Sierra de la Culebra

Uno de los aspectos por los que es más conocido este territorio es por su abundancia en setas comestibles (cuando se dan las condiciones meteorológicas adecuadas, como es natural). Por eso, los otoños fecundos en estos frutos del bosque atraen a la zona a multitud de recolectores aficionados procedentes de todas partes que buscan con ahínco estos deliciosos manjares que la naturaleza ofrece.

Setas en la Sierra de la Culebra (boleto de pino)

En los montes de la Sierra de la Culebra hay diferentes tipos de setas muy apreciadas (chantarelas, pie azul, Amanita caesarea, etc.), pero son especialmente abundantes los boletos. En sus pinares se da con profusión el Boletus pinicola, en los robledales Boletus edulis, Boletus aereus, Boletus aestivalis, etc. y en los jarales el famoso Boletus edulis de la jara. Para la recolección es preciso obtener un permiso, cuyo precio y condiciones depende de cada municipio, excepto en los montes que están regulados por el proyecto micocyl, que abarca varios municipios con un solo permiso.

Para aprender un poco más sobre las setas de la zona, podemos visitar la Escuela Micológica de Ungilde (EMU) o bien el Museo Micológico de Rabanales, aunque éste se encuentra ya fuera de la Sierra (a 15 km).

 

Las corralas y los castros

En la Sierra de la Culebra abundan una serie de construcciones tradicionales muy típicas de esta zona (normalmente de planta circular) denominadas corralas, corrales, corralizas, pariciones, etc. Se trata de edificios cuya utilidad era proteger al ganado del frío y también del lobo, claro. Las corralas más conocidas son las del municipio de Riofrío de Aliste (Sarracín, Riofrío, Cabañas, etc. ), donde algunas han sido restauradas para que ahora nosotros podamos disfrutar de ellas.

Corrala sarracín

Corrala (Sarracín de Aliste)

Incluso en Ferreras de Arriba existe un Centro de Interpretación de la Vida Pastoril en una de ellas, también rehabilitada. Por su planta circular hay quien ha querido relacionar estas construcciones con las viviendas de los antiguos asentamientos que tanto abundan en la zona, los castros prerromanos, pero nada tienen que ver.  Por cierto, una verdadera lástima que la Sierra de la Culebra no disponga de ni un solo castro excavado y acondicionado para su visita.

 

La gastronomía en la Sierra

Como toda la provincia de Zamora, esta zona destaca por la calidad de sus productos alimentarios: la Ternera de Aliste, las setas silvestres e incluso la carne de caza, que algunos restaurantes ya están ofreciendo a sus clientes. También es muy apreciada la miel de la Sierra de la Culebra, miel sobre todo de brezo, que es una de las mieles mejor consideradas de cuantas existen. De hecho, el propio espacio natural cuenta con un Centro de Interpretación de la Miel situado en la localidad de Sagallos (municipio de Manzanal de Arriba), cuya visita recomendamos encarecidamente.

Centro de interpretacion de la miel sierra de la culebra

Centro de Interpretación de la Miel de Sagallos

 

El paisaje de la Sierra de la Culebra

Lo cierto es que este espacio natural ofrece una imagen bastante reconocible. Digamos que tiene un paisaje muy característico, en parte debido a su componente natural y en parte a a la acción humana. Sus crestones cuarcíticos, de los que descienden extensísimos pinares de repoblación, acompañados en las partes bajas por amplios brezales y robledales, y en menor medida por zonas cultivadas y praderas, que cada vez escasean más, dan lugar a la estampa clásica de la Sierra que los de aquí enseguida reconocemos.

sierra de la culebra paisaje

Paisaje de la Sierra de la Culebra

Se trata de un paisaje modelado tradicionalmente por la agricultura, la ganadería y el carboneo, y en la actualidad por la fauna silvestre, el abandono de las prácticas agropecuarias y las repoblaciones forestales. Es especialmente bello, como casi todos los paisajes, en primavera y otoño.

Otras cosas que ver y hacer en la Sierra de la Culebra

Las opciones no se agotan con lo que hemos contado hasta aquí, pues en la Sierra hay muchas otras cosas que hacer. Una de ellas es practicar senderismo. A tal efecto hay numerosas rutas señalizadas, entre ellas algunas espectaculares, como la ruta de las madroñeras, de Cabañas a Sarracín. No debemos olvidar que un Camino de Santiago (el Camino Sanabrés) atraviesa la Sierra por la zona de Tábara. Otras rutas muy atractivas, aunque todavía sin señalizar, son la del río Cabrón (sí, se llama así) o la subida a Peñamira, el punto más alto de la Sierra (1241 m).

mirador de la pedrizona

Mirador de la Pedrizona

También  existe la posibilidad de realizar rutas en BTT o de visitar alguno de los miradores que hay en la Sierra, como el de Figueruela de Arriba, situado junto a la carretera que baja hacia Riomanzanas (desde él se ve la “culebra” que según la tradición popular da nombre a la Sierra), o el de la Pedrizona, en Ferreras de Abajo, que ofrece amplias vistas tanto de las Sierra como de su entorno. Otra opción, ésta muy original, es realizar un taller de cerámica  rakú en la localidad de Cabañas de Aliste.

Puedes encontrar más información sobre la Sierra de la Culebra aquí.

Alojamientos recomendados en la Sierra de la Culebra:

 

Qué ver en Freixo de Espada à Cinta y alrededores

Continuamos nuestro recorrido por los municipios portugueses que hacen frontera con las provincias de Zamora y Salamanca. En esta ocasión le toca el turno a Freixo de Espada à Cinta, uno de los más pequeños del distrito de Bragança en cuanto a superficie y población, aunque no por ello menos interesante, y también uno de los cuatro municipios portugueses en los que se sitúa el parque natural del Douro Internacional / Arribes del Duero, del que mucho vamos a hablar en esta entrada. Nosotros conocemos bien toda esta zona, ya que somos de muy cerca y además hemos enseñado el parque natural a mucha gente como guías acompañantes.

freixo portugal

La Congida (Freixo de Espada à Cinta)

En primer lugar citaremos los que creemos que son los recursos turísticos más atractivos del municipio y sus alrededores. Uno de ellos es el espectacular mirador de Penedo Durão, situado cerca de la localidad de Poiares. Se trata de una atalaya accesible (se llega perfectamente en coche), amplia y muy bien acondicionada (dispone incluso de sillas y mesas donde comer o picar algo), que nos ofrece unas magníficas vistas del Duero (en particular del embalse de Saucelle) así como de la desembocadura en él del río Huebra. Es uno de los miradores (miradouros, en portugués) más conocidos e impresionantes del parque natural Douro Internacional / Arribes del Duero, quizás se trata del más popular de los que se encuentran en la orilla portuguesa del Duero, junto al de la Fraga do Puio, de Picote.

