Qué ver en la Sierra de la Culebra

La Sierra de la Culebra es un espacio natural situado en el noroeste de la provincia de Zamora que ofrece diferentes alternativas de ocio al visitante. El reclamo principal de este territorio es tal vez su habitante más emblemático: el lobo ibérico, aunque otra especie animal, el ciervo (en la Culebra habitan los ciervos de mayor tamaño de la Península Ibérica), se ha convertido igualmente en un icono de esta reserva. En definitiva, es sobre todo por su fauna por lo que la Sierra de la Culebra es hoy tan popular.

Sierra de la Culebra

Sierra de la Culebra

Por ello, hasta hace muy poco la mayor parte de quienes se acercaban hasta aquí eran naturalistas que trataban de observar y fotografiar éstas y otras especies. Sin embargo, hoy la situación está cambiando: además de ser un paraíso del ecoturismo, la zona dispone de otras cosas para ver y hacer. La Sierra cuenta con una oferta cada vez más orientada al turismo familiar y, en general, a todos los públicos: localidades pintorescas, playas fluviales, construcciones tradicionales, setas, actividades de turismo activo y aventura (senderismo, rutas a caballo, etc.), buena gastronomía…

lobos en la sierra de la culebra

Localización de la Sierra de la Culebra en Castilla y León (fuente: lycographos)

Es de destacar también su proximidad a otros espacios protegidos: el parque natural de Montesinho, contiguo a la sierra aunque ya en terreno portugués, donde también el lobo es el rey, el parque natural del Lago de Sanabria (a 15 km), la reserva de las Lagunas de Villafáfila (a 30 km) y el parque natural de Arribes del Duero y Douro Internacional (a 45 km). Además, recientemente todo este territorio ha sido declarado Reserva de la Biosfera, bajo el nombre “Meseta Ibérica”.

El Centro de Interpretación del Lobo Ibérico

Decíamos que los visitantes tienen cada vez más opciones de ocio en la Sierra de la Culebra y así es. Una de las principales es la visita al Centro del Lobo, situado en la localidad de Robledo, una actividad siempre recomendable. En este espacio es posible ver a los lobos en estado de semi-libertad desde los distintos miradores habilitados para ello, algo que no se ve todos los días.

centro del lobo sierra de la culebra

También dispone el centro de abundante información sobre la especie, tanto desde el punto de vista biológico como acerca de la cultura lobera que la presencia de este animal ha generado en la zona, incluyendo los sistemas de defensa de los rebaños ante la amenaza que el lobo suponía.

La observación de fauna en libertad (lobo y ciervo)

La Sierra de la Culebra, además de contar con una importante población de lobos, dispone de excelentes atalayas para su avistamiento a gran distancia, lo que permite disfrutar de estos animales sin interferir en su actividad, si se dispone de equipos ópticos que lo permitan (telescopio). Como no siempre es posible conseguir observar a los lobos, muchas veces terminan siendo los abundantes ciervos, mucho más fáciles de ver, el objetivo de nuestra atención.

sierra de la culebra

Intentando ver al lobo

A estos puntos de observación se desplazan numerosos amantes de la naturaleza para conseguir avistar a tan emblemático animal. Igualmente es posible ver lobos con un guía de naturaleza, actividad que desde Naturaliste venimos ofreciendo desde hace años. En definitiva, poder ver a los lobos en libertad es el complemento ideal a observarlos de cerca en el Centro del Lobo.

La berrea del ciervo

Muy relacionado con el punto anterior, aunque mucho más accesible para todo tipo de público, tenemos este espectáculo de la naturaleza. En este caso cualquiera que no esté sordo puede disfrutar de la berrea, aunque también desde Naturaliste ofrecemos la posibilidad de hacerlo con un guía de naturaleza que no solo nos va a permitir observar a los ciervos berreando con el telescopio sino que también nos contará muchas cosas y algunas curiosidades de estos animales y el medio en el que viven.

Pueblos “con encanto”

En la Sierra de la Culebra hay varios lugares que no se pueden dejar de visitar. No se trata de grandes poblaciones, sino en algunos casos incluso de pequeñas aldeas de montaña. Uno de los lugares que recomendamos conocer es Villardeciervos, declarado Conjunto Histórico. Pueblos más pequeños pero muy pintorescos son Riomanzanas, Santa Cruz de los Cuérragos, declarado Conjunto etnográfico o Rihonor / Rio de Onor, pueblo partido en dos por la frontera, cuya parte portuguesa está considerada como una de las 7 maravillas de Portugal. Por supuesto,  otro de los lugares de visita obligada es Puebla de Sanabria.

rihonor sierra de la culebra

Visita a Rio de Onor y Rihonor

La visita a Rio de Onor, que por cierto cuenta con su propio centro de interpretación (la Casa do Touro), se suele completar con la visita a la ciudad portuguesa de Bragança, obviamente fuera de la Sierra, pero cercana a Rio de Onor.

Las playas de la Sierra.

Sí, aunque parezca mentira, también aquí hay playas y muy buenas. Todas ellas se encuentran en el embalse de Valparaíso.

playa de cional

Playa de Cional

Destacamos tres playas fluviales: las de Villardeciervos (playa de los Molinos), Cional y Manzanal de Arriba. Están muy cerca unas de otras aunque su tamaño es muy desigual, la más grande es la de los Molinos y la más pequeña la de Manzanal.

 

Recolección de setas en la Sierra de la Culebra

Uno de los aspectos por los que es más conocido este territorio es por su abundancia en setas comestibles (cuando se dan las condiciones meteorológicas adecuadas, como es natural). Por eso, los otoños fecundos en estos frutos del bosque atraen a la zona a multitud de recolectores aficionados procedentes de todas partes que buscan con ahínco estos manjares que la naturaleza ofrece.

Setas en la Sierra de la Culebra (boleto de pino)

En los montes de la Sierra de la Culebra hay diferentes tipos de setas muy apreciadas (chantarelas, pie azul, Amanita caesarea, etc.), pero son especialmente abundantes los boletos. En sus pinares se da con profusión el Boletus pinicola, en los robledales Boletus edulis, Boletus aereus, Boletus aestivalis, etc. y en los jarales el famoso Boletus edulis de la jara. Para la recolección es preciso obtener un permiso, cuyo precio y condiciones depende de cada municipio, excepto en los montes que están regulados por el proyecto micocyl, que abarca varios municipios con un solo permiso.

Para aprender un poco más sobre las setas de la zona, podemos visitar la Escuela Micológica de Ungilde (EMU) o bien el Museo Micológico de Rabanales, aunque éste se encuentra ya fuera de la Sierra (a 15 km).

 

Las corralas y los castros

En la Sierra de la Culebra abundan una serie de construcciones tradicionales muy típicas de esta zona (normalmente circulares) denominadas corralas, corrales, corralizas, pariciones, etc. Se trata de edificios cuya utilidad era proteger al ganado del frío y también del lobo, claro. Las corralas más conocidas son las del municipio de Riofrío de Aliste (Sarracín, Riofrío, Cabañas, etc. ), donde algunas han sido restauradas para que podamos disfrutar de ellas.

Corrala sarracín

Corrala (Sarracín de Aliste)

Incluso en Ferreras de Arriba existe un Centro de Interpretación de la Vida Pastoril en una de ellas, también rehabilitada. Por su planta circular hay quien ha querido relacionar estas construcciones con las viviendas de los antiguos asentamientos que tanto abundan en la zona, los castros prerromanos, pero nada tienen que ver.  Por cierto, una verdadera lástima que la Sierra de la Culebra no disponga de ni un solo castro excavado y acondicionado para su visita.

 

La gastronomía en la Sierra

Como toda la provincia de Zamora, esta zona destaca por la calidad de sus productos alimentarios: la Ternera de Aliste, las setas silvestres e incluso la carne de caza, que algunos restaurantes ya están ofreciendo a sus clientes. También es muy apreciada la miel de la Sierra de la Culebra, miel sobre todo de brezo, que es una de las mieles mejor consideradas de cuantas existen. De hecho, el propio espacio natural cuenta con un Centro de Interpretación de la Miel situado en la localidad de Sagallos (municipio de Manzanal de Arriba), cuya visita recomendamos.

Centro de interpretacion de la miel sierra de la culebra

Centro de Interpretación de la Miel de Sagallos

 

El paisaje de la Sierra de la Culebra

Lo cierto es que este espacio natural ofrece una imagen bastante reconocible. Digamos que tiene un paisaje muy característico, en parte debido a su componente natural y en parte a a la acción humana. Sus crestones cuarcíticos, de los que descienden extensísimos pinares de repoblación, acompañados en las partes bajas por amplios brezales y robledales, y en menor medida por zonas cultivadas y praderas, que cada vez escasean más, dan lugar a la estampa clásica de la Sierra.

sierra de la culebra paisaje

Paisaje de la Sierra de la Culebra

Se trata de un paisaje modelado tradicionalmente por la agricultura, la ganadería y el carboneo, y en la actualidad por la fauna silvestre, el abandono de las prácticas agropecuarias y las repoblaciones forestales. Es especialmente bello, como casi todos los paisajes, en primavera y otoño.

Otras cosas que ver y hacer en la Sierra de la Culebra

Las opciones no se agotan con lo que hemos contado hasta aquí, pues en la Sierra hay muchas otras cosas que hacer. Una de ellas es practicar senderismo. A tal efecto existen numerosas rutas señalizadas, entre ellas algunas espectaculares, como la ruta de las madroñeras, de Cabañas a Sarracín.

También  existe la posibilidad de realizar rutas a caballo, que puedes contratar a través de Naturaliste.

Puedes encontrar más información sobre la Sierra de la Culebra aquí.

Qué ver en Freixo de Espada à Cinta y alrededores

Continuamos nuestro recorrido por los municipios portugueses que hacen frontera con las provincias de Zamora y Salamanca. En esta ocasión le toca el turno a Freixo de Espada à Cinta, uno de los más pequeños del distrito de Bragança en cuanto a superficie y población, aunque no por ello menos interesante, y también uno de los cuatro municipios portugueses en los que se sitúa el parque natural del Douro Internacional / Arribes del Duero, del que mucho vamos a hablar en esta entrada.

freixo portugal

La Congida (Freixo de Espada à Cinta)

En primer lugar citaremos los que creemos que son los recursos turísticos más atractivos del municipio y sus alrededores. Uno de ellos es el mirador de Penedo Durão, situado cerca de la localidad de Poiares. Se trata de una atalaya accesible (se llega perfectamente en coche), amplia y muy bien acondicionada (dispone incluso de sillas y mesas donde comer o picar algo), que nos ofrece unas espectaculares vistas del Duero (en particular del embalse de Saucelle) así como de la desembocadura en él del río Huebra. Es uno de los miradores (miradouros, en portugués) más conocidos e impresionantes del parque natural Douro Internacional / Arribes del Duero, quizás el más popular de los que se encuentran en la orilla portuguesa del Duero, tal vez junto al de la Fraga do Puio, de Picote.

Pero en el municipio de Freixo de Espada à Cinta también hay otros miradores sobre las Arribes del Duero que merece la pena visitar, pues nos ofrecen distintas perspectivas de este espacio natural, como son los del Colado (Mazouco), el Carrascalinho (Fornos), Assumadouro (Poiares) o la Cruzinha (Lagoaça).

freixo de espada à cinta

Vistas de las Arribes desde Penedo Durão

Tal vez el otro atractivo turístico más fuerte del municipio es el paseo en barco que parte del muelle de la Congida, en el propio Freixo (el embarcadero está a 4 km del pueblo), y continúa aguas arriba en un trayecto que dura 2:30 h y que también hace parada en el embarcadero de Vilvestre (denominado la Barca), desde donde igualmente se puede iniciar este pequeño crucero; eso sí, desde allí el recorrido es más corto (1:30 h). El paseo fluvial llega hasta el paraje de la Code, en Mieza, para darse la vuelta y retornar a Freixo de Espada à Cinta, no sin antes parar de nuevo en Vilvestre. A destacar las instalaciones de la Congida, un área de ocio donde además del embarcadero encontraremos bar, restaurante, aparcamiento, alojamientos, zona de baño, etc.

paseo en barco freixo de espada à cinta

Barco de Freixo de Espada á Cinta

¿Qué ver en Freixo de Espada à Cinta (pueblo)?

Continuando con nuestro repaso, ahora vamos a centrarnos en los recursos turísticos que nos ofrece el núcleo urbano de esta localidad, para más tarde salir de ella y buscar en el resto del municipio y sus alrededores otros lugares de interés. Ya hemos hablado del embarcadero de la Congida, punto neurálgico del turismo que llega a la zona durante el verano. Ahora bien, también Freixo dispone de un rico patrimonio que puede ser disfrutado a lo largo de todo el año.