Pero en el municipio de Freixo de Espada à Cinta también hay otros miradores sobre las Arribes del Duero que merece la pena visitar, pues nos ofrecen distintas perspectivas de este espacio natural, como son los del Colado (Mazouco), el Carrascalinho (Fornos), Assumadouro (Poiares) o la Cruzinha (Lagoaça).

freixo de espada à cinta

Vistas de las Arribes desde Penedo Durão

Tal vez el otro atractivo turístico más fuerte del municipio es el paseo en barco que parte del muelle de la Congida, en el propio Freixo (el embarcadero está a 4 km del pueblo), y continúa aguas arriba en un trayecto que dura unas 2:30 h y que también hace parada en el embarcadero de Vilvestre (denominado la Barca), desde donde igualmente se puede iniciar este peque crucero; eso sí, desde allí el recorrido es más corto (1:30 h) que desde Freixo y además no puede bajar un autobús (cualquier turismo sí). El paseo fluvial llega hasta el paraje de la Code, en Mieza, para darse la vuelta y retornar a Freixo de Espada à Cinta, no sin antes parar de nuevo en Vilvestre. A destacar las instalaciones de la Congida, un área de ocio donde además del embarcadero encontraremos bar, restaurante, merendero, aparcamiento, servicios, alojamientos, zona de baño, etc.

paseo en barco freixo de espada à cinta

Barco de Freixo de Espada á Cinta

¿Qué ver en Freixo de Espada à Cinta (pueblo)?

Continuando con nuestro repaso, ahora vamos a centrarnos en los recursos turísticos que nos ofrece el núcleo urbano de esta localidad, para más tarde salir de ella y buscar en el resto del municipio y sus alrededores otros lugares de interés. Ya hemos hablado del embarcadero de la Congida, punto neurálgico del turismo que llega a la zona, sobre todo durante el verano. Ahora bien, también Freixo dispone de un rico patrimonio que puede ser disfrutado a lo largo de todo el año.

En el centro del pueblo encontramos la iglesia de San Miguel, un templo de estilo manuelino probablemente construido sobre una antigua iglesia románica. Se conservan en el interior de su capilla mayor las pinturas (16 pequeñas tablas que representan escenas de la vida de la Virgen y de la pasión de Cristo) y parte de la decoración del retablo mayor original, datadas  entre 1520 y 1535 y atribuidas a Grão Vasco o algunos de sus discípulos.

Muy cerca de la iglesia se halla la Torre do Galo, que  formaba parte del castillo de la localidad, de cuya existencia ya existe constancia a principios del siglo XII, siendo reconstruido en tiempos del rey Dionisio I (Dom Dinis), el monarca que en el siglo XIII firmó el tratado de Alcañices, en el que quedó definitivamente fijada la frontera entre la Corona de Castilla (aunque en la parte del antiguo Reino de León) y el Reino de Portugal.

que ver en freixo de espada a cinta

Iglesia de San Miguel

Otros monumentos que también encontramos en Freixo de Espada à Cinta son la iglesia barroca del antiguo convento de San Felipe Neri o la iglesia de la misericordia (s. XVI). Tampoco podía faltar en una villa portuguesa como ésta el típico pelourinho.

Al pasear por el casco urbano enseguida nos llamarán la atención multitud de casas con unas características ventanas de estilo manuelino, más o menos decoradas según el caso, lo que junto a la presencia de la citada iglesia de San Miguel, ha dado lugar a que de Freixo se diga que es la “villa más Manuelina de Portugal”. Pese a que se encuentra en un apartado rincón de Trás-os-Montes, lo cierto es que aquí se plasmó con mucha fuerza este estilo artístico, hecho que se relaciona con la importante presencia judía de la localidad.

ventanas freixo

Ventana de estilo manuelino

Además de los monumentos antes citados, Freixo de Espada à Cinta cuenta con un espacio interpretativo de entrada libre y con posibilidad de realizar una visita guiada: el Museu da Seda (Museo de la Seda). Y es que esta industria textil artesanal (la de la elaboración de la seda) ha perdurado en Freixo hasta la actualidad. En el mismo museo es posible contemplar cómo se produce y trabaja la seda, así como adquirir algunas de las piezas que todavía se elaboran con ella. Además, tanto la visita guiada como los paneles informativos nos hablan sobre la historia local, completando la visita temática con información general de la zona.

También existe en el pueblo otro museo, la Casa Junqueiro (así denominada porque perteneció al padre del poeta portugués Guerra Junqueiro), dedicado a las tradiciones y a la cultura rural de todo este territorio de frontera.

museo de la seda freixo

Museo de la Seda

Por lo que respecta a los eventos que tienen lugar a lo largo del año en Freixo de Espada à Cinta, queremos destacar dos. Por una lado la fiesta de los almendros en flor, que aprovechando este espectáculo natural se realiza en el mes de marzo, con presencia de productos de artesanía y alimentación de la zona (venta, exposición, catas, etc.) y también del otro lado de la frontera.

El otro evento que te recomendamos visitar es el mercado manuelino, que añade a lo mencionado para la fiesta de los almendros en flor representaciones de artes y oficios antiguos, espectáculos de danza y fuegos orientales, cetrería, etc; en definitiva, toda una fiesta de la historia que nos conduce a otro tiempo en un escenario inmejorable.

mercado-manuelino-freixo-de-espada-a-cinta

Mercado Manuelino (2019)

Como ya hemos hecho en el caso de otras villas portuguesas, la recomendación no solo se limita a visitar los monumentos sino que también nos parece una buena ocasión para pasear con calma por sus calles y rincones, y en este caso además podemos disfrutar del paisaje circundante, inundado de almendros y olivos.

freixo douro internacional

Decoración urbana

A destacar de Freixo, como no, su gastronomía. En sus restaurantes es posible degustar cualquiera de las elaboraciones típicas de Portugal, en especial el bacalao, preparado de mil y una maneras diferentes. Entre los productos alimentarios típicos de la región están el vino, el aceite o la miel.

 

¿Qué ver en los alrededores de Freixo de Espada à Cinta?

Si disponemos de tiempo, merece la pena desplazarnos a unos cuantos lugares cercanos a la localidad de Freixo, donde encontraremos distintos recursos turísticos de primer nivel.

Muy cerca de Freixo, a solo 22 km que nos hacen transitar por una bella carretera que en gran parte discurre en paralelo al río Duero, se encuentra Barca de Alba (Barca d’Alva, perteneciente ya al municipio de Figueira de Castelo Rodrigo). Y a solo 2 km de esta localidad tenemos Vegaterrón (La Fregeneda, España). Cada uno de estos dos lugares (Barca de Alba y Vegaterrón) cuenta con su respectivo muelle fluvial, puntos de salida y llegada de cruceros turísticos por el Duero, que en algunos casos llegan (sobre todo vienen) a Oporto.

muelle barca de alba

Muelle de Barca de Alba

Junto a estos puertos fluviales se encuentra, del lado español (en la provincia de Salamanca), el Camino de Hierro, vía del ferrocarril recuperada para el turismo y el senderismo. Se trata de una ruta con unos paisajes espectaculares, a lo que hay que añadir el paso por diversos túneles y viaductos. Muy recomendable.

Pero los amantes del senderismo están de suerte porque en el propio municipio de Freixo se encuentra la calzada de Alpajares, antiguo camino que se cree de origen romano, que discurre entre pedregosas fragas, ofreciendo un paisaje excepcional. Muy recomendable para quien desee disfrutar de la naturaleza en estado puro.

A 45 km de distancia de Freixo de Espada à Cinta (junto a la desembocadura del río Sabor en el Duero y muy cerca de Torre de Moncorvo) tenemos un parque acuático (aqualike), ideal para ir con niños.

A esa misma distancia, aunque al otro lado de la frontera, también podemos visitar una villa histórica declarada conjunto histórico: San Felices de los Gallegos. En dirección a ella recomendamos hacer una parada (se encuentra más o menos de camino de Freixo a San Felices) en la localidad de Sobradillo, donde se conserva un torreón, e incluso otra en el castro vetón de las Merchanas… o en Hinojosa de Duero, para probar su delicioso queso.

san felices de los gallegos

San Felices de los Gallegos

Finalmente mencionar que a solo una hora en coche encontramos otros lugares de visita más que recomendable. Uno de ellos es el parque arqueológico del Valle del Coa, un yacimiento que alcanza una dimensión de nivel internacional, ya que posee el mayor conjunto de arte rupestre paleolítico al aire libre del mundo. Pese a que consta de más de mil figuras correspondientes a este periodo (hay otras de épocas posteriores), éstas solo fueron descubiertas muy recientemente, en el año 1991, y declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1998. La declaración se amplió en 2010, al incluir en ella al yacimiento español de Siega Verde, muy próximo al Valle del Coa. Posee este parque arqueológico dos centros de recepción de visitantes y un museo (el Museu do Coa), situado en la localidad de Vila Nova de Foz Coa y con magníficas vistas a los valles del Duero y del Coa.

Si no hay tiempo para acercarse a ver estos grabados rupestres, muy cerca de Freixo de Espada à Cinta tenemos una pequeña muestra de arte paleolítico. En concreto, en la localidad ya citada de Mazouco aparecen representados varios motivos zoomorfos (sobre una roca de pizarra situada cerca del río Duero), de los cuales el más claro es el de un caballo (el llamado cavalinho de Mazouco).

Museo del Coa

Museo del Coa

También a una hora de Freixo de Espada à Cinta tenemos la aldea histórica de Castelo Rodrigo. Esta bella y pequeña localidad, casi despoblada, amurallada y situada en lo alto de un cerro, mantiene su aspecto medieval prácticamente inalterado. Muy cerca de ella se encuentran el alto de la Marofa, a casi 1.000 metros de altitud, cuyo mirador nos ofrece unas vistas espectaculares, así como el monasterio de Santa María de Aguiar, del siglo XII, que antiguamente tuvo posesiones a ambos lados de la frontera y hoy se ha convertido en un alojamiento.

Castelo Rodrigo

Castelo Rodrigo

Esperamos haber despertado la curiosidad del viajero inquieto por conocer Freixo de Espada à Cinta, municipio portugués situado a orillas del Duero fronterizo y, como hemos visto, con múltiples alicientes para una estancia más o menos larga. Haciendo click aquí puedes ubicar algunos de los puntos de interés de los que hemos hablado.

Actividades recomendadas en Freixo de Espada à Cinta y alrededores:

 

Qué ver en Ledesma (Salamanca) y alrededores

En el núcleo urbano de Ledesma, localidad salmantina situada junto al río Tormes, vamos a encontrar un buen número de elementos de interés que no podemos dejar de visitar. De hecho, la villa ostenta la merecida categoría de Conjunto Histórico. y recientemente ha sido oficialmente elegido como una de los pueblos más bonitos de España. Sin embargo, lo que hoy observamos, a pesar de su grandiosidad, da la sensación de ofrecer una mínima parte del esplendor que esta población tuvo en el pasado. Como veremos, también en sus alrededores hay unos cuantos puntos dignos de visitar. Por otra parte, hay que mencionar que Ledesma, que es la cabecera de la comarca, ofrece todos los servicios (hostelería, gasolinera, cajeros, farmacia…) que el turista o visitante puede demandar.

Afortunadamente, los principales recursos turísticos han sido recientemente enlazados en un recorrido que además está bastante bien señalizado, lo que nos permite ir descubriéndolos a la vez que obtenemos una información básica sobre ellos a través de los respectivos paneles que se han colocado a tal efecto. Si seguimos las flechas amarillas, tal y como si estuviésemos haciendo el camino de Santiago, iremos completando esta ruta cultural por el interior de la localidad. En todo caso, si lo que estás buscando es una visita guiada a la localidad con un guía oficial de turismo, puedes ponerte en contacto con nosotros, pues entre otros también ofrecemos ese servicio.

Ledesma

A destacar la situación estratégica de Ledesma, también para el turismo, pues se encuentra muy cerca de Salamanca (35 km), del parque natural de Arribes del Duero (42 km) y también de Zamora (54 km).

El primer elemento a destacar en Ledesma es el río. En esta parte, el Tormes discurre encajado entre berrocales graníticos, lo que da un aspecto singular al entorno de la localidad y a la vez le sirvió de defensa natural en el pasado. En la parte del río hay que destacar, obviamente, la presencia del puente de Ledesma. El conocido popularmente como Puente Viejo es de origen medieval y ya nos anuncia que lo que aquí hubo fue una importante villa. Es un puente corto, por la referida estrechez del cauce, pero muy alto, mucho más que, por ejemplo, el puente romano de Salamanca, construido también sobre las aguas del río Tormes.

puente ledesma

Junto al puente, en el extremo opuesto al que se ubica la localidad, nos encontramos con la ermita de la Virgen del Carmen, patrona de Ledesma, cuya construcción data del siglo XVI aunque posteriormente ha sido remodelada. También en las inmediaciones del río encontramos un mirador en cuya parte central se encuentra una gran pieza cilíndrica de roca granítica, que tradicionalmente se ha denominado el menhir, aunque hay bastantes dudas de que realmente lo sea. En cualquier caso merece la pena acercarse a verlo e incluso iniciar allí el recorrido por la localidad, pues junto al mirador hay un aparcamiento turístico donde podemos dejar nuestro vehículo para completar el recorrido por el casco urbano a pie.

ledesma salamanca

Ya en el interior de la localidad, un buen lugar desde el que iniciar la visita a Ledesma es la iglesia de San Miguel, convertida en Bletisa, centro de interpretación histórica de Ledesma. Allí, además de ampliar conocimientos sobre el pasado de la villa a través de un más que notable equipamiento museográfico, nos informarán de todo lo que podemos ver en ella.

que ver en ledesma

Igualmente, si queremos informarnos, podemos visitar de inicio la oficina de turismo, situada en la Plaza Mayor, donde también se encuentra la imponente iglesia de Santa María la Mayor (finales del s. XV-principios del s. XVI), declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Otras construcciones interesantes que encontramos en la misma plaza son el Palacio de los Trasmiera (donde se encuentra el actual ayuntamiento) o el Palacio de Beltrán de la Cueva (también llamado Casa de los Roderos). En realidad, paseando por Ledesma vamos a toparnos con numerosas casonas señoriales y palacetes de otros tiempos que hoy lucen su intenso sabor histórico. Todas ellas están construidas empleando sillares graníticos, pues este excelente material constructivo (el granito) es la roca natural que aflora en toda esta zona del oeste de la provincia de Salamanca.