En el centro del pueblo encontramos la iglesia de San Miguel, un templo de estilo manuelino probablemente construido sobre una antigua iglesia románica. Se conservan en el interior de su capilla mayor las pinturas (16 pequeñas tablas que representan escenas de la vida de la Virgen y de la pasión de Cristo) y parte de la decoración del retablo mayor original, datadas  entre 1520 y 1535 y atribuidas a Grão Vasco o algunos de sus discípulos.

Muy cerca de la iglesia se halla la Torre do Galo, que  formaba parte del castillo de la localidad, de cuya existencia ya existe constancia a principios del siglo XII, siendo reconstruido en tiempos del rey Dionisio I (Dom Dinis), el monarca que  firmó el tratado de Alcañices.

que ver en freixo de espada a cinta

Iglesia de San Miguel

Otros monumentos que también encontramos en Freixo de Espada à Cinta son la iglesia barroca del antiguo convento de San Felipe Neri o la iglesia de la misericordia (s. XVI). Tampoco podía faltar en una villa portuguesa como ésta el típico pelourinho.

Al pasear por el casco urbano enseguida nos llamarán la atención multitud de casas con unas características ventanas de estilo manuelino, más o menos decoradas según el caso, lo que junto a la presencia de la citada iglesia de San Miguel, ha dado lugar a que de Freixo se diga que es la “villa más Manuelina de Portugal”. Pese a que se encuentra en un apartado rincón de Trás-os-Montes, aquí se desarrolló con fuerza este estilo artístico, hecho que se relaciona con la importante presencia de judíos que tenía la localidad.

ventanas freixo

Ventana de estilo manuelino

Además de los monumentos antes citados, Freixo de Espada à Cinta cuenta con un espacio interpretativo de entrada libre y con posibilidad de realizar una visita guiada: el Museu da Seda (Museo de la Seda). Y es que esta industria textil artesanal (la de la elaboración de la seda) ha perdurado en Freixo hasta la actualidad. En el mismo museo es posible contemplar cómo se produce y trabaja la seda, así como adquirir algunas de las piezas que todavía se elaboran con ella. Además, tanto la visita guiada como los paneles informativos nos hablan sobre la historia de la zona, completando la visita temática con información general de la zona.

También existe en el pueblo otro museo, la Casa Junqueiro (así denominada porque perteneció al padre del poeta portugués Guerra Junqueiro), dedicado a las tradiciones y a la cultura rural del territorio.

museo de la seda freixo

Museo de la Seda

Por lo que respecta a los eventos que tienen lugar a lo largo del año en Freixo de Espada à Cinta, queremos destacar dos. Por una lado la fiesta de los almendros en flor, que se realiza en el mes de marzo, con presencia de productos de artesanía y alimentación de la zona (venta, exposición, catas, etc.) y también del otro lado de la frontera.

El otro evento que recomendamos es el mercado manuelino, que añade a lo mencionado para la fiesta de los almendros en flor representaciones de artes y oficios antiguos, espectáculos de danza y fuegos orientales, cetrería, etc; en definitiva, toda una fiesta de la historia que nos conduce a otro tiempo en un escenario inmejorable.

mercado-manuelino-freixo-de-espada-a-cinta

Mercado Manuelino (2019)

Como ya hemos hecho en el caso de otras villas portuguesas, recomendamos no solo visitar los monumentos sino también pasear con calma por sus calles y rincones, y en este caso además disfrutar del paisaje circundante, inundado de almendros y olivos.

freixo douro internacional

Decoración urbana

A destacar de Freixo, como no, su gastronomía. En sus restaurantes es posible degustar cualquiera de las elaboraciones típicas de Portugal, en especial el bacalao, preparado de mil y una maneras diferentes. Entre los productos alimentarios típicos de la región están el vino, el aceite o la miel.

 

¿Qué ver en los alrededores de Freixo de Espada à Cinta?

Si disponemos de tiempo merece la pena desplazarnos a unos cuantos lugares cercanos a la localidad de Freixo, donde encontraremos distintos recursos turísticos de primer nivel.

Muy cerca de la localidad, a solo 22 km que nos hacen transitar por una bella carretera, que en gran parte discurre en paralelo al río Duero, se encuentra Barca de Alba (Barca d’Alva, perteneciente ya al municipio de Figueira de Castelo Rodrigo). Y a solo 2 km de esta localidad se encuentra Vegaterrón (La Fregeneda, España). Cada uno de estos dos lugares (Barca de Alba y Vegaterrón) cuenta con su respectivo muelle fluvial, puntos de salida y llegada de cruceros turísticos por el Duero.

muelle barca de alba

Muelle de Barca de Alba

Junto a estos puertos fluviales se encuentra, del lado español (en la provincia de Salamanca), el Camino de Hierro, vía del ferrocarril recuperada para el turismo y el senderismo. Se trata de una ruta con unos paisajes espectaculares, a lo que hay que añadir el paso por diversos túneles y viaductos. Muy recomendable.

Pero los amantes del senderismo están de suerte porque en el propio municipio de Freixo se encuentra la calzada de Alpajares, se cree que de origen romano, que discurre entre pedregosas fragas y un paisaje excepcional. Muy recomendable para quien desee disfrutar de la naturaleza en estado puro.

A 45 km de distancia de Freixo de Espada à Cinta (junto a la desembocadura del río Sabor en el Duero y muy cerca de Torre de Moncorvo) tenemos un parque acuático (aqualike), ideal para ir con niños.

A esa misma distancia, aunque al otro lado de la frontera, también podemos visitar una villa histórica declarada conjunto histórico: San Felices de los Gallegos. En dirección a ella recomendamos hacer una parada (está más o menos de camino de Freixo a San Felices) en la localidad de Sobradillo, donde se conserva un torreón, e incluso otra en el castro vetón de las Merchanas o en Hinojosa, para probar su delicioso queso.

san felices de los gallegos

San Felices de los Gallegos

Finalmente mencionar que a solo una hora en coche encontramos otros lugares de visita más que recomendable. Uno de ellos es el parque arqueológico del Valle del Coa, un yacimiento que alcanza una dimensión de nivel internacional, ya que posee el mayor conjunto de arte rupestre paleolítico al aire libre del mundo. Pese a que consta de más de mil figuras correspondientes a este periodo (hay otras de épocas posteriores), éstas solo fue descubiertas en el año 1991. Posee este parque arqueológico dos centros de recepción de visitantes y un museo (el Museu do Coa), situado en la localidad de Vila Nova de Foz Coa.

Si no hay tiempo para acercarse a ver estos grabados rupestres, muy cerca de Freixo de Espada à Cinta tenemos una pequeña muestra de arte paleolítico. En concreto, en la localidad ya citada de Mazouco aparecen representados varios motivos zoomorfos (sobre una roca de pizarra situada cerca del río Duero), de los cuales el más claro es el de un caballo (el llamado cavalinho de Mazouco).

Museo del Coa

Museo del Coa

También a una hora de Freixo de Espada à Cinta tenemos la aldea histórica de Castelo Rodrigo. Esta bella y pequeña localidad, casi despoblada, amurallada y situada en lo alto de un cerro, mantiene su aspecto medieval practicamente inalterado. Muy cerca de ella se encuentran el alto de la Marofa, a casi 1.000 metros de altitud, cuyo mirador nos ofrece unas vistas espectaculares, así como el monasterio de Santa María de Aguiar, del siglo XII, que antiguamente tuvo posesiones a ambos lados de la frontera y hoy se ha convertido en un alojamiento.

Castelo Rodrigo

Castelo Rodrigo

Esperamos haber despertado la curiosidad del viajero inquieto por conocer Freixo de Espada à Cinta, municipio portugués situado a orillas del Duero fronterizo y, como hemos visto, con múltiples alicientes para una estancia más o menos larga. Haciendo click aquí puedes ubicar algunos de los puntos de interés de los que hemos hablado.

 

Qué ver en Ledesma (Salamanca) y alrededores

En el núcleo urbano de Ledesma, localidad salmantina situada junto al río Tormes, vamos a encontrar un buen número de elementos de interés que no podemos dejar de visitar. De hecho, la villa ostenta la merecida categoría de Conjunto Histórico. y recientemente ha sido oficialmente elegido como una de los pueblos más bonitos de España. Sin embargo, lo que hoy observamos, a pesar de su grandiosidad, da la sensación de ofrecer una mínima parte del esplendor que esta población tuvo en el pasado. Como veremos, también en sus alrededores hay unos cuantos puntos dignos de visitar. Por otra parte, hay que mencionar que Ledesma, que es la cabecera de la comarca, ofrece todos los servicios (hostelería, gasolinera, cajeros, farmacia…) que el turista o visitante puede demandar.

Afortunadamente, los principales recursos turísticos han sido recientemente enlazados en un recorrido que además está bastante bien señalizado, lo que nos permite ir descubriéndolos a la vez que obtenemos una información básica sobre ellos a través de los respectivos paneles que se han colocado a tal efecto. Si seguimos las flechas amarillas, tal y como si estuviésemos haciendo el camino de Santiago, iremos completando esta ruta cultural por el interior de la localidad.

Ledesma

A destacar la situación estratégica de Ledesma, también para el turismo, pues se encuentra muy cerca de Salamanca (35 km), del parque natural de Arribes del Duero (42 km) y también de Zamora (54 km).

El primer elemento a destacar en Ledesma es el río. En esta parte, el Tormes discurre encajado entre berrocales graníticos, lo que da un aspecto singular al entorno de la localidad y a la vez le sirvió de defensa natural en el pasado. En la parte del río hay que destacar, obviamente, la presencia del puente de Ledesma. El conocido popularmente como Puente Viejo es de origen medieval y ya nos anuncia que lo que aquí hubo fue una importante villa. Es un puente corto, por la referida estrechez del cauce, pero muy alto, mucho más que, por ejemplo, el puente romano de Salamanca, construido también sobre las aguas del río Tormes.

puente ledesma

Junto al puente, en el extremo opuesto al que se ubica la localidad, nos encontramos con la ermita de la Virgen del Carmen, patrona de Ledesma, cuya construcción data del siglo XVI aunque posteriormente ha sido remodelada. También en las inmediaciones del río encontramos un mirador en cuya parte central se encuentra una gran pieza cilíndrica de roca granítica, que tradicionalmente se ha denominado el menhir, aunque hay bastantes dudas de que realmente lo sea. En cualquier caso merece la pena acercarse a verlo e incluso iniciar allí el recorrido por la localidad, pues junto al mirador hay un aparcamiento turístico donde podemos dejar nuestro vehículo para completar el recorrido por el casco urbano a pie.

ledesma salamanca

Ya en el interior de la localidad, un buen lugar desde el que iniciar la visita a Ledesma es la iglesia de San Miguel, convertida en Bletisa, centro de interpretación histórica de Ledesma. Allí, además de ampliar conocimientos sobre el pasado de la villa a través de un más que notable equipamiento museográfico, nos informarán de todo lo que podemos ver en ella.

que ver en ledesma

Igualmente, si queremos informarnos, podemos visitar de inicio la oficina de turismo, situada en la Plaza Mayor, donde también se encuentra la imponente iglesia de Santa María la Mayor (finales del s. XV-principios del s. XVI), declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Otras construcciones interesantes que encontramos en la misma plaza son el Palacio de los Trasmiera (donde se encuentra el actual ayuntamiento) o el Palacio de Beltrán de la Cueva (también llamado Casa de los Roderos). En realidad, paseando por Ledesma vamos a toparnos con numerosas casonas señoriales y palacetes de otros tiempos que hoy lucen su intenso sabor histórico. Todas ellas están construidas empleando sillares graníticos, pues este excelente material constructivo (el granito) es la roca natural que aflora en toda esta zona del oeste de la provincia de Salamanca.

ledesma salamanca turismo

No lejos de la Plaza Mayor (bueno, en realidad en Ledesma nada está lejos) encontramos la Puerta o Arco de San Nicolás, la única que actualmente se conserva. Cuenta la leyenda que la puerta recibe este nombre porque aquí el señor musulmán de la villa mandó martirizar a su hijo Alí, bautizado como Nicolás y llamado Nicolasín, junto a los clérigos Leonardo y Nicolás, quienes lo habían convertido a la fe cristiana.

ledesma turismo

Ya que estamos admirando la parte conservada del antiguo recinto amurallado, es obligado que visitemos el castillo de Ledesma, más conocido como la Fortaleza. En los jardines que hay justo antes del acceso a su interior (si deseamos entrar podemos pedir las llaves en el bar que hay en frente) nos recibe un verraco prerromano descabezado. Se cuenta que en Ledesma hubo varios de estos verracos y que fueron arrojados al río. Lo cierto es que éste apareció en los años 50 del siglo XX cuando se construían unas escuelas.

ledesma salamanca verraco

Pero la estampa más bella del castillo, monumento también declarado BIC, se obtiene no del lado de los jardines, sino accediendo a él por la parte de atrás, donde hay otra entrada, la puerta sur del castillo, flanqueada por dos cubos. La fortaleza tiene su origen en el siglo XII, aunque gran parte de lo que ahora vemos se debe a reformas posteriores.

castillo ledesma fortaleza

Otro de los edificios emblemáticos de la villa es el Hospital de San José (edificio del siglo XVIII), situado junto al paseo con vistas al Tormes. Actualmente se ha reconvertido a galería de arte, contando en su interior con dos salas de exposiciones.