ledesma salamanca turismo

No lejos de la Plaza Mayor (bueno, en realidad en Ledesma nada está lejos) encontramos la Puerta o Arco de San Nicolás, la única que actualmente se conserva. Cuenta la leyenda que la puerta recibe este nombre porque aquí el señor musulmán de la villa mandó martirizar a su hijo Alí, bautizado como Nicolás y llamado Nicolasín, junto a los clérigos Leonardo y Nicolás, quienes lo habían convertido a la fe cristiana.

ledesma turismo

Ya que estamos admirando la parte conservada del antiguo recinto amurallado, es obligado que visitemos el castillo de Ledesma, más conocido como la Fortaleza. En los jardines que hay justo antes del acceso a su interior (si deseamos entrar podemos pedir las llaves en el bar que hay en frente) nos recibe un verraco prerromano descabezado. Se cuenta que en Ledesma hubo varios de estos verracos y que fueron arrojados al río. Lo cierto es que éste apareció en los años 50 del siglo XX cuando se construían unas escuelas.

ledesma salamanca verraco

Pero la estampa más bella del castillo, monumento también declarado BIC, se obtiene no del lado de los jardines, sino accediendo a él por la parte de atrás, donde hay otra entrada, la puerta sur del castillo, flanqueada por dos cubos. La fortaleza tiene su origen en el siglo XII, aunque gran parte de lo que ahora vemos se debe a reformas posteriores.

castillo ledesma fortaleza

Otro de los edificios emblemáticos de la villa es el Hospital de San José (edificio del siglo XVIII), situado junto al paseo con vistas al Tormes. Actualmente sirve de residencia a una congregación religiosa mixta, aunque cuenta en su interior con dos salas de exposiciones, en la que se muestran algunas de las obras de uno de los miembros de dicha congregación.

Hospital san jose ledesma

Situado muy cerca del anterior, encontramos otro edificio histórico, fundado igualmente con fines benéficos: la Casa de la Alhóndiga, que data del siglo XVI y está construida en estilo gótico tardío.

alhondiga ledesma

A las afueras del pueblo encontramos una de las edificaciones más antiguas de Ledesma, la iglesia románica de Santa Elena, aunque cuenta con añadidos posteriores, como la sacristía o la espadaña barroca. De nuevo la iglesia ha sido declarada Bien de Interés Cultural y está rodeada por un espacio ajardinado que embellece más aún este magnífico templo medieval.

santa elena ledesma

Si continuamos por la carretera que pasa junto a la iglesia de Santa Elena y avanzamos un par de kilómetros (la carretera se dirige a Golpejas aunque por ella también se puede ir a Salamanca), encontraremos el Caño del Cerezo, una fuente neoclásica (del siglo XVIII) situada en la dehesa del mismo nombre: el Cerezo. La fuente está construida en granito aunque lleva incrustados varios escudos realizados en la famosa piedra de Villamayor (no confundir con Villarmayor, localidad a 8 km de Ledesma), tan utilizada en la ciudad de Salamanca.

caño del cerezo

A pocos metros de la fuente, también junto a la carretera y en la misma dehesa, se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Rosario, cuya espadaña fue trasladada piedra a piedra desde la cercana localidad de Mazán, donde se hallaba en estado ruinoso. El resto del edificio fue reconstruido, siendo toda la obra patrocinada por los actuales propietarios de la finca.

nuestra señora rosario ledesma

Solo un apunte final, referido a la gastronomía típica de Ledesma. No puedes irte de la villa sin probar una de sus especialidades más reconocidas: las pequeñas y deliciosas rosquillas de Ledesma.

Qué ver en los alrededores de Ledesma

En realidad en las líneas anteriores ya habíamos salido de la localidad. Continuando por la estrecha carretera que nos lleva al Caño del Cerezo, y que discurre entre los tradicionales muros de piedra que cercan las fincas que hay a cada lado, llegamos a Espino de los Doctores, pequeñísima población donde nos sorprende una espadaña exenta que parece proceder del pequeño templo en ruinas que hay solo unos metros más atrás.

espadaña espino de los doctores

Los amantes de la bicicleta de montaña están de suerte porque se han señalizado varias rutas btt que parten de Ledesma y permiten conocer algunos de los parajes más bellos de sus alrededores.

También muy cerca de Ledesma, aunque en otra dirección, encontramos el Puente Mocho, situado en la antigua calzada que unía Coria con Zamora.

puente mocho ledesma

Foto: https://salamancartvaldia.es

Entre otras cosas, Ledesma es una localidad conocida por sus aguas termales. Pese a ello, el Balneario (los Baños de Ledesma), que ya era utilizado en época romana, no se encuentra en la misma población sino a 11 km, a orillas del río Tormes.

Ya en la provincia de Zamora, pero solo a 15 km de Ledesma, podemos contemplar las ruinas del Castillo del Asmesnal, situado en la dehesa de este nombre, pero perfectamente visible desde la carretera.

castillo asmesnal sayago zamora

También en la provincia de Zamora, concretamente en la localidad sayaguesa de Almeida, situada a 21 km de Ledesma, podemos visitar el dolmen del Casal del Gato.

Otro de los puntos de interés cercanos a Ledesma es la Fundación Tormes, que se encuentra en la localidad de Almenara de Tormes, a 17 km de Ledesma. Se trata de un espacio dedicado a la educación ambiental, muy interesante para visitar con niños, y que cuenta también con un albergue.

En el pueblo de Juzbado encontramos un museo de temática geológica, el Museo de la Falla. Merece la pena hacer un alto en el camino (entre Ledesma y Salamanca) para visitarlo.

En fin, con estas líneas informativas hemos pretendido mostrar qué puedes ver en Ledesma y zonas aledañas, esperando despertar la curiosidad del visitante y animándote a estirar la visita a esta localidad salmantina.

Actividades recomendadas en Ledesma:

 

Qué ver en Macedo de Cavaleiros (Portugal)

Como ya hicimos con otros municipios portugueses fronterizos, como los de Bragança, Vimioso, Miranda do Douro o Mogadouro, acometemos ahora la tarea de destacar algunos de los puntos que poseen mayor atractivo para quienes visiten Macedo de Cavaleiros, que se encuentra un poco más hacia el interior de Portugal, pero nada lejos de las provincias de Zamora y Salamanca. Nosotros conocemos muy bien toda esta zona del noreste portugués, ya que somos de muy cerca y además se la hemos enseñado a mucha gente como guías acompañantes.

macedo de cavaleiros

“Los segadores” (Macedo de Cavaleiros)

Curiosamente, el lugar de mayor interés turístico del municipio, desde luego el más concurrido, se encuentra fuera de la localidad que ejerce como cabecera del mismo y le da nombre. Se trata del paisaje protegido de la Albufeira do Azibo, un pequeño pero espectacular embalse cuyas playas fluviales se encuentran a unos 11 km de Macedo de Cavaleiros (y a 33 km de Bragança). Se trata de un lugar ideal para darse un chapuzón, para pasar el día en familia o para disfrutar de los deportes acuáticos. Este pantano, pese a su origen artificial, destaca por estar absolutamente integrado en el entorno, tanto que casi parece un lago natural.

playa-de-azibo

Albufeira do Azibo

Además, la Albufeira do Azibo cuenta con una buena infraestructura turística: playas limpias, zonas de césped para hacer un picnic (aunque sombra hay poca, la verdad), aparcamiento, restaurantes, terrazas, rutas para hacer a pie o en bicicleta, alquiler de barcos, socorrista, parque infantil, etc; y además todo muy bien cuidado.

La albufeira tiene un embarcadero y dos playas; la más frecuentada es la Praia da Ribeira. Se trata de una de las playas fluviales más prestigiosas de Europa, ostentando la condición de ser la que lleva más años consecutivos con Bandera Azul, por lo que figura en las listas europeas de los mejores lugares turísticos del continente. Esta playa fluvial fue también elegida como una de las siete maravillas de Portugal en la categoría de playas (compitiendo aquí con todas las que se encuentran en el extenso litoral portugués).

En cualquier caso, nosotros no recomendamos ir a esta playa en agosto (como solemos decir para casi cualquier otro sitio) pues lo habitual es que nos encontremos con demasiada gente, ya que el lugar es muy conocido en toda la región trasmontana (y en todo el norte de Portugal) e incluso a este lado de la frontera. Creemos que es mejor época junio, julio o septiembre, aunque obviamente cada uno va cuando puede.

albufeira do azibo

Un camino circunda la Albufera de Azibo, ideal para dar un paseo en bici

La Albufeira do Azibo dispone de otra playa, la Praia da Fraga da Pegada, que destaca por contar con un parque acuático que permite realizar actividades como remo, windsurf, piragüismo o vela.

Pero Macedo de Cavaleiros no es solo la Albufeira do Azibo, también hay otras cosas que ver. Tal vez el segundo recurso turístico en importancia dentro del municipio es el extenso geopark o parque geológico Terras de Cavaleiros, que cuenta con nada menos que 42 geositios de interés que podemos visitar. Estos lugares nos permitirán retroceder millones de años en la historia de la Tierra y hasta visitar los indicios geológicos de dos antiguos continentes y un océano. De nuevo tenemos que salir de la localidad de Macedo si queremos disfrutar de la riqueza geológica de este espacio, aunque algunas de las 24 rutas señalizadas por el geoparque sí parten del núcleo urbano.

parque geologico terras de cavaleiros

Cartel indicador de una de las rutas del geoparque Terras de Cavaleiros

Por lo demás, Macedo de Cavaleiros es una localidad ideal para dar un agradable paseo. Cuenta, desde luego, con todos los servicios que el visitante pueda demandar, por lo que merece la pena pasear por sus calles y descubrir el día a día de sus gentes. También dispone de una gran oferta de alojamientos, lo cual siempre es importante.

macedo de cavaleiros que ver

Macedo de Cavaleiros

Entre otros equipamientos culturales de interés para el turista o visitante curioso, Macedo de Cavaleiros dispone de un Museu de Arte Sacra donde se exponen distintas piezas de carácter religioso. El museo se encuentra junto a la oficina de turismo, en la Casa Falcão, una antigua vivienda del siglo XVIII que encontramos en el centro de la localidad (puedes consultar su horario de apertura aquí).

que ver en macedo de cavaleiros

Museu de Arte Sacra de Macedo de Cavaleiros

También cuenta Macedo con el museo arqueológico municipal “Coronel Albino Pereira Lopo” (aunque actualmente se encuentra cerrado), situado en una antigua escuela y que recoge materiales e informaciones acerca de la historia del municipio.

Los amantes de la cultura tradicional pueden visitar el Museu Rural de Salselas, localidad además muy próxima a la Albufeira do Azibo. Y hablando de cultura rural y etnografía, es muy recomendable conocer de primera mano el interesantísimo entrudo chocalheiro (carnaval) de Podence, pueblo situado también muy cerca de la Albufeira do Azibo, con sus llamativos y coloridos caretos.

caretos de podence

Caretos de Podence (foto: http://br.visitportoandnorth.travel)

En cuanto a los eventos anuales que tienen lugar en Macedo de Cavaleiros, tal vez el más multitudinario sea la Feria de la Caza y el Turismo, que se celebra a principios de año. Como en todas las ferias portuguesas, vamos a encontrar a la venta y en exposición buena gastronomía, diferentes productos de artesanía (elaborados con madera, cuero, corcho, etc.), además de distintas actividades, así como stands con los productos y servicios que tienen que ver con la temática de esta feria tan particular.

macedo de cavaleiros turismo

Muestra de equitación en la Feria de la Caza y del Turismo de Macedo de Cavaleiros

El municipio cuenta obviamente con muchos otros atractivos. Por ejemplo, es recomendable la visita a la localidad de Chacim, en plena Sierra de Bornes, donde se encuentra el convento de Balsamão, hoy convertido en hotel, así como las ruinas del Real Filatorio, antigua industria dedicada a la producción de seda cuya visita se puede completar con el centro de interpretación dedicado a este asunto que existe a pocos metros de él.

En nuestras visitas también nos han llamado la atención las obras del artesano local José Carvalho, algunas de las cuales se encuentran a la venta en la propia oficina de turismo de Macedo. Se trata de reproducciones en miniatura de viviendas tradicionales de la comarca, así como otros elementos de la cultura popular de esta tierra.

macedo de cavaleiros portugal

Miniaturas de José Carvalho

Otro recurso de gran interés, especialmente para los amantes de la naturaleza, es la Estación de Biodiversidad de Santa Combinha, pequeña ruta señalizada que parte de esta localidad en la que destaca la gran variedad de mariposas que podemos encontrar durante este corto recorrido. El municipio ha señalizado no solo ésta, sino muchas otras rutas (más información aquí).

Ahora ya sabes qué ver en Macedo de Cavaleiros y su municipio. Esperamos haberte animado a visitarlo. Como ves, tiene bastante que ofrecer al visitante curioso, así que no pierdas la oportunidad de conocerlo.

Qué ver en Bragança (Portugal)

Bragança es una pequeña ciudad portuguesa que tiene mucho que ofrecer al visitante. Se encuentra en el extremo noreste de Portugal (en la región de Trás-os-Montes), muy próxima a la frontera española (a solo 19 km de España y a 41 km de Alcañices y Puebla de Sanabria) y en las inmediaciones del Parque Natural de Montesinho, espacio natural del que después hablaremos más detenidamente.