Hospital san jose ledesma

Situado muy cerca del anterior, encontramos otro edificio histórico, fundado igualmente con fines benéficos: la Casa de la Alhóndiga, que data del siglo XVI y está construida en estilo gótico tardío.

alhondiga ledesma

A las afueras del pueblo encontramos una de las edificaciones más antiguas de Ledesma, la iglesia románica de Santa Elena, aunque cuenta con añadidos posteriores, como la sacristía o la espadaña barroca. De nuevo la iglesia ha sido declarada Bien de Interés Cultural y está rodeada por un espacio ajardinado que embellece más aún este magnífico templo medieval.

santa elena ledesma

Si continuamos por la carretera que pasa junto a la iglesia de Santa Elena y avanzamos un par de kilómetros (la carretera se dirige a Golpejas aunque por ella también se puede ir a Salamanca), encontraremos el Caño del Cerezo, una fuente neoclásica (del siglo XVIII) situada en la dehesa del mismo nombre: el Cerezo. La fuente está construida en granito aunque lleva incrustados varios escudos realizados en la famosa piedra de Villamayor (no confundir con Villarmayor, localidad a 8 km de Ledesma), tan utilizada en la ciudad de Salamanca.

caño del cerezo

A pocos metros de la fuente, también junto a la carretera y en la misma dehesa, se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Rosario, cuya espadaña fue trasladada piedra a piedra desde la cercana localidad de Mazán, donde se hallaba en estado ruinoso. El resto del edificio fue reconstruido, siendo toda la obra patrocinada por los actuales propietarios de la finca.

nuestra señora rosario ledesma

Solo un apunte final, referido a la gastronomía típica de Ledesma. No puedes irte de la villa sin probar una de sus especialidades más reconocidas: las pequeñas y deliciosas rosquillas de Ledesma.

Qué ver en los alrededores de Ledesma

En realidad en las líneas anteriores ya habíamos salido de la localidad. Continuando por la estrecha carretera que nos lleva al Caño del Cerezo, y que discurre entre los tradicionales muros de piedra que cercan las fincas que hay a cada lado, llegamos a Espino de los Doctores, pequeñísima población donde nos sorprende una espadaña exenta que parece proceder del pequeño templo en ruinas que hay solo unos metros más atrás.

espadaña espino de los doctores

Los amantes de la bicicleta de montaña están de suerte porque se han señalizado varias rutas btt que parten de Ledesma y permiten conocer algunos de los parajes más bellos de sus alrededores.

También muy cerca de Ledesma, aunque en otra dirección, encontramos el Puente Mocho, situado en la antigua calzada que unía Coria con Zamora.

puente mocho ledesma

Foto: https://salamancartvaldia.es

Entre otras cosas, Ledesma es una localidad conocida por sus aguas termales. Pese a ello, el Balneario (los Baños de Ledesma), que ya era utilizado en época romana, no se encuentra en la misma población sino a 11 km, a orillas del río Tormes.

Ya en la provincia de Zamora, pero solo a 15 km de Ledesma, podemos contemplar las ruinas del Castillo del Asmesnal, situado en la dehesa de este nombre, pero perfectamente visible desde la carretera.

castillo asmesnal sayago zamora

También en la provincia de Zamora, concretamente en la localidad sayaguesa de Almeida, situada a 21 km de Ledesma, podemos visitar el dolmen del Casal del Gato.

Otro de los puntos de interés cercanos a Ledesma es la Fundación Tormes, que se encuentra en la localidad de Almenara de Tormes, a 17 km de Ledesma. Se trata de un espacio dedicado a la educación ambiental, muy interesante para visitar con niños, y que cuenta también con un albergue.

En fin, con estas líneas informativas hemos pretendido mostrar qué puedes ver en Ledesma y zonas aledañas, esperando despertar la curiosidad del visitante y animándote a estirar la visita a esta localidad salmantina.

Qué ver en Macedo de Cavaleiros (Portugal)

Como ya hicimos con otros municipios portugueses fronterizos, como los de Bragança, Vimioso, Miranda do Douro o Mogadouro, acometemos ahora la tarea de destacar algunos de los puntos que poseen mayor atractivo para quienes visiten Macedo de Cavaleiros, que se encuentra un poco más hacia el interior de Portugal, pero nada lejos de las provincias de Zamora y Salamanca.

macedo de cavaleiros

“Los segadores” (Macedo de Cavaleiros)

Curiosamente, el lugar de mayor interés turístico del municipio, desde luego el más concurrido, se encuentra fuera de la localidad que ejerce como cabecera del mismo y le da nombre. Se trata del paisaje protegido de la Albufeira do Azibo, un pequeño pero espectacular embalse cuyas playas fluviales se encuentran a unos 11 km de Macedo de Cavaleiros (y a 33 km de Bragança). Se trata de un lugar ideal para darse un chapuzón, para pasar el día en familia o para disfrutar de los deportes acuáticos. Este pantano, pese a su origen artificial, destaca por estar absolutamente integrado en el entorno, tanto que casi parece un lago natural.

playa-de-azibo

Albufeira do Azibo

Además, la Albufeira do Azibo cuenta con una buena infraestructura turística: playas limpias, zonas de césped para hacer un picnic (aunque sombra hay poca, la verdad), aparcamiento, restaurantes, terrazas, rutas para hacer a pie o en bicicleta, alquiler de barcos, socorrista, parque infantil, etc; y además todo muy bien cuidado.

La albufeira tiene un embarcadero y dos playas; la más frecuentada es la Praia da Ribeira. Se trata de una de las playas fluviales más prestigiosas de Europa, ostentando la condición de ser la que lleva más años consecutivos con Bandera Azul, por lo que figura en las listas europeas de los mejores lugares turísticos del continente. Esta playa fluvial fue también elegida como una de las siete maravillas de Portugal en la categoría de playas (compitiendo aquí con todas las que se encuentran en el extenso litoral portugués).

En cualquier caso, nosotros no recomendamos ir a esta playa en agosto (como solemos decir para casi cualquier otro sitio) pues lo habitual es que nos encontremos con demasiada gente, ya que el lugar es muy conocido en toda la región trasmontana (y en todo el norte de Portugal) e incluso a este lado de la frontera. Creemos que es mejor época junio, julio o septiembre, aunque obviamente cada uno va cuando puede.

albufeira do azibo

Un camino circunda la Albufera de Azibo, ideal para dar un paseo en bici

La Albufeira do Azibo dispone de otra playa, la Praia da Fraga da Pegada, que destaca por contar con un parque acuático que permite realizar actividades como remo, windsurf, piragüismo o vela.

Pero Macedo de Cavaleiros no es solo la Albufeira do Azibo, también hay otras cosas que ver. Tal vez el segundo recurso turístico en importancia dentro del municipio es el extenso geopark o parque geológico Terras de Cavaleiros, que cuenta con nada menos que 42 geositios de interés que podemos visitar. De nuevo tenemos que salir de la localidad de Macedo si queremos disfrutar de la riqueza geológica de este espacio, aunque algunas de las 24 rutas señalizadas por el geoparque sí parten del núcleo urbano.

parque geologico terras de cavaleiros

Cartel indicador de una de las rutas del geoparque Terras de Cavaleiros

Por lo demás, Macedo de Cavaleiros es una localidad ideal para dar un agradable paseo. Cuenta, desde luego, con todos los servicios que el visitante pueda demandar, por lo que merece la pena pasear por sus calles y descubrir el día a día de sus gentes. También dispone de una gran oferta de alojamientos, lo cual siempre es importante.

macedo de cavaleiros que ver

Macedo de Cavaleiros

Entre otros equipamientos culturales de interés para el turista o visitante curioso, Macedo de Cavaleiros dispone de un Museu de Arte Sacra donde se exponen distintas piezas de carácter religioso. El museo se encuentra junto a la oficina de turismo, en la Casa Falcão, una antigua vivienda del siglo XVIII que encontramos en el centro de la localidad (puedes consultar su horario de apertura aquí).

que ver en macedo de cavaleiros

Museu de Arte Sacra de Macedo de Cavaleiros

Los amantes de la cultura tradicional pueden visitar el Museu Rural de Salselas, localidad además muy próxima a la Albufeira do Azibo. Y hablando de cultura rural y etnografía, es muy recomendable conocer de primera mano el interesantísimo entrudo chocalheiro (carnaval) de Podence, pueblo situado también muy cerca de la Albufeira do Azibo, con sus llamativos y coloridos caretos.

caretos de podence

Caretos de Podence (foto: http://br.visitportoandnorth.travel)

En cuanto a los eventos anuales que tienen lugar en Macedo de Cavaleiros, tal vez el más multitudinario sea la Feria de la Caza y el Turismo, que se celebra a principios de año. Como en todas las ferias portuguesas, vamos a encontrar a la venta y en exposición buena gastronomía, diferentes productos de artesanía (elaborados con madera, cuero, corcho, etc.), además de distintas actividades, así como stands con los productos y servicios que tienen que ver con la temática de esta feria tan particular.

macedo de cavaleiros turismo

Muestra de equitación en la Feria de la Caza y del Turismo de Macedo de Cavaleiros

El municipio cuenta obviamente con muchos otros atractivos. Por ejemplo, es recomendable la visita a la localidad de Chacim, en plena Sierra de Bornes, donde se encuentra el convento de Balsamão, hoy convertido en hotel, así como las ruinas del Real Filatorio, antigua industria dedicada a la producción de seda cuya visita se puede completar con el centro de interpretación dedicado a este asunto que existe a pocos metros de él.

En nuestras visitas también nos han llamado la atención las obras del artesano local José Carvalho, algunas de las cuales se encuentran a la venta en la propia oficina de turismo de Macedo. Se trata de reproducciones en miniatura de viviendas tradicionales de la comarca, así como otros elementos de la cultura popular de esta tierra.

macedo de cavaleiros portugal

Miniaturas de José Carvalho

Otro recurso de gran interés, especialmente para los amantes de la naturaleza, es la Estación de Biodiversidad de Santa Combinha, pequeña ruta señalizada que parte de esta localidad en la que destaca la gran variedad de mariposas que podemos encontrar durante este corto recorrido. El municipio ha señalizado no solo ésta, sino muchas otras rutas (más información aquí).

Ahora ya sabes qué ver en Macedo de Cavaleiros y su municipio. Esperamos haberte animado a visitarlo. Como ves, tiene bastante que ofrecer al visitante curioso, así que no pierdas la oportunidad de conocerlo.

Qué ver en Bragança (Portugal)

Bragança es una pequeña ciudad portuguesa que tiene mucho que ofrecer al visitante. Se encuentra en el extremo noreste de Portugal (en la región de Trás-os-Montes), muy próxima a la frontera española (a solo 19 km de España y a 41 km de Alcañices y Puebla de Sanabria) y en las inmediaciones del Parque Natural de Montesinho, espacio natural del que después hablaremos más detenidamente.

Bragança es también la cabecera de un amplio municipio o concelho y la capital del distrito que lleva su nombre (los distritos portugueses son algo similar a nuestras provincias, aunque con menos peso administrativo). En las siguientes líneas analizaremos qué ver en Bragança, o Braganza, como solemos decir los españoles, y te recordamos que desde Naturaliste ofrecemos visitas guiadas a la ciudad y al parque natural.

que ver en braganza

Castillo de Bragança

Seguramente el recurso turístico más conocido de la ciudad es su castillo, bien protegido por las murallas que circunvalan la ciudadela. Fue construido a finales del siglo XIII y remodelado en el XV. En su interior, además de acceder al propio edificio histórico, también podemos visitar el Museo Militar de Bragança. De la construcción destacan la Torre del Homenaje, una de las más imponentes de Portugal, y la Torre de la Princesa, donde cuenta la leyenda que en su momento encerraron a una princesa cristiana para evitar que se casase con un musulmán.