Bragança es también la cabecera de un amplio municipio o concelho y la capital del distrito que lleva su nombre (los distritos portugueses son algo similar a nuestras provincias, aunque con menos peso administrativo). En las siguientes líneas analizaremos qué ver en Bragança, o Braganza, como solemos decir los españoles, y te recordamos que desde Naturaliste ofrecemos visitas guiadas a la ciudad y tours por el parque natural de Montesinho.

que ver en braganza

Castillo de Bragança

Seguramente el recurso turístico más conocido de la ciudad es su castillo, bien protegido por las murallas que circunvalan la ciudadela. Fue construido a finales del siglo XIII y remodelado en el XV. En su interior, además de acceder al propio edificio histórico, también podemos visitar el Museo Militar de Bragança. De la construcción destacan la Torre del Homenaje, una de las más imponentes de Portugal, y la Torre de la Princesa, donde cuenta la leyenda que en su momento encerraron a una princesa cristiana para evitar que se casase con un musulmán (dicen otras versiones que el encierro fue voluntario y que su amado era un caballero pobre que fue a la guerra y nunca regresó).

Muy cerca del castillo, en la parte más alta de la ciudad, se halla la Domus Municipalis, un pequeño pero interesante edificio histórico que se cree que fue levantado en el siglo XV. Destaca por ser una de las pocas construcciones de arte románico no religioso que se conservan en la Península. Dado que contiene una cisterna, se piensa que su función original era precisamente la de recoger y almacenar el agua de la lluvia, aunque más tarde, ya en el siglo XVI, fue utilizado para celebrar las reuniones del ayuntamiento.

que visitar bragança

Visita guiada en la Domus Municipalis

También muy próxima al castillo se encuentra la iglesia de Santa María, que combina elementos románicos, barrocos y renacentistas. Destacan las columnas de ladrillo, de estilo mudéjar, el fresco que observamos en el techo y la imagen de Santa María Magdalena que se encuentra en su altar mayor.

Sin salir del casco histórico nos encontramos con un pelourinho o picota, en este caso muy llamativo, por estar incrustada su base en una escultura zoomorfa de origen prerromano que parece imitar a un cerdo.

braganza portugal

Pelourinho de Bragança (foto de António Sá, Câmara de Bragança)

Justo enfrente del pelourinho encontramos el Museu Ibérico da Máscara e do Traje. Está dedicado a los rituales de invierno (también llamados obisparras o mascaradas), celebraciones que tienen lugar en distintas poblaciones de ambos lados de la frontera (de ahí lo de ibérico) y cuyo origen se cree que es antiquísimo. Aparte del enorme interés antropológico de estas manifestaciones culturales, la visita es recomendable ya solo por la vistosidad de los trajes.

braganza portugal turismo

De visita en el Museu do Traje

Bragança, a falta de una, cuenta con dos catedrales, aunque ninguna de ellas es especialmente antigua, ya que la ciudad pertenecía primeramente a la diócesis de Miranda do Douro. La Sé Velha data del siglo XVI y se encuentra en el centro de la ciudad. En realidad en origen era un convento y solo cuando la sede de la diócesis pasa de Miranda a Bragança (en el siglo XVIII) comienza a ejercer funciones de catedral. Frente a ella, en la Praça da Sé, veremos un precioso crucero de piedra, mientras que detrás de la catedral, casi escondida, se encuentra la amplia Praça de Camões, donde se celebran diversas ferias y eventos.

Por su parte, la Sé Nova es una construcción muy reciente, pues se inauguró en 2001. Se trata de un edificio de estilo contemporáneo diseñado por el arquitecto Vassalo Rosa que se ubica en la parte moderna de Bragança.

braganza portugal que ver

Praça da Sé Velha (foto: António Sá, Câmara de Bragança).

Pero si por algo destaca Bragança es por el gran número de museos y centros de visitantes con los que cuenta esta pequeña ciudad, la mayoría además concentrados en una sola calle (la Rua Abílio Beça, que ya empieza a conocerse popularmente como Rua dos Museus).

El más antiguo de todos, y también uno de los más visitados, es el Museu Abade de Baçal, ubicado en el antiguo palacio episcopal. Se trata de un museo de arqueología y bellas artes, un concepto similar a los museos provinciales que tenemos a este lado de la frontera. El Abade de Baçal, la persona que le da nombre, además de ser su primer director fue un erudito local con una personalidad muy interesante que estudió y puso en valor prácticamente todo el patrimonio de la región. Recomendamos encarecidamente la visita, si es posible guiada, a este museo.

Bragança portugal

Visita guiada al Museu Abade de Baçal

Otro de los espacios visitables que encontramos en Bragança, solo a unos pasos del anterior, es el Centro de Arte Contemporânea Graça Morais, en el que vamos a poder disfrutar de distintas colecciones temporales de pintura, fotografía, escultura, etc. de artistas portugueses y de otras nacionalidades, y en especial de la autora local que da nombre a este espacio: Graça Morais. Los amantes del arte no se lo pueden perder.

Muy cerca se encuentra el Centro de Fotografía Georges Dussaud, situado en el edificio Paulo Quintela. Este centro incluye una colección de 148 fotografías en blanco y negro tomadas en la región de Trás-os-Montes por el fotógrafo que da nombre al centro.

 

bragança turismo

Centro de Fotografia Georges Dussaud

Sin salir de esta calle podemos visitar el Centro de Interpretação da Cultura Sefardita, la última incorporación a este plantel de equipamientos culturales. En este caso nos habla de la presencia judía en Bragança y en todo el noreste trasmontano. Este centro se complementa con el Memorial e Centro de Documentação Bragança Sefardita, que incluye la reproducción de una sinagoga.

Fuera de esta calle encontramos también otros espacios para visitar. Por ejemplo, junto al río Fervença, allí donde se ubicaba una minicentral hidroeléctrica se ha construido el Centro Ciência Viva, que forma parte de una red nacional de espacios dedicados a la divulgación de la ciencia, sobre todo entre la gente joven. Son centros temáticos dedicados a la geología, la astronomía, etc. En particular, éste se centra en la energía, aunque también aborda otros asuntos. Recomendable sobre todo si se va con niños.

Cerca de él encontramos la Casa da Seda, un centro de interpretación dedicado a la industria de la seda, pues en los siglos XVII y XVIII Bragança era uno de los mayores centros de producción de esta fibra natural de todo Portugal. Una visita llena de curiosidades, también especialmente recomendable si se viaja en familia.

casa da seda bragança

Casa da Seda (foto: palmilheiro.blogspot.com)

En la ciudad hay otros puntos de interés menos conocidos, como el local donde se encontraba el horno comunitario (éste ya no se conserva); dicen que fue el mayor de todo Portugal, ya que parece ser que permitía hacer hasta 96 panes, muy cerca del cual podemos encontrar un viejo puente de piedra sobre el río Fervença.

Este pequeño río atraviesa Bragança de punta a punta aunque, en realidad, la parte antigua de la ciudad se encuentra toda en su margen izquierda, ya que el asentamiento medieval se situaba justo donde el río comienza a encajarse, porque utilizaba el desnivel de sus laderas como elemento defensivo. El río es en sí mismo otro elemento de interés, pues existe una ruta que nos invita a conocer su ribera (el llamado corredor verde do Fervença, con pasarelas, jardines, parques, zonas de ocio) que hace años fue objeto de un acertado proyecto de restauración ambiental e integración en la ciudad.

Ya en la parte moderna de Bragança, en el lugar que ocupaba un antiguo molino de agua tradicional (imposible de reconstruir por su avanzado estado de ruina), se levantó una reproducción del mismo con paneles que explican su funcionamiento, aunque lo cierto es que solemos encontrarlo cerrado casi siempre. Se puede apreciar otro molino, éste “de verdad”, junto a la ya mencionada Casa da Seda, centro que por cierto se levantó donde también había otro molino.

Cambiando de tercio, en uno de los puntos más elevados de la ciudad, ya a las afueras (en el Cabeço de São Bartolomeu), se encuentra el santuario de São Bartolomeu y junto a él un mirador que ofrece una visión deslumbrante de la ciudad y del castillo. Las vistas de las montañas españolas y portuguesas que se obtienen desde éste y otros puntos elevados de la ciudad son espectaculares. De hecho, la carretera que conduce al santuario dispone de otros miradores y se denomina precisamente Estrada do Turismo.

que ver y hacer en braganza portugal

El castillo desde la Estrada de Turismo

La cultura popular es uno de los mayores atractivos de la región de Trás-os-Montes y en particular de Bragança y todo el nordeste trasmontano, como ya vimos al hablar de Miranda do Douro; dentro de ella hay que destacar las mascaradas, ya citadas al hablar del Museu do Traje, que podemos ver desfilar en el Carnaval dos Caretos, donde también se realiza la espectacular queima do diabo.

Braganza

El diablo que se quema en el Carnaval dos caretos

Como ya hemos hecho para otras localidades portuguesas, recomendamos encarecidamente asistir a cualquiera de los eventos que tienen lugar en la ciudad a lo largo del año. Entre ellos hay varias ferias interesantes, como la del butelo (botillo) y las casulas (vainas secas de las judías), que tiene lugar por carnaval, la de la caza, la pesca y la castaña, que se celebra a principios de noviembre, o la tradicional feria de las cantarinhas, a principios de mayo.

Cantariñas Braganza 2018

Cartel de la feria de las Cantarinhas

También tiene gran aceptación entre los españoles la pista de patinaje que se coloca en Navidad y, especialmente, la espectacular Fiesta de la Historia (denominado más bien “mercado medieval de Braganza” por los españoles) que se celebra todos los años a mediados de agosto.

Los aficionados a la arquitectura, el arte y la historia pueden disfrutar también de otros edificios emblemáticos de la ciudad, como la Casa del Arco, el Club de Bragança, el convento de San Francisco, la Casa dos Calaínhos, las iglesias de la Misericordia y de San Vicente, el teatro municipal o la Casa dos Morgados.

Bragança

Interior de la iglesia de la Misericordia

Una buena opción para conocer la ciudad es partir desde la Praça da Sé hacia el castillo por la Rua Abílio Beça y retornar por la Rua dos Combatentes da Grande Guerra, donde se encuentra la iglesia de San Vicente, o viceversa.

Bragança además dispone de todos los servicios que el visitante pueda necesitar, así como de múltiples posibilidades de alojamiento: hoteles, hostales, un “parador” (la pousada) y múltiples casas rurales en sus alrededores. Incluimos un listado de recomendaciones al final de este artículo.

 

Qué ver en los alrededores de Bragança

Muy cerca de la ciudad hay dos reclamos turísticos del máximo interés. Uno de ellos es el embalse de Azibo, paisaje protegido y lugar ideal para bañarse o practicar deportes náuticos, del que hablaremos más en profundidad en la entrada que le vamos a dedicar al municipio de Macedo de Cavaleiros, en el cual se encuentra. El otro es el Parque Natural de Montesinho, que comienza a 3 km de la ciudad. Se trata de un espacio protegido de montaña en el que no puedes dejar de visitar algunas de sus bellas aldeas de casas tradicionales, como Montesinho, Moimenta, Guadramil o Rio de Onor, ésta última elegida una de las 7 maravillas de Portugal. El parque cuenta con 75.000 hectáreas de una gran biodiversidad, destacando la presencia del lobo ibérico, que puede ser observado en una actividad de ecoturismo. Los pescadores también pueden disfrutar de su afición en los diferentes ríos trucheros que atraviesan, la mayoría de ellos de norte a sur, este parque natural.

 

parque natural de montesinho

Panel informativo del Parque Natural de Montesinho

A 6 km de la ciudad se encuentra Gimonde, localidad conocida por su apreciado pan, así como por su puente medieval, pero sobre todo está muy concurrida los fines de semana por cientos de turistas que hasta ella llegan atraídos por la deliciosa gastronomía que ofrecen sus restaurantes.

También en las proximidades de Bragança se encuentra otro espacio natural muy interesante: la Sierra de Nogueira, donde existe uno de los mayores robledales de Europa. Se trata de un espacio ideal para la práctica de senderismo o de bicicleta de montaña, para lo cual existen varias rutas señalizadas.

sierra de nogueira

Robledales de la Sierra de Nogueira

En la cima de la sierra existe una ermita, que cuenta la leyenda fue construida por mandato de la Virgen, tras aparecerse a una joven pastora muda, que por milagro consiguió hablar. Allí se celebra todos los años romería, del 30 de agosto al 8 de septiembre.

A solo 3 km de Bragança encontramos la localidad de Castro de Avelãs donde se puede visitar lo que se conserva de su antiguo monasterio benedictino, en particular tres ábsides semicirculares de estilo románico mudéjar. Se trata de la única construcción de este tipo, levantada con ladrillo, de todo Portugal. El antiguo convento tuvo una gran importancia histórica (desde el siglo XII hasta el XVI, en el que se abandona) ya que participó activamente en la repoblación de toda la región y atendió a los peregrinos que se dirigían a Compostela.

monasterio castro de avelas

Monasterio de Castro de Avelãs

Una bellísima localidad del municipio de Bragança, aunque injustamente poco conocida, es Outeiro, donde se pueden visitar los restos de su antiguo castillo y, sobre todo, admirar la belleza de la Basílica del Santo Cristo, obra que no desmerece en nada a las tres catedrales con las que cuenta la diócesis de Bragança-Miranda.

cristo outeiro portugal

Basilica del Cristo del Outeiro

Otro lugar muy interesante es el principal río del municipio: el río Sabor, que nace en España (en la comarca de Sanabria), aunque la mayor parte de su curso discurre por terreno portugués. Este río sirvió en la antigüedad de límite entre astures (zoelas) y galaicos, los dos pueblos prerromanos que habitaban en este territorio. El Sabor y su principal afluente, el Manzanas o Maçãs, son espacios protegidos que forman parte de la Red Natura 2000. En torno a estos ríos se pueden realizar diversas actividades de aventura, entre ellas rafting y kayak.