Muy cerca del castillo, en la parte más alta de la ciudad, se halla la Domus Municipalis, un pequeño pero interesante edificio histórico que se cree que fue levantado en el siglo XV. Destaca por ser una de las pocas construcciones de arte románico no religioso que se conservan en la Península. Dado que contiene una cisterna, se piensa que su función original era precisamente la de recoger y almacenar el agua de la lluvia, aunque más tarde, ya en el siglo XVI, fue utilizado para celebrar las reuniones del ayuntamiento.

que visitar bragança

Visita guiada en la Domus Municipalis

También muy próxima al castillo se encuentra la iglesia de Santa María, que combina elementos románicos, barrocos y renacentistas. Destacan las columnas de ladrillo, de estilo mudéjar, el fresco que observamos en el techo y la imagen de Santa María Magdalena que se encuentra en su altar mayor.

Sin salir del casco histórico nos encontramos con un pelourinho o picota, en este caso muy llamativo, por estar incrustada su base en una escultura zoomorfa de origen prerromano que parece imitar a un cerdo.

braganza portugal

Pelourinho de Bragança (foto de António Sá, Câmara de Bragança)

Justo enfrente del pelourinho encontramos el Museu Ibérico da Máscara e do Traje. Está dedicado a los rituales de invierno (también llamados obisparras o mascaradas), celebraciones que tienen lugar en distintas poblaciones de ambos lados de la frontera (de ahí lo de ibérico) y cuyo origen se cree que es antiquísimo. Aparte del enorme interés antropológico de estas manifestaciones culturales, la visita es recomendable ya solo por la vistosidad de los trajes.

braganza portugal turismo

De visita en el Museu do Traje

Bragança, a falta de una, cuenta con dos catedrales, aunque ninguna de ellas es especialmente antigua, ya que la ciudad pertenecía primeramente a la diócesis de Miranda do Douro. La Sé Velha data del siglo XVI y se encuentra en el centro de la ciudad. En realidad en origen era un convento y solo cuando la sede de la diócesis pasa de Miranda a Bragança (en el siglo XVIII) comienza a ejercer funciones de catedral. Frente a ella, en la Praça da Sé, veremos un precioso crucero de piedra, mientras que detrás de la catedral, casi escondida, se encuentra la amplia Praça de Camões, donde se celebran diversas ferias y eventos.

Por su parte, la Sé Nova es una construcción muy reciente, pues se inauguró en 2001. Se trata de un edificio de estilo contemporáneo diseñado por el arquitecto Vassalo Rosa que se ubica en la parte moderna de Bragança.

braganza portugal que ver

Praça da Sé Velha (foto: António Sá, Câmara de Bragança).

Pero si por algo destaca Bragança es por el gran número de museos y centros de visitantes con los que cuenta esta pequeña ciudad, la mayoría además concentrados en una sola calle (la Rua Abílio Beça, que ya empieza a conocerse popularmente como Rua dos Museus).

El más antiguo de todos, y también uno de los más visitados, es el Museu Abade de Baçal, ubicado en el antiguo palacio episcopal. Se trata de un museo de arqueología y bellas artes, un concepto similar a los museos provinciales que tenemos a este lado de la frontera. El Abade de Baçal, la persona que le da nombre, además de ser su primer director fue un erudito local con una personalidad muy interesante que estudió y puso en valor prácticamente todo el patrimonio de la región. Recomendamos encarecidamente la visita, si es posible guiada, a este museo.

Bragança portugal

Visita guiada al Museu Abade de Baçal

Otro de los espacios visitables que encontramos en Bragança, solo a unos pasos del anterior, es el Centro de Arte Contemporânea Graça Morais, en el que vamos a poder disfrutar de distintas colecciones temporales de pintura, fotografía, escultura, etc. de artistas portugueses y de otras nacionalidades, y en especial de la autora local que da nombre a este espacio: Graça Morais. Los amantes del arte no se lo pueden perder.

Muy cerca se encuentra el Centro de Fotografía Georges Dussaud, situado en el edificio Paulo Quintela. Este centro incluye una colección de 148 fotografías en blanco y negro tomadas en la región de Trás-os-Montes por el fotógrafo que da nombre al centro.

 

bragança turismo

Centro de Fotografia Georges Dussaud

Sin salir de esta calle podemos visitar el Centro de Interpretação da Cultura Sefardita, la última incorporación a este plantel de equipamientos culturales. En este caso nos habla de la presencia judía en Bragança y en todo el noreste trasmontano. Este centro se complementa con el Memorial e Centro de Documentação Bragança Sefardita, que incluye la reproducción de una sinagoga.

Fuera de esta calle encontramos también otros espacios para visitar. Por ejemplo, junto al río Fervença, allí donde se ubicaba una minicentral hidroeléctrica se ha construido el Centro Ciência Viva, que forma parte de una red nacional de espacios dedicados a la divulgación de la ciencia, sobre todo entre la gente joven. Son centros temáticos dedicados a la geología, la astronomía, etc. En particular, éste se centra en la energía, aunque también aborda otros asuntos. Recomendable sobre todo si se va con niños.

Cerca de él encontramos la Casa da Seda, un centro de interpretación dedicado a la industria de la seda, pues en los siglos XVII y XVIII Bragança era uno de los mayores centros de producción de esta fibra natural de todo Portugal. Una visita llena de curiosidades, también especialmente recomendable si se viaja en familia.

casa da seda bragança

Casa da Seda (foto: palmilheiro.blogspot.com)

En la ciudad hay otros puntos de interés menos conocidos, como el local donde se encontraba el horno comunitario (éste ya no se conserva); dicen que fue el mayor de todo Portugal, ya que parece ser que permitía hacer hasta 96 panes, muy cerca del cual podemos encontrar un viejo puente de piedra sobre el río Fervença.

Este pequeño río atraviesa Bragança de punta a punta aunque, en realidad, la parte antigua de la ciudad se encuentra toda en su margen izquierda, ya que el asentamiento medieval se situaba justo donde el río comienza a encajarse, porque utilizaba el desnivel de sus laderas como elemento defensivo. El río es en sí mismo otro elemento de interés, pues existe una ruta que nos invita a conocer su ribera (el llamado corredor verde do Fervença, con pasarelas, jardines, parques, zonas de ocio) que hace años fue objeto de un acertado proyecto de restauración ambiental e integración en la ciudad.

Ya en la parte moderna de Bragança, en el lugar que ocupaba un antiguo molino de agua tradicional (imposible de reconstruir por su avanzado estado de ruina), se levantó una reproducción del mismo con paneles que explican su funcionamiento, aunque lo cierto es que solemos encontrarlo cerrado casi siempre. Se puede apreciar otro molino, éste “de verdad”, junto a la ya mencionada Casa da Seda, centro que por cierto se levantó donde también había otro molino.

Cambiando de tercio, en uno de los puntos más elevados de la ciudad, ya a las afueras (en el Cabeço de São Bartolomeu), se encuentra el santuario de São Bartolomeu y junto a él un mirador que ofrece una visión deslumbrante de la ciudad y del castillo. Las vistas de las montañas españolas y portuguesas que se obtienen desde éste y otros puntos elevados de la ciudad son espectaculares. De hecho, la carretera que conduce al santuario dispone de otros miradores y se denomina precisamente Estrada do Turismo.

que ver y hacer en braganza portugal

El castillo desde la Estrada de Turismo

La cultura popular es uno de los mayores atractivos de la región de Trás-os-Montes y en particular de Bragança y todo el nordeste trasmontano, como ya vimos al hablar de Miranda do Douro; dentro de ella hay que destacar las mascaradas, ya citadas al hablar del Museu do Traje, que podemos ver desfilar en el Carnaval dos Caretos, donde también se realiza la espectacular queima do diabo.

Braganza

El diablo que se quema en el Carnaval dos caretos

Como ya hemos hecho para otras localidades portuguesas, recomendamos encarecidamente asistir a cualquiera de los eventos que tienen lugar en la ciudad a lo largo del año. Entre ellos hay varias ferias interesantes, como la del butelo (botillo) y las casulas (vainas secas de las judías), que tiene lugar por carnaval, la de la caza, la pesca y la castaña, que se celebra a principios de noviembre, o la tradicional feria de las cantarinhas, a principios de mayo.

Cantariñas Braganza 2018

Cartel de la feria de las Cantarinhas

También tiene gran aceptación entre los españoles la pista de patinaje que se coloca en Navidad y, especialmente, la espectacular Fiesta de la Historia (denominado más bien “mercado medieval de Braganza” por los españoles) que se celebra todos los años a mediados de agosto.

Los aficionados a la arquitectura, el arte y la historia pueden disfrutar también de otros edificios emblemáticos de la ciudad, como la Casa del Arco, el Club de Bragança, el convento de San Francisco, la Casa dos Calaínhos, las iglesias de la Misericordia y de San Vicente, el teatro municipal o la Casa dos Morgados.

Bragança

Interior de la iglesia de la Misericordia

Una buena opción para conocer la ciudad es partir desde la Praça da Sé hacia el castillo por la Rua Abílio Beça y retornar por la Rua dos Combatentes da Grande Guerra, donde se encuentra la iglesia de San Vicente, o viceversa.

Bragança además dispone de todos los servicios que el visitante pueda necesitar, así como de múltiples posibilidades de alojamiento: hoteles, hostales, un “parador” (la pousada) y múltiples casas rurales en sus alrededores. Incluimos un listado de recomendaciones al final de este artículo.

 

Qué ver en los alrededores de Bragança

Muy cerca de la ciudad hay dos reclamos turísticos del máximo interés. Uno de ellos es el embalse de Azibo, paisaje protegido y lugar ideal para bañarse o practicar deportes náuticos, del que hablaremos más en profundidad en la entrada que le vamos a dedicar al municipio de Macedo de Cavaleiros, en el cual se encuentra. El otro es el Parque Natural de Montesinho, que comienza a 3 km de la ciudad. Se trata de un espacio protegido de montaña en el que no puedes dejar de visitar algunas de sus bellas aldeas de casas tradicionales, como Montesinho, Moimenta, Guadramil o Rio de Onor, ésta última elegida una de las 7 maravillas de Portugal. El parque cuenta con 75.000 hectáreas de una gran biodiversidad, destacando la presencia del lobo ibérico, que puede ser observado en una actividad de ecoturismo. Los pescadores también pueden disfrutar de su afición en los diferentes ríos trucheros que atraviesan, la mayoría de ellos de norte a sur, este parque natural.

 

parque natural de montesinho

Panel informativo del Parque Natural de Montesinho

A 6 km de la ciudad se encuentra Gimonde, localidad conocida por su apreciado pan, así como por su puente medieval, pero sobre todo está muy concurrida los fines de semana por cientos de turistas que hasta ella llegan atraídos por la deliciosa gastronomía que ofrecen sus restaurantes.

También en las proximidades de Bragança se encuentra otro espacio natural muy interesante: la Sierra de Nogueira, donde existe uno de los mayores robledales de Europa. Se trata de un espacio ideal para la práctica de senderismo o de bicicleta de montaña, para lo cual existen varias rutas señalizadas.

sierra de nogueira

Robledales de la Sierra de Nogueira

A solo 3 km de Bragança encontramos la localidad de Castro de Avelãs donde se puede visitar lo que se conserva de su antiguo monasterio benedictino, en particular tres ábsides semicirculares de estilo románico mudéjar. Se trata de la única construcción de este tipo, levantada con ladrillo, de todo Portugal. El antiguo convento tuvo una gran importancia histórica (desde el siglo XII hasta el XVI, en el que se abandona) ya que participó activamente en la repoblación de toda la región y atendió a los peregrinos que se dirigían a Compostela.

monasterio castro de avelas

Monasterio de Castro de Avelãs

Una bellísima localidad del municipio de Bragança, aunque injustamente poco conocida, es Outeiro, donde se pueden visitar los restos de su antiguo castillo y, sobre todo, admirar la belleza de la Basílica del Santo Cristo, obra que no desmerece en nada a las tres catedrales con las que cuenta la diócesis de Bragança-Miranda.

cristo outeiro portugal

Basilica del Cristo del Outeiro

Otro lugar muy interesante es el principal río del municipio: el río Sabor, que nace en España (en la comarca de Sanabria), aunque la mayor parte de su curso discurre por terreno portugués. Este río sirvió en la antigüedad de límite entre astures (zoelas) y galaicos, los dos pueblos prerromanos que habitaban en este territorio. El Sabor y su principal afluente, el Manzanas o Maçãs, son espacios protegidos que forman parte de la Red Natura 2000. En torno a estos ríos se pueden realizar diversas actividades de aventura, entre ellas rafting y kayak.

 

Cómo llegar a Bragança

Como siempre ocurre, llegaremos a Bragança por una carretera u otra en función del punto de partida, por lo menos cuando nos desplazamos en coche (hay que recordar que Bragança cuenta con un pequeño aeropuerto que nos permite llegar en avión, sobre todo desde distintos puntos de Portugal).

Si nos encontramos en Portugal, el acceso principal es la A4 que viene de Oporto (si estamos en Miranda do Douro recomendamos enlazar con la nacional 122 de España), mientras que cuando partimos desde España lo más habitual es llegar a Zamora y tomar la carretera nacional 122. Sin embargo, hay excepciones. Por ejemplo, desde Galicia no es preciso alcanzar Zamora, ya que desde Puebla de Sanabria salen dos carreteras que se dirigen a Bragança (nosotros recomendamos la que pasa por Rio de Onor, para visitar esa localidad y porque también pasa muy cerca del Centro del Lobo). Incluso antes de llegar a Puebla tenemos un par de atajos. Son carreteras de montaña para ir despacio y disfrutar del paisaje, como la que pasa por A Mezquita (Ourense) o por Hermisende (Zamora).

También, si se viene desde el norte (por ejemplo desde León o Asturias), al llegar a Benavente hay una alternativa más corta y rápida que pasar por Zamora: tomar la autovía de las Rías Baixas (dirección Puebla de Sanabria) y salirse de ellas para tomar la nacional 631 que abandonamos enseguida para enlazar con la ZA-912 que pasa por Villardeciervos y nos deja en Alcañices, donde simplemente giramos a la derecha para tomar la nacional 122.

Alojamientos recomendados en Bragança y alrededores:

Hotel Estalagem (Bragança)

Hotel Baixa (Bragança)

Apartamento Baixa (Bragança)

Bungalows de lujo. Quinta da Carvalhinha (Bragança)

Bungalows. Quinta da Boa Ventura (Bragança)

Bed and Breakfast. Quinta da Boa Ventura (Bragança)

Casa Rural Quinta de Santo António (Alfaião)

Camping Cepo Verde (Gondesende)

Cabañas Cepo Verde (Gondesende)

Microcabañas rotativas Cepo Verde (Gondesende)

Casa Rural Casa da Bica (Gondesende)

Casa Rural Moinho do Caniço (Ponte de Castrelos)

 

Una cascada en el norte de Portugal: Faia da Água Alta

La Faia da Água Alta es todo un monumento natural. Se trata de una caída de agua o cascada de más de 40 metros de altura. Esta catarata se encuentra en el Parque Natural do Douro Internacional, en territorio portugués (dentro del municipio de Mogadouro) pero muy cerca de la frontera y de las provincias de Zamora y Salamanca. Por así decirlo, está en la parte portuguesa del parque natural de Arribes del Duero.

cascada portugal

Sin embargo, no se trata de un lugar especialmente conocido, de hecho mucha gente de la zona no sabe que la cascada más alta de todo Portugal continental se encuentra a menos de una hora y media de las ciudades de Salamanca y Zamora, y muy cerca de algunos de los lugares más visitados de Arribes del Duero, como es el caso de Fermoselle o Miranda do Douro, éste último ya en la parte de Portugal (en el citado Douro Internacional).

cascadas norte portugal

A este desconocimiento ha contribuido que otra cascada mucho más popular, el Pozo de los Humos (situado justo al otro lado del río Duero, a unos 15 km en línea recta, aunque por carretera la distancia es mucho mayor) la ha eclipsado. Sabiendo que las comparaciones son odiosas, en este caso hay que decir que, pese a que la altura de ambas cataratas es semejante, el caudal del arroyo que forma la Faia da Água Alta es mucho más estacional que el río Uces, lo que nos obliga a visitarla en momentos en los que ha habido abundantes lluvias. Depende del año, naturalmente, pero lo normal es que tenga agua suficiente a finales del invierno y comienzos de primavera (meses de marzo y abril, sobre todo).

cascadas portugal

Para llegar a la cascada hay que tomar un camino que parte de Lamoso, la pequeña localidad en cuyo término se encuentra la Faia da Água Alta y que también da nombre al curso de agua que la alimenta: la Ribeira de Lamoso, un arroyo con el que nos vamos a encontrar en nuestro recorrido hacia la cascada, de unos 2 km de distancia, y que más abajo de la catarata, tras unirse a otros arroyos, acabará desembocando en el río Duero. Hay que decir que existe una ruta señalizada diferente a la que vamos a describir aquí, más larga (de 8,6 km) y circular, que lleva a la cascada desde Bemposta (más información aquí) y que incluye en su recorrido otros recursos de interés.

cascadas en portugal

El camino, debidamente señalizado, parte de la carretera que sale hacia Tó, a las afueras de Lamoso y a mano izquierda, después de atravesarlo si venimos de Bemposta, o bien justo antes de entrar en él y a mano derecha si accedemos desde Mogadouro.

Faia da Agua Alta

Faia da Agua Alta

El camino se encuentra en buen estado pero no es demasiado apto para un turismo, así que lo más recomendable es hacerlo a pie. Advertiremos que hemos llegado a la cascada, además de por el sonido del agua al caer, porque alcanzamos un pequeño aparcamiento que cuenta con un refugio y un panel informativo que nos recuerda que estamos ante uno de los monumentos naturales más importantes de este parque natural, ubicado en los confines del norte de Portugal. El paisaje aquí, más allá de la caída de agua, es espectacular. La vegetación predominante es típicamente mediterránea (olivos, jaras, almendros, tomillos…), como no podía ser de otro modo.

turismo bemposta

La infraestructura que se ha construido en torno a la cascada nos va a permitir hacer un recorrido circular alrededor de ella. Se han instalado varios puentes y pasarelas, y se han delimitado unos senderos para poder apreciar la catarata desde distintas perspectivas, aunque desde algunos puntos parte de la caída de agua no se ve apenas debido a la vegetación, que en este rincón tan húmedo ha prosperado con mucho vigor.

que ver douro internacional

Finalmente comentar que en nuestras visitas hemos visto cómo algunas personas se han aventurado a introducirse bajo la cascada, saliéndose para ello del itinerario marcado. Esto resulta enormemente peligroso, sobre todo en los meses en que la cascada tiene más fuerza, pues el suelo se encuentra muy húmedo y resbaladizo, especialmente las rocas. Este lugar merece ser visitado, pero no vale la pena arriesgar la vida, ya que, como se ha dicho, se han habilitado estructuras que permiten disfrutar de la cascada sin ningún riesgo, aunque en tiempo húmedo conviene extremar las precauciones aún cuando no nos salgamos del recorrido establecido.

Qué ver en Mogadouro (Portugal)

La villa de Mogadouro es la cabecera del municipio (también llamado concelho) del mismo nombre, situado dentro del distrito (la “provincia”) de Bragança. Tal y como hemos hecho para otros municipios portugueses fronterizos de Miranda do DouroVimioso, Macedo de Cavaleiros y Bragança, vamos a hablar sobre qué ver en Mogadouro así como en sus alrededores (básicamente su municipio), un territorio que posee una oferta turística y de ocio tan interesante como poco conocida, al menos para los españoles.

Quizás el monumento más conocido de Mogadouro sean las ruinas de su castillo medieval, situado en la parte alta de la localidad y cuyo origen parece remontarse al siglo XII. En verdad no puede hablarse ya de castillo en sentido pleno, pues de la antigua fortificación tan solo se conserva la torre del homenaje y algún fragmento del lienzo de muralla (además de una de sus antiguas puertas). En el interior del antiguo recinto amurallado vemos una torre, construida con posterioridad (ya en el siglo XVII); se trata de la llamada Torre do Relógio. El castillo fue habitado por los Távora, familia noble muy próxima a la corona portuguesa hasta su caída en desgracia ante el rey.

mogadouro

Castillo de Mogadouro y Torre do Relógio

De la importancia de Mogadouro para la nobleza da idea el regalo que se le hizo al Duque de Wellington: una finca para cazar, que al parecer nunca llegó a visitar, y que corresponde en buena medida a la conocida Quinta da Nogueira, en la que está incluido el Monóptero de São Gonçalo, del que después hablaremos.

También de gran interés es el pequeño museo o aula arqueológica de Mogadouro. Se trata de una sala en la que se exponen diferentes materiales (estelas funerarias, molinos de mano, piezas de cerámica, etc.) procedentes de los yacimientos que se han excavado en la zona. La visita libre es gratuita y muy recomendable, en especial para los aficionados a la historia.

mogadouro portugal turismo

Sala museo de arqueología de Mogadouro

Otro de los principales monumentos de Mogadouro es la iglesia de San Francisco y su fachada de estilo manierista. Es obra del siglo XVII, aunque el convento franciscano al que se encuentra adosada es anterior (del XV). En el antiguo convento están instaladas las dependencias de la câmara municipal (ayuntamiento), incluido el salón de plenos y todas las oficinas. En el claustro hay una serie de paneles de hierro forjado, perforados para contar la historia de la villa y su contorno, así como una magnífica estatua de San Francisco en bronce.

turismo mogadouro

Iglesia de San Francisco

Igualmente resulta de gran interés la iglesia parroquial (igreja matriz) de Mogadouro, del siglo XVI, aunque con adiciones posteriores, como es el caso de la torre del campanario, añadida en el siglo siguiente. Se encuentra en la parte más alta de la localidad, muy cerca del castillo. Los amantes del patrimonio religioso cuentan con otra iglesia de la misma época que es posible visitar: la iglesia de la Misericordia.

mogadouro portugal

Igreja matriz de Mogadouro

Hay que destacar asimismo el Parque da Vila, en el que se asientan la Casa das Artes e Oficios, que alberga las oficinas de turismo y dispone de salas para exposiciones y otras actividades. Otro espacio cultural interesante es la Biblioteca Municipal Trindade Coelho, edificio que recibió un premio nacional de arquitectura y que contiene el archivo de dicho escritor, natural de Mogadouro (frente a la iglesia de San Francisco tiene dedicada una estatua). También dispone de una sala multiusos en la que, entre otras cosas, se imparten las clases de la Universidade Sénior de Mogadouro.

Obviamente, Mogadouro dispone de todos los servicios que el visitante puede demandar. Además, cuenta con una impresionante Casa da Cultura, situada en pleno centro (a destacar su impresionante auditorio), en la que a lo largo del año se realizan multitud de actividades lúdicas y culturales.

Y hablando de actividades, no podemos olvidarnos de las innumerables ferias que tienen lugar en distintos puntos del municipio, entre las que destacan los Gorazes (feria con reminiscencias medievales, el fin de semana del 15 de octubre), las Amendoeiras em flor (los fines de semana de marzo) y la Feira dos Cogumelos (segundo fin de semana de noviembre).

feria mogadouro portugal

Cartel de la Feria Gorazes

Hay que decir que pasear por las calles de Mogadouro es realmente un placer, ya que, como ocurre en otras localidades portuguesas de la zona, presenta un entramado urbano bastante agradable y cuidado, en especial los ajardinamientos, rotondas y otros espacios ornamentales que reconfortan el espíritu del paseante.

mogadouro patrimonio

Pasear por Mogadouro es todo un placer

Uno de los elementos más llamativos en este sentido es la rotonda que encontramos nada más entrar (o salir) de Mogadouro, si lo hacemos desde Bragança o Macedo de Cavaleiros (N-216) o también desde Vimioso (N-219), en la que se han colocado varias reproducciones de setas (cogumelos, en portugués) a tamaño gigante, obra del escultor mogadourense Manuel Barroco. Esto tiene que ver, además de con la abundancia y diversidad de setas que hay en la zona (Mogadouro está registrada a nivel estatal como Capital do Cogumelo), con la presencia en el concelho de una potente asociación micológica (A Pantorra) que todos los otoños realiza diversas actividades relacionadas con el mundo de los hongos, entre ellas la feria que antes citábamos.

micologia portugal

La rotonda de las setas

Como ocurre en otras localidades, Mogadouro cuenta también con su pelourinho (equivalente a nuestras picotas o rollos, en los que igualmente se impartía justicia), al igual que los vamos a encontrar en otras localidades de los alrededores (Castro Vicente, Bemposta, Azinhoso, etc.).

En breve va a abrir sus puertas el Centro interpretativo do Mundo Rural, un edificio de corte moderno, sin tejado (al estilo del famoso arquitecto portugués Sisa Vieira) en cuyos alrededores se está habilitando un espectacular parque (Parque do Juncal). El centro ofrecerá exposiciones sobre diversos temas relacionadas con el mundo rural y contará con una sala de juegos interactiva para niños.