Finalmente comentar que el último domingo de mayo se celebra cerca de la localidad de Quintanilha (población muy interesante, por cierto) la romería o fiesta de la Senhora da Ribeira, la popularmente conocida del lado español como Ribiriña o Riberiña. Se trata de un evento internacional, no solo por celebrarse muy cerca de la misma frontera sino también porque a la celebración acuden año tras año cientos de españoles. Junto al acto religioso se disponen multitud de puestos en los que adquirir diversos productos, en especial productos de temporada, como a esa altura suelen ser las cerezas.

 

Cómo llegar a Bragança

Como siempre ocurre, llegaremos a Bragança por una carretera u otra en función del punto de partida, por lo menos cuando nos desplazamos en coche (hay que recordar que Bragança cuenta con un pequeño aeropuerto que nos permite llegar en avión, sobre todo desde distintos puntos de Portugal).

Si nos encontramos en Portugal, el acceso principal es la A4 que viene de Oporto (si estamos en Miranda do Douro recomendamos enlazar con la nacional 122 de España), mientras que cuando partimos desde España lo más habitual es llegar a Zamora y tomar la carretera nacional 122. Sin embargo, hay excepciones. Por ejemplo, desde Galicia no es preciso alcanzar Zamora, ya que desde Puebla de Sanabria salen dos carreteras que se dirigen a Bragança (nosotros recomendamos la que pasa por Rio de Onor, para visitar esa localidad y porque también pasa muy cerca del Centro del Lobo). Incluso antes de llegar a Puebla tenemos un par de atajos. Son carreteras de montaña para ir despacio y disfrutar del paisaje, como la que pasa por A Mezquita (Ourense) o por Hermisende (Zamora).

También, si se viene desde el norte (por ejemplo desde León o Asturias), al llegar a Benavente hay una alternativa más corta y rápida que pasar por Zamora: tomar la autovía de las Rías Baixas (dirección Puebla de Sanabria) y salirse de ellas para tomar la nacional 631 que abandonamos enseguida para enlazar con la ZA-912 que pasa por Villardeciervos y nos deja en Alcañices, donde simplemente giramos a la derecha para tomar la nacional 122.

Alojamientos recomendados en Bragança y alrededores:

Hotel Estalagem (Bragança)

Hotel Baixa (Bragança)

Apartamento Baixa (Bragança)

Bungalows de lujo. Quinta da Carvalhinha (Bragança)

Bungalows. Quinta da Boa Ventura (Bragança)

Bed and Breakfast. Quinta da Boa Ventura (Bragança)

Casa Rural Quinta de Santo António (Alfaião)

Camping Cepo Verde (Gondesende)

Cabañas Cepo Verde (Gondesende)

Microcabañas rotativas Cepo Verde (Gondesende)

Casa Rural Casa da Bica (Gondesende)

Casa Rural Moinho do Caniço (Ponte de Castrelos)

 

Una cascada en el norte de Portugal: Faia da Água Alta

La Faia da Água Alta es todo un monumento natural. Se trata de una caída de agua o cascada de más de 40 metros de altura. Esta catarata se encuentra en el Parque Natural do Douro Internacional, en territorio portugués (dentro del municipio de Mogadouro) pero muy cerca de la frontera y de las provincias de Zamora y Salamanca. Por así decirlo, está en la parte portuguesa del parque natural de Arribes del Duero, una zoa que conocemos bien ya que somos de muy cerca y además hemos enseñado el parque a mucha gente como guías acompañantes.

cascada portugal

Sin embargo, no se trata de un lugar especialmente conocido, de hecho mucha gente de la zona no sabe que la cascada más alta de todo Portugal continental se encuentra a menos de una hora y media de las ciudades de Salamanca y Zamora, y muy cerca de algunos de los lugares más visitados de Arribes del Duero, como es el caso de Fermoselle o Miranda do Douro, éste último ya en la parte de Portugal (en el citado Douro Internacional).

cascadas norte portugal

A este desconocimiento ha contribuido que otra cascada mucho más popular, el Pozo de los Humos (situado justo al otro lado del río Duero, a unos 15 km en línea recta, aunque por carretera la distancia es mucho mayor) la ha eclipsado. Sabiendo que las comparaciones son odiosas, en este caso hay que decir que, pese a que la altura de ambas cataratas es semejante, el caudal del arroyo que forma la Faia da Água Alta es mucho más estacional que el río Uces, lo que nos obliga a visitarla en momentos en los que ha habido abundantes lluvias. Depende del año, naturalmente, pero lo normal es que tenga agua suficiente a finales del invierno y comienzos de primavera (meses de marzo y abril, sobre todo).

cascadas portugal

Para llegar a la cascada hay que tomar un camino que parte de Lamoso, la pequeña localidad en cuyo término se encuentra la Faia da Água Alta y que también da nombre al curso de agua que la alimenta: la Ribeira de Lamoso, un arroyo con el que nos vamos a encontrar en nuestro recorrido hacia la cascada, de unos 2 km de distancia, y que más abajo de la catarata, tras unirse a otros arroyos, acabará desembocando en el río Duero. Hay que decir que existe una ruta señalizada diferente a la que vamos a describir aquí, más larga (de 8,6 km) y circular, que lleva a la cascada desde Bemposta (más información aquí) y que incluye en su recorrido otros recursos de interés.

cascadas en portugal

El camino, debidamente señalizado, parte de la carretera que sale hacia Tó, a las afueras de Lamoso y a mano izquierda, después de atravesarlo si venimos de Bemposta, o bien justo antes de entrar en él y a mano derecha si accedemos desde Mogadouro.

Faia da Agua Alta

Faia da Agua Alta

El camino se encuentra en buen estado pero no es demasiado apto para un turismo, así que lo más recomendable es hacerlo a pie. Advertiremos que hemos llegado a la cascada, además de por el sonido del agua al caer, porque alcanzamos un pequeño aparcamiento que cuenta con un refugio y un panel informativo que nos recuerda que estamos ante uno de los monumentos naturales más importantes de este parque natural, ubicado en los confines del norte de Portugal. El paisaje aquí, más allá de la caída de agua, es espectacular. La vegetación predominante es típicamente mediterránea (olivos, jaras, almendros, tomillos…), como no podía ser de otro modo.

turismo bemposta

La infraestructura que se ha construido en torno a la cascada nos va a permitir hacer un recorrido circular alrededor de ella. Se han instalado varios puentes y pasarelas, y se han delimitado unos senderos para poder apreciar la catarata desde distintas perspectivas, aunque desde algunos puntos parte de la caída de agua no se ve apenas debido a la vegetación, que en este rincón tan húmedo ha prosperado con mucho vigor.

que ver douro internacional

Finalmente comentar que en nuestras visitas hemos visto cómo algunas personas se han aventurado a introducirse bajo la cascada, saliéndose para ello del itinerario marcado. Esto resulta enormemente peligroso, sobre todo en los meses en que la cascada tiene más fuerza, pues el suelo se encuentra muy húmedo y resbaladizo, especialmente las rocas. Este lugar merece ser visitado, pero no vale la pena arriesgar la vida, ya que, como se ha dicho, se han habilitado estructuras que permiten disfrutar de la cascada sin ningún riesgo, aunque en tiempo húmedo conviene extremar las precauciones aún cuando no nos salgamos del recorrido establecido.