 

Qué ver en los alrededores de Mogadouro

En un territorio tan extenso como es el municipio o concelho de Mogadouro (758 km²), es normal que en el conjunto de sus pequeñas poblaciones encontremos tantos o más recursos turísticos y visitables que en la propia cabecera, sobre todo porque buena parte del municipio se encuentra dentro del Parque Natural do Douro Internacional (de hecho este espacio natural tiene su sede en Mogadouro), prolongación en Portugal de nuestro Parque Natural de Arribes del Duero.

A solo 11 km de Mogadouro podemos visitar las ruinas del castillo de Penas Róias, situado junto al pueblo del mismo nombre. Se trata de una construcción defensiva que perteneció a la orden de los templarios. La visita merece la pena, no solo para conocer de cerca las torres que aún se mantienen en pie, sino por las excelentes vistas que nos ofrece el lugar.

que ver en mogadouro

Castillo de Penas Róias

A continuación vamos a comentar otros dos lugares de recomendable visita que se encuentran muy próximos entre sí y tienen un elemento en común: ambos están relacionados con el agua. El primero de ellos es la mayor cascada (en lo referente a su altura) de todo Portugal continental, la Faia da Água Alta, situada en Lamoso (a 20 km de Mogadouro), desde donde hay que realizar un paseo de unos 2 km a pie, aunque el objetivo final bien lo merece.

Faia da Agua Alta

Faia da Água Alta

El segundo recurso turístico ligado al agua, también dentro del parque del Douro Internacional, son los paseos en barco que se realizan desde el embarcadero de Bemposta (muy cerca también de la localidad zamorana de Fermoselle). Se trata de un pequeño crucero de dos horas y media de duración que puedes reservar con Naturaliste.

crucero arribes del duero desde fermoselle

Navegando entre Bemposta y Fermoselle

Otro recurso con el que cuenta el municipio, también vinculado al agua, es el resultado de la polémica construcción del embalse del Baixo Sabor, concluida en 2014, que se ha terminado por denominar Lagos do Sabor, marca recién creada y promovida por los municipios en los que se encuentra el citado embalse (entre ellos el de Mogadouro) que pretende dar a conocer sus espectaculares paisajes, su rico patrimonio cultural y, cómo no, las actividades acuáticas que se están ofertando en este embalse.

Uno de los monumentos más originales del municipio de Mogadouro es el llamado Monóptero de São Gonçalo, una curiosa construcción en granito de estilo barroco y planta circular. Se encuentra en una finca privada (la Quinta Nova) pero es visitable (eso sí, el acceso es a través de un camino cuyo tramo final es preferible hacerlo a pie). Su función no está clara, se sabe que debe su nombre a la inmediata ermita (ya desaparecida) dedicada a San Gonzalo y parece que pudo servir para venerar esta imagen. Al monóptero se puede llegar desde la zona industrial de Mogadouro y también desde la localidad de Penas Róias. Ambos accesos son por camino y no excesivamente buenos.

mogadouro turismo

Monóptero de São Gonçalo

Otros de los lugares que los aficionados a la historia y el patrimonio no pueden dejar de visitar es el castro de Vilarinho dos Galegos, situado en la localidad del mismo nombre, en las proximidades del río Duero (obviamente dentro del parque del Douro Internacional). Este asentamiento data de la Edad del Hierro y parece que el lugar fue elegido por sus moradores por disponer de importantes defensas naturales a las que se añadieron otras creadas por sus habitantes, como el foso, las murallas y un campo de piedras hincadas que hoy podemos contemplar gracias a los trabajos arqueológicos realizados en los últimos años.

Aunque el curso bajo de los ríos Sabor y Duero, que flanquean el municipio de Mogadouro, hace que la zona no tenga una gran altitud, existe una elevación muy marcada: la Serra da Castanheira. Tal vez lo de Serra es un nombre muy pretencioso, teniendo en cuenta sus dimensiones, aunque el punto más elevado (el alto de Nossa Senhora da Assunção) no alcanza por muy poco los mil metros de altitud. A este alto es posible ascender andando o en vehículo (existe una pista adoquinada que sube a él desde el pueblo de Castanheira). En dicha cumbre existe un merendero y encontramos también la pequeña ermita de Nossa Senhora da Assunção, al lado de dos enormes aerogeneradores.

Castro de Vilarinho dos Galegos

Castro de Vilarinho dos Galegos

El municipio cuenta con varias aldeas que merecen ser visitadas. Una de ellas es Azinhoso, por su arquitectura bien cuidada y su interesante iglesia, tanto por sus pinturas murales como por la existencia de una tumba medieval perteneciente a un peregrino a Santiago. Además dispone de un pequeño museo de arte sacro anexo a la iglesia. Otra es Macedo do Peso, en cuya iglesia se conserva un relicario dorado del siglo XVII, muy interesante y con gran cantidad de leyendas asociadas a él para liberar a las personas del «mal de ojo», envidias, tormentas, etc. Al fondo de la aldea también encontramos un lindo puente medieval bien conservado.

Por otra parte, de camino a Mogadouro desde Vimioso, en Macedo do Peso, hay plantados más de 20.000 almendros que en el mes de marzo son un verdadero espectáculo. También otros paisajes impresionantes en esta época los vamos a encontrar en las riberas del río Sabor, en la aldea abandonada de Santo André.

Finalmente recomendamos la visita a alguno de los miradores (en portugués, miradouros) al Duero/Douro con los que cuenta el municipio, como el de Cardal do Douro o el de Picões.

 

Alojamientos recomendados en el concelho de Mogadouro:

 

Reserva de la Biosfera Meseta Ibérica: una oportunidad que tenemos que aprovechar

La reciente declaración de nuestro territorio de frontera como Reserva de la Biosfera “Meseta Ibérica”, tal y como era previsible, se ha acogido con cierto escepticismo por parte de la población local, cansada seguramente de grandes titulares que casi siempre se convierten en nada, cuando no en perjuicio de su calidad de vida. Como en el cuento de Pedro y el lobo, ahora es difícil que nadie crea lo que dice la administración.

Pero lo cierto es que, objetivamente, esta declaración supone una gran oportunidad para nuestra tierra. Aunque aún está por ver si se traduce en algo positivo, está claro que por estas tierras no estamos para desperdiciar oportunidades. En nuestra mano queda (en la de todos) el aprovecharlo o no. Se ve con cierta claridad que ha de ser la iniciativa privada la que tire del carro en este caso. Y en ello estamos. A Naturaliste le ha costado varios meses de trámites conseguir el derecho a usar el logotipo de la Reserva, pero ya lo tenemos y ahora podemos emplearlo para que nos ayude a vender nuestro producto.

reserva biosfera meseta iberica

Logotipo de “Meseta Ibérica”

Meseta Ibérica no es la única reserva de la biosfera transfronteriza, de hecho tenemos otra muy cerca (la de Gerês-Xurés, en la frontera entre Galicia y Portugal), pero sí es la reserva internacional con mayor superficie de toda Europa. Abarca un vasto y heterogéneo espacio que incluye territorios de las provincias de Zamora y Salamanca, así como del distrito de Bragança.

Meseta Iberica

Ámbito geográfico de la reserva

Pero, ¿qué es una reserva de la biosfera? Antes de nada conviene tener esto claro y no llevarnos a engaño. Los territorios que aparecen bajo esta figura (asignada por la Unesco) son siempre espacios de gran valor ambiental, aunque proteger la biodiversidad, siendo uno de sus objetivos fundamentales, no es el único que se persigue con la declaración. Se habla siempre de compatibilizar esta conservación con el respeto a la diversidad cultural del territorio que integra la reserva de la biosfera, así como con su desarrollo económico y social, especialmente a través de la relación entre el hombre y el medio. No es mala idea. Se busca también la creación de modelos y experiencias de desarrollo sostenible que se demuestren efectivos y puedan aplicarse en otros lugares.

contacto con la naturaleza

Contemplación, naturaleza y salud. Paisaje primaveral a las afueras de Bragança (Portugal)

En realidad, dentro de una reserva existen varios tipos de zonas: en primer lugar se definen las zonas “núcleo”, cuya principal función es la conservación. Existen también zonas “tampón” que amortiguan de algún modo el efecto de la actividad humana sobre las primeras. Finalmente se establece una zona de transición, donde se promueven actividades económicas sostenibles que favorezcan el desarrollo socioeconómico de las poblaciones locales. En este último aspecto (y en todos, en realidad) la implicación de la población local es fundamental para que una reserva de la biosfera pueda cumplir sus objetivos.

reserva biosfera arribes

La ganadería extensiva es una actividad económica a proteger

Por el momento, en lo que más se ha avanzado por parte de los promotores de nuestra reserva (la agrupación hispano-lusa ZASNET) es en la reglamentación del uso del logotipo que la representa, lo cual no dice mucho en su favor. Esperamos que esta situación cambie y en breve “se note” un poco más que nuestro territorio es toda una reserva de la biosfera.

patrimonio cultural reserva biosfera

El patrimonio cultural juega un papel fundamental en las reservas de la biosfera

Desde nuestro punto de vista, la importancia de la declaración reside en que una reserva implica, al menos en teoría, un mayor conocimiento de este espacio por parte  de la población (española, europea, ¿mundial?), que es algo de lo que adolecemos por estas latitudes. Dicho de otro modo, si no recibimos más visitantes, entre otras cosas, es porque nuestro territorio apenas se conoce y además está “mal situado”, aunque de esto último hablaremos con más detalle en otra entrada de este blog.

Qué ver en Zamora (capital)

Zamora es una ciudad que nadie debe dejar de visitar. De hecho, quien la conoció hace dos o tres décadas, al volver suele llevarse una grata sorpresa porque su aspecto ha mejorado ostensiblemente en los últimos años. Gran parte de su patrimonio se ha recuperado: a destacar la parte de la muralla medieval que se ha ido descubriendo y también el paseo por las orillas del Duero, verdadero pulmón de la ciudad, junto al bosque de Valorio, de los que más adelante hablaremos.

zamora visita guiada

Zamora desde la margen izquierda del Duero

De Zamora siempre se ha resaltado su rico patrimonio arquitectónico, sobre todo el de estilo románico, pues se trata de la capital europea que concentra en su núcleo urbano el mayor número de edificios de este estilo artístico. Pero ya veremos que Zamora es mucho más que arte románico.

Qué ver en Zamora en un día

Como en Naturaliste sabemos que el turista no siempre dispone del tiempo suficiente para visitar todos los lugares que merece la pena ver en la capital, en primer lugar vamos a hablar de aquellos que no te puedes perder bajo ningún concepto, para después ir desgranando otros puntos calientes de los que poder disfrutar si se dispone de varios días de estancia en la ciudad del Duero. En este sentido te ofrecemos la posibilidad de realizar una visita guiada a Zamora que en pocas horas te proporcionará una visión bastante completa de la ciudad, en especial de su parte histórica.

Obviamente, no podemos irnos de Zamora sin visitar su catedral ni su castillo, que además están al lado uno del otro. De la catedral (aquí puedes ver horarios y tarifas) destaca su famoso cimborrio (con la característica cúpula gallonada, es decir, con escamas de piedra), pero también merece la pena la colección de tapices flamencos que alberga el museo catedralicio. Espectacular. De paso podemos visitar el Museo Baltasar Lobo, donde se expone parte de la obra de este escultor contemporáneo zamorano, pues se encuentra junto a la catedral y el castillo. También en su entorno conviene acercarse a las calles del Troncoso y del Corral de Campanas, que discurren ambas entre vetustos muros de piedra.

visita guiada zamora

Cúpula de la catedral de Zamora

Precisamente la calle del Troncoso nos conduce hasta una excelente atalaya desde la que observar el Duero, el llamado mirador del Troncoso. Si no tenemos demasiado tiempo como para pasear tranquilamente por la orilla del río (actividad muy recomendable), merece la pena al menos que nos recreemos unos minutos en las magníficas vistas que genera el padre Duero a su paso por la capital.

que ver en zamora

Mirador del Troncoso

También muy cerca del castillo, junto a la iglesia románica de San Isidoro, tenemos otro punto de gran interés, en este caso histórico; se trata del Portillo de la Lealtad (antiguamente llamado Portillo de la Traición), por donde, según cuenta la tradición, Vellido Dolfos regresó a Zamora tras acabar con la vida del rey de Castilla, Sancho II, que había cercado la ciudad. Precisamente de ahí viene el dicho: no se ganó Zamora en una hora. Si atravesamos la muralla por esta puerta llegamos a la Avenida de la Feria, lugar en el que mejor se conserva la muralla medieval de la ciudad que, no en vano, el romancero denominaba “la bien cercada”.

que visitar en zamora

Muralla de Zamora

En los últimos años el Ayuntamiento de Zamora ha hecho un esfuerzo por descubrir esta vieja muralla, de gran valor patrimonial e histórico pero durante mucho tiempo ocultada y afeada por numerosos edificios. El resultado es lo que tenemos en la actualidad: grandes lienzos de muralla bien conservados para el disfrute de los zamoranos y de quienes nos visitan. No es que Zamora sea Ávila, pero en este sentido se le parece cada vez más. Uno de los puntos más atractivos del recinto amurallado es la Puerta de Doña Urraca, que ostenta la categoría de Bien de Interés Cultural.

puerta de doña urraca

Puerta de Doña Urraca

La ciudad, como es bien conocido, destaca por su elevada concentración de templos románicos. Si solo se dispone de un día, en el que difícilmente se van a poder ver todos, recomendamos visitar algunas de las principales iglesias, como la de San Juan de Puerta Nueva (en la Plaza Mayor), sobre cuya puerta principal hay un rosetón de piedra que se ha convertido en todo un emblema de la ciudad, la Magdalena (en la Rúa de los Francos, entre la Catedral y la Plaza Mayor), que cuenta con un interesante sepulcro románico, Santiago el Burgo (en la calle de Santa Clara, principal arteria de la ciudad) o la Horta (en los Barrios Bajos, en las inmediaciones del Duero).

zamora que ver

Puerta sur de la Iglesia de Santiago el Burgo

Fin de semana en Zamora

Si disponemos de todo un fin de semana en Zamora (o bien de dos días cualesquiera), debemos aprovechar la oportunidad para completar la visita a la ciudad. Sería recomendable pasear tranquilamente junto al Duero, y en especial visitar sus aceñas, ingenios hidráulicos de época medieval en los que se producía la harina para los habitantes de la ciudad. Zamora cuenta en su núcleo urbano con tres grupos de aceñas (Pinilla, Cabañales y Olivares), a las que hay que añadir otros dos grupos situados a las afueras y en peor estado de conservación (aceñas de Gijón y de los Pisones). Las más emblemáticas son las aceñas de Olivares, que llevan en pie más de 1.000 años (lo sabemos porque se mencionan en un documento del siglo X). Estas aceñas están abiertas al público y se localizan en el barrio del mismo nombre, muy cerca de la iglesia románica de Olivares y también del lugar en el que se anclan las tradicionales barcas de los antiguos pescadores del Duero.

Aceñas de Olivares

Aceñas de Olivares (Zamora)

En el río podemos admirar el Puente de Piedra, de época medieval. Existió otro anterior, cuyos restos todavía pueden observarse en la margen izquierda del río, aguas abajo del Puente de Piedra. También resulta interesante el Puente de Hierro (de finales del s. XIX), de la escuela de Eiffel. Una opción muy interesante es cruzar el Duero por el Puente de Piedra, visitar las aceñas de Cabañales y los restos del antiguo puente, y volver a la margen derecha por el Puente de Hierro. Pero el Duero también tiene otros atractivos; uno de ellos es la playa de los Pelambres, situada también en la margen izquierda y muy concurrida en época estival.

fin de semana en zamora

Puente de Piedra de Zamora

De hecho, el río es uno de los principales recursos turísticos de la ciudad. En él los aficionados a la pesca o al piragüismo pueden practicar su deporte favorito. Además de los puntos de interés ligados al río ya mencionados podemos citar otros, como el convento de San Francisco, donde se ubica la fundación para la cooperación hispano-portuguesa Afonso Henriques, o el parque de los Tres Árboles, que incluye un ameno paseo junto al Duero.

Desde 2018 funciona en época estival una barcaza que cruza el Duero desde las Aceñas de Olivares hasta la Playa de los Pelambres. Dicha embarcación es una iniciativa del Ayuntamiento de Zamora y subirse en ella no tiene coste para quienes deseen hacerlo.

barcaza de olivares

Barcaza de Olivares

Disponer del fin de semana también puede permitirnos conocer más en profundidad el románico zamorano. Además de las ya mencionadas, hay otras iglesias que no puedes dejar de ver, como es el caso de San Ildefonso, Santa María la Nueva y Santiago de los Caballeros, a las afueras de la ciudad, donde cuenta la leyenda que fue armado caballero el Cid.

Aunque desde el punto de vista artístico y arquitectónico Zamora destaca por sus edificios religiosos de época medieval, el urbanismo de la ciudad vivió a finales del siglo XIX y principios del XX una segunda edad de oro gracias a la arquitectura modernista. De hecho, Zamora se incluye en la Ruta Europea del Modernismo, siendo la única ciudad de Castilla y León que forma parte de este selecto grupo de localidades.

que ver en zamora en 1 dia

Plaza de Sagasta

Buena parte de los edificios modernistas que podemos admirar se encuentran en la Plaza Sagasta y alrededores (muy cerca de la Plaza Mayor). Naturaliste ofrece una visita guiada centrada en este tipo de arquitectura o bien una visita mixta que combina los ejemplos más representativos del románico y el modernismo.

 

La Semana Santa de Zamora

Si visitas la ciudad durante la Semana Santa podrás comprobar por qué este acontecimiento religioso se declaró Bien de Interés Cultural y es considerada como una de las semanas santas más espectaculares de España, junto con las de Sevilla, Málaga o Valladolid.

semana santa zamora

Semana Santa de Zamora

El resto del año también se respira en Zamora ese aire semanasantero y además se puede visitar el Museo de Semana Santa, una buena manera de empaparse de la tradición y el fervor de la Semana Santa zamorana.

 

Museos

Además del citado Museo de Semana Santa, en Zamora encontramos diversos espacios expositivos que gustarán especialmente a los amantes de la cultura. El primero que vamos a comentar es el Museo Provincial, que se encuentra en un edificio muy interesante (el Palacio del Cordón) y que, como en otras ciudades, alberga una muestra representativa del patrimonio arqueológico de la provincia. Entre todas las piezas que guarda, destacan los mosaicos romanos que se exponen, así como el llamado Tesoro de Arrabalde, procedente del castro de las Labradas, situado en la localidad de Arrabalde, muy cerca ya de la provincia de León.

Otro de los principales espacios museísticos de la ciudad es el Museo Etnográfico de Castilla y León. Se encuentra en la Plaza de Viriato (así llamada por la estatua que hay en ella de este antiguo héroe, considerado el terror romanorum) y, como indica su nombre, incluye una muestra de la cultura tradicional no solo de la provincia de Zamora sino de toda la Comunidad, además de ofrecer diferentes exposiciones temporales.

que ver en zamora capital

Exposición permanente del Museo Etnográfico de Castilla y León (fuente: MECyL)

Otro de los museos que se pueden visitar en la ciudad es el Museo Diocesano de Zamora, situado en la iglesia (románica, cómo no) de Santo Tomé, que incluye una exposición con algunas de las obras más relevantes del arte cristiano de la Diócesis de Zamora (es preciso recordar que ésta no coincide con la provincia, pues buena parte de ella pertenece a la Diócesis de Astorga). La entrada a este museo es la misma que la de la Catedral, pues da acceso a ambos espacios.

cosas que ver en zamora

Iglesia de Santo Tomé (Museo Diocesano)

Otro centro de visitantes, tal vez de menor interés (a nuestro juicio), es el Centro de Interpretación de las Ciudades Medievales. Este espacio dispone, eso sí, de un curioso “mirador zen” que nos permite disfrutar de una forma singular de la bella estampa que ofrece el río. Figura asimismo en algunos folletos de información turística la existencia de un Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua, ubicado en las aceñas de Olivares. No hay tal centro, más allá de algún panel sin especial interés (lo que sí lo tiene es visitar estas aceñas, como ya dijimos).

Calles y edificios destacados

Hay algunos rincones de Zamora que no te puedes perder. Uno de ellos es la Casa del Cid o Casa de Árias Gonzalo, situada junto a la Puerta de Olivares, al palacio episcopal y a la propia catedral. Se trata de uno de los pocos edificios románicos no religiosos que en la actualidad se conservan en nuestro país, además de existir la tradición de que en ella se crió el Cid.

Hay que destacar también la presencia del Teatro Ramós Carrión (situado entre la Plaza Mayor y la Plaza de Viriato, muy cerca del parador), construcción romántica que llama la atención cuando pasamos por delante. Este espacio cultural se ha reabierto recientemente tras muchos años de inactividad, por lo que actualmente Zamora cuenta con dos teatros: éste y el Teatro Principal, ubicado no lejos de él.

que ver en zamora y alrededores

Teatro Ramos Carrión

Otro edificio relevante es la Diputación Vieja, que se encuentra muy cerca del mencionado Teatro Ramos Carrión, cuya fachada está ornamentada por el escultor zamorano Eduardo Barrón (autor asimismo de la ya citada escultura de Viriato).

Se pueden mencionar también el Palacio de los Momos, edificio histórico declarado monumento nacional que combina elementos góticos y renacentistas, el Ayuntamiento Viejo, de estilo plateresco, el modernista Mercado de Abastos o el Instituto Caludio Moyano.

que hacer en zamora

Instituto Claudio Moyano

Algunas calles son de inexcusable visita, como la calle de los Herreros, situada junto a la Plaza Mayor, que nos ofrece buenas tapas por el día y animada marcha durante la noche. En paralelo a ella encontramos la empinadísima y pintoresca calle de Balborraz, no sin razón considerada una de las más bellas de España.

que ver en zamora en un dia

Calle de Balborraz

En la parte inferior de la calle de Balborraz comienzan los llamados Barrios Bajos, muy cerca del Duero. En ellos, además de encontrar dos iglesias ya mencionadas (La Horta y Santo Tomé), notaremos que la denominación de las calles (calle Caldereros, calle Zapatería, calle Alfamareros, etc.) remite a las profesiones que se desarrollaban por quienes habitaban en este barrio, donde también se ubicó la primera judería de la ciudad.

Justo donde terminaba el recinto amurallado, junto a la antigua puerta de Santa Clara, comienza la plaza y parque de la Marina, denominación que sorprende en una ciudad de interior. Actualmente este amplio espacio se ha erigido en el verdadero centro neurálgico de la ciudad, donde encontramos varios edificios modernistas así como la Farola, curiosa obra del escultor benaventano Luis Coomonte.

 

El bosque de Valorio

A las afueras de la ciudad, se encuentra el bosque o parque de Valorio. Se trata de un amplio espacio verde que, junto al río Duero, constituye el mejor escenario de la ciudad para dar un paseo, correr o disfrutar de la naturaleza. En él encontramos un aparcamiento, pistas y canchas, zona de juegos, chiringuito, jardines y en la parte final se encuentra el bosque propiamente dicho, cuya especie forestal dominante es el pino piñonero. Todo este espacio es atravesado por el arroyo de Valderrey.

valorio zamora

Bosque de Valorio

 

Gastronomía y tapas en Zamora

Recomendamos para comer la Plaza Mayor y alrededores; y para picar algo la zona de “los Lobos” así como la mencionada calle de los Herreros. Como platos típicos de la ciudad hay que citar el arroz a la zamorana, las mollejas a la zamorana o el bacalao a la tranca. También recomendamos probar los platos de ternera o cordero, que aquí se producen en cantidad y calidad.

zamora españa lugares de interés

Chuletillas de cordero

Si hablamos de gastronomía es inevitable hacer una mención a las bodegas de El Perdigón. En esta localidad, situada a unos 10 km de Zamora, encontramos varias bodegas subterráneas transformadas en restaurantes que han dado gran fama al pueblo. En ellas la especialidad es la carne asada.

El viaje a Zamora puede ser una buena ocasión para adquirir productos de excelente calidad que se producen en su provincia: queso, setas, embutidos (entre los que destaca el chorizo zamorano), vinos (aunque hay 4 denominaciones de origen en Zamora, la más conocida es la de Toro), los famosos garbanzos de Fuentesaúco o la ternera de Aliste.

 

Ferias y otros eventos

La ciudad dispone de un recinto ferial (IFEZA), situado en las proximidades del río Duero, en el que se desarrollan a lo largo del año diversas ferias monográficas. Fuera de él, hay que destacar dos ferias anuales muy tradicionales e integradas en el programa de las fiestas patronales de Zamora, que tienen lugar por San Pedro (29 de junio). Se trata de la feria del ajo, que podemos visitar en la avenida Tres Cruces, y la feria de la cerámica y la alfarería popular, que tiene por escenario la Plaza de Viriato.

feria-ceramica-alfareria-zamora

Cartel de la Feria de Cerámica y Alfarería Popular

 

El Camino de Santiago

Es importante recalcar que Zamora es una ciudad por la que todos los años pasan miles de peregrinos, pues se encuentra en una de las principales rutas que conducen a Santiago: la Vía de la Plata, antigua calzada romana y camino vertebrador de todo el oeste peninsular. La ciudad dispone de un albergue de peregrinos y de la oportuna señalización que ayuda a no salirse del camino en ningún momento. A partir de Zamora se puede llegar a Santiago por tres caminos: es posible ir hasta Astorga, para enlazar con el Camino Francés, se puede continuar hacia Santiago por el Camino Sanabrés o bien se puede utilizar el Camino Mozárabe-Portugués, que discurre por la comarca de Aliste, antes de internarse por el país vecino.

camino de santiago desde zamora

Peregrinos cruzando el Puente de Piedra, en Zamora

 

El billar romano

Si el visitante dispone de tiempo suficiente, puede descubrir una curiosidad que no figura en las guías de turismo. La ciudad de Zamora es ya prácticamente el único lugar en el que se conserva un juego tradicional o deporte autóctono llamado billar romano, que además tiene la particularidad de que se practica en los bares. Sí, has oído bien, todas las pistas estaban en el interior de distintas tabernas de la ciudad. Hace años era posible disfrutar de este juego en los Barrios Bajos, cerca del río, pero hoy en día solo queda un bar donde se juega al billar romano, se trata del Bar San Isidro, situado en el barrio del mismo nombre.

 

Qué ver en Zamora y alrededores

Con frecuencia quienes nos visitan quieren conocer también los puntos de interés que se encuentran en los alrededores de la ciudad, a pocos kilómetros de distancia. Además de las localidades de Toro (a 34 km) y Miranda do Douro (a 56 km), el principal reclamo turístico situado cerca de Zamora es la iglesia de San Pedro de la Nave (a 20 km).

que ver en Toro

La Colegiata de Toro

Un bello lugar, sobre todo por los paisajes que ofrece, situado a pocos kilómetros de Zamora, poco conocido por los turistas pero muy concurrido por los zamoranos, es la carretera de Almaraz (llamada así porque conduce de la capital a la localidad de Almaraz de Duero). Dicha vía nos da una excelentes vistas del Duero, que ya empieza a encajonarse camino de las Arribes o Arribas del Duero. En sus inmediaciones vemos bellas de dehesas de encinas, antiguas pesqueras del Duero, el pequeño Puente de Joyalada, etc. Una buena opción es regresar a Zamora por la N-122, a la que se llega por conexión directa desde Almaraz, y de paso acercarnos a ver la iglesia de San Pedro de la Nave, muy próxima a esta carretera.

zamora turismo que ver

Otros lugares de interés son las ruinas del castillo de Castrotorafe (29 km), las Tablas de Arcenillas (10 km), etc. Alejándonos un poco más de la ciudad encontramos las ruinas del imponente Monasterio de Moreruela (40 km) o las localidades de Fermoselle (63 km),  por supuesto Salamanca (66 km), Tordesillas (69 km), Villardeciervos (77 km), Bragança (100 km) o Puebla de Sanabria (113 km), muy cerca del impresionante Lago de Sanabria.

 

Qué ver en Toro (Zamora)

Toro es una localidad situada al este de la provincia de Zamora (muy cerca de la de Valladolid) y conocida en toda España, sobre todo, por su producto estrella: el famoso vino de Toro, que ha llevado el nombre de esta población por todo el mundo. Sin embargo, se trata de una pequeña ciudad (o un pueblo grande) muy monumental que nos ofrece una serie de lugares dignos de ser visitados y a la que debemos dedicar, al menos, una jornada.

toro zamora turismo

En Toro, a cada paso que damos nos topamos con un monumento

Toro se localiza sobre un cerro que domina esta parte del valle del Duero. Es lo que se conoce como la Vega de Toro. A destacar su excelente ubicación, junto a la autovía A-11 y a menos de una hora en coche de tres capitales de provincia, pues se encuentra entre Zamora (a 32 km) y Valladolid (a 62 km), y no muy lejos de Salamanca (a 72 km).

Además de informarte sobre qué ver en Toro (Zamora), desde Naturaliste te ofrecemos una visita guiada a esta localidad.

 

Qué visitar en Toro

Ya hemos adelantado que esta población dispone de un rico patrimonio aunque, dentro de él, la Colegiata de Santa María la Mayor (popularmente denominada la Colegiata o la Colegiata de Toro) es, sin duda, su monumento más conocido e importante. El origen de este templo se remonta a la segunda mitad del siglo XII. Aunque su estilo original es el románico tardío, se aprecian varias fases constructivas y la presencia de estilos posteriores, como suele suceder en este tipo de edificios.

que ver en Toro

La Colegiata de Toro

De la colegiata podemos destacar su cimborrio, influido por los de las catedrales de Zamora y Salamanca, así como la portada de la Majestad, antigua puerta principal del templo que constituye una importantísima obra iconográfica que narra la vida de la Virgen, de Jesucristo y el Juicio Final conservando su policromía original.

Pero Toro no es solo la Colegiata. Existen muchos otros monumentos de interés, la mayoría de los cuales vamos a citar aquí, aunque también invitamos simplemente a pasear por sus calles, de sabor añejo, en las que a cada paso encontramos casas blasonadas y otros edificios nobiliarios que parecen querer llevarnos a otro tiempo.

La llamativa Torre del Reloj, que podemos divisar casi desde cualquier punto de la ciudad, es otro de los principales monumentos de Toro. Se sitúa sobre la Puerta del Mercado o Arco del Reloj (antigua entrada a uno de los tres recintos amurallados de la localidad), que todavía hoy comunica dos de las principales calles de Toro: la calle Corredera y la Calle Mayor. La torre es barroca, del siglo XVIII y se dice que para la argamasa empleada en su construcción se utilizó vino en lugar de agua, porque resultaba más sencillo, dada la abundancia de este producto en Toro, que subir el agua desde el río Duero.

que-ver-en-toro-zamora

Torre del Reloj

Otro de los lugares de interés es el sobrio Alcázar de Toro, construcción militar cuyos orígenes se remontan al siglo X, aunque ha sido reconstruido con posterioridad. Se encuentra muy cerca de la colegiata. Entre ella y el Alcázar tenemos otro atractivo: el Paseo del Espolón, excelente mirador al Duero que tampoco nos podemos perder.

toro-zamora

Alcázar de Toro

En la parte baja de Toro, obviamente sobre el Duero, se encuentra el Puente de Piedra o Puente Mayor. Es de origen medieval (románico tardío, finales del s. XII o principios del XIII) y constituye otro de los principales monumentos de la ciudad. Este puente cuenta con 19 arcos y fue, durante siglos, un paso casi obligado por tratarse del único puente que cruzaba el Duero entre Simancas y Zamora.

toro zamora que ver

Puente de Toro

Tanto el puente como toda la zona del río se encuentran un poco apartados de la ciudad, separados de ella por la zona llamada las Barranqueras, lo que ha conllevado que durante mucho tiempo su ribera haya estado bastante descuidada. En los últimos años se está trabajando para acondicionar todo el espacio ribereño como zona de ocio y disfrute, pues se trata de uno de los rincones más agradables de Toro.

La iglesia de San Lorenzo el Real es un excelente ejemplo de templo de estilo mudéjar. Construido en ladrillo a finales del siglo XII, cuenta en su interior con el sepulcro gótico-flamenco de los Castilla-Fonseca (s. XV) y un retablo realizado por Fernando Gallego (también del siglo XV), autor de las famosas Tablas de Arcenillas.

toro que ver

San Lorenzo el Real

Otras edificaciones que reflejan este mismo estilo constructivo (románico-mudéjar) en Toro y que merecen una visita son las iglesias de San Salvador de los Caballeros y del Santo Sepulcro, la Ermita de Nuestra Señora de la Vega o las ruinas de la iglesia de San Pedro del Olmo.

Hasta aquí una breve relación de algunos de los principales monumentos de Toro. Otros que no se han mencionado son el arco o puerta de la Corredera (s. XVII, situado junto a la carretera nacional y que da paso a la calle del mismo nombre), el Palacio de las Leyes, el edificio del Ayuntamiento o el Convento de San Ildefonso, uno de los seis monasterios que conserva la localidad.

toro turismo

Puerta de la Corredera

 

Qué hacer en Toro

Obviamente no solo de monumentos vive el hombre. Si estamos en Toro también vamos a poder disfrutar de la mejor gastronomía o de los diferentes eventos que esta localidad nos ofrece a lo largo del año. Respecto a lo primero, no debemos irnos sin probar su vino que, no obstante, suele estar disponible en los establecimientos de un buen número de kilómetros a la redonda (incluida toda la provincia de Zamora). La importancia de la producción vitivinícola de Toro dio lugar a la frase, atribuida a Alfonso IX, rey de León: tengo un Toro que me da vino y un León que se lo bebe.

En Toro encontraremos buenos mesones donde comer y multitud de comercios donde adquirir productos de la tierra: queso y chorizo zamoranos, garbanzos de Fuentesaúco, etc. Otros productos de Toro y su alfoz han sido tradicionalmente muy populares, en particular sus frutas y hortalizas, procedentes de la llamada Huerta de Toro, regadas con el agua del Duero a través del canal Toro-Zamora.

Muy recomendable es también, cómo no, visitar alguna de las 60 bodegas de la D.O. Toro. Lo puedes hacer con Naturaliste. De hecho, las actividades de enoturismo se han multiplicado en Toro en los últimos años.

Visita bodega toro

En cuanto a los eventos que anualmente tienen lugar en Toro, vamos a citar tres: su carnaval (no confundir, eso sí, con el famoso carnaval del toro, de Ciudad Rodrigo, en la provincia de Salamanca), quizá el más popular de la provincia, su Semana Santa (además muy próxima en distancia a las de Zamora y Valladolid, dos referentes nacionales) y la Fiesta de la Vendimia, que obviamente tiene lugar en el mes de octubre.

Fiesta vendimia 2018 Toro Zamora

Cartel de la Fiesta de la Vendimia 2018

La Fiesta de la Vendimia, más allá de su declaración como fiesta de interés turístico regional (categoría en la que también se encuentra su Semana Santa), es una animada celebración cuyo punto fuerte es el desfile de carros engalanados en torno al tema de la vendimia. Cualquiera de los tres que te planteamos son buenos momentos del año para conocer la ciudad en su punto álgido.

 

Qué ver cerca de Toro

Afortunadamente, en un radio de 40 km a la redonda tenemos un buen puñado de puntos de interés turístico, a los que llegaremos en menos de media hora en coche y que, si los queremos visitar todos, el tour nos llevará al menos un par de jornadas. Vamos a ver algunos de ellos:

Seguimos hablando de vino, porque a solo 7 km de Toro tenemos el Museo del Vino de Pagos del Rey, situado en la localidad de Morales de Toro, en cuya visita guiada podremos ver su bodega y probar sus deliciosos caldos.

museo del vino toro zamora

De visita en el Museo del Vino

También muy cerca, aunque ya en la provincia de Valladolid, podemos visitar la localidad de Tiedra (a 18 km de Toro), donde nos espera su pequeño castillo blanco y es posible realizar alguna de las actividades que organiza su famoso observatorio astronómico.

Otro punto próximo a Toro (a 22 km) y de visita obligada es Castronuño, también situado junto al Duero (embalse de San José) y de nuevo dentro de la provincia de Valladolid. Aquí encontramos un espacio natural protegido, denominado “Reserva Natural de las Riberas de Castronuño“, con su correspondiente centro de interpretación. Se trata de un punto caliente para la observación de aves acuáticas, así que este enclave gustará enormemente a los aficionados al ecoturismo y la ornitología.

que ver en castronuño valladolid

Riberas de Castronuño

Los aficionados a los castillos están de suerte porque Toro se encuentra muy cerca de varias fortalezas, en mejor o peor estado de conservación. Es el caso de la Atalaya de Castromembibre (Valladolid, a 23 km), el castillo de Villavellid (Valladolid, a 23 km), las ruinas del castillo de Belver de los Montes (Zamora, a 26 km) o el castillo de San Pedro de Latarce (Valladolid, a 29 km).

Finalmente resaltar la proximidad a dos poblaciones monumentales (y equidistantes, pues Toro se encuentra en 35 km de ambas): Zamora y Tordesillas. Un poco más cerca (a 32 km) se encuentra Urueña, con su núcleo urbano de aspecto medieval, que actualmente se considera la “villa del libro”.

 

Actividades recomendadas en Toro